lunes, 21 septiembre 2020 6:20

Ministry of Broadcast, Análisis – Un Gran hermano en un campo de concentración

Los indies planteados en esas distopías que parece que no podrían ser verdad son nuestros favoritos. Y es que esos mundos alternativos son a veces más light que lo que sucede en la propia realidad. Ministry of Broadcast Studios nos trae uno de esos juegos divertidos de ensayo y error que nos harán pasar un buen rato. Se encarga de distribuirlo en España Meridiem.

Nos ponemos en la piel de un recién llegado a lo que parece un campo de concentración siendo seleccionado para un concurso. Nuestro objetivo, ganar el concurso y poder salir a visitar a nuestra mujer e hija, que viven al otro lado de un muro. Así pues tendremos que entrar junto con otros concursantes a una especie de gran hermano, pero al día siguiente y sin botas, porque nos las han robado.

Mundo distópico

Nuestro rol es neutral hasta que se sepa cómo vamos a desenvolvernos. Y es que en esta aventura, hay los civiles y los guardias, los civiles deben someterse a la fuerza de la ley impuesta por los guardias. Y los guardas utilizan la violencia para subyugar a los otros con bastante facilidad. Nosotros, sin rol, deberemos ir haciendo una serie de pruebas en donde se va a ir desarrollando la historia que nos engancha bastante y que tiene buenos giros de guion.

En Ministry of Broadcast nos encontramos un juego en dos dimensiones en donde tendremos que correr, saltar, mover cosas y pulsar botones. Pero en cada nivel deberemos ir resolviendo unos puzles para poder continuar. La narrativa y los puzles están muy relacionados, de hecho hay alguna de las primeras pruebas en donde debes sacrificar a otros concursantes para que tú puedas cruzar una zona de pinchos andando sobre los pobres concursantes.

La dificultad de los puzles va en aumento a medida que vamos avanzando. Necesitaremos hacer ensayo y error, repetir, ver cómo podemos hacerlo, pero al final todos se pueden resolver. Eso sí, aquí tu premio es ver a tu familia, y esto es un concurso, el espectáculo prima y no puedes tener ningún escrúpulo.

Estilo Pixel Art

Ministry of Sound es un juego muy del estilo de los clásicos Prince of Persia en donde tenías que saltar al suelo perfectamente o agarrarte de forma muy precisa a los salientes para no caernos y tener que reiniciar el nivel. Y siempre que caigamos, muramos o fallemos y acabemos en el suelo, vendrá un cuervo a reírse de nosotros.

Gráficamente tenemos que decir que el estilo pixel art de Ministry of Broadcast es genial. Quizás al comienzo se ve todo un poco tosco, pero a medida que nos acostumbramos a las animaciones y al movimiento, vemos que está construido de una forma muy inteligente. Aunque es todo pixel art, es decir, gráficos que parecen como si fueran de consolas de 16 o 32 bits, todos los detalles se observan perfectamente. Muy buenos diseños y todo hecho con mucho cariño y mimo.

Muy inmersivo

El apartado sonoro nos mete de lleno en el juego. La banda sonora y los efectos son bastante inmersivos y nos vamos a sentir dentro del juego. Todo está colocado perfectamente, efectos estresantes cuando huimos, música ambiental que nos genera estrés, y todo para vivir una gran experiencia. Destacar que el juego está traducido al español mediante subtítulos y nos vamos a enterar de todo perfectamente.

Ministry of Broadcast es uno de esos juegos que merece la pena jugar y pasar un rato con él. Tiene una historia bastante buena con un guion lleno de sorpresas y giros. Los controles están bastante bien implementados y cada nivel resultará un reto hasta para los más expertos. La parte gráfica y sonora ha sido muy cuidada por parte de Ministry of Broadcast Studios para que conjunten con el resto del juego. Meridiem nos trae otro de esos indies que sí que merece la pena pagar lo que vale, porque no os va a defraudar.