Compartir

Quizás la compañía que más mima a sus personajes estrella sea la japonesa Nintendo. Se pueden contar con los dedos de la mano los Spin-off protagonizados por los archirreconocidos secundarios de Super Mario Bros que no han triunfado. Y es que la Gran N, como decimos, cuida mucho todos los productos en donde aparecen Yoshi, Toad, Peach o Luigi y todos son juegos distintos y de gran calidad que nos dejan un gran regusto tras haber jugado a ellos. Al hermanísimo de Mario, Luigi, la marca nipona le creo una franquicia de cazafantasmas que tuvo mucho éxito en sus dos primeras entregas y que en este tercer juego, eleva a la máxima potencia dando el salto desde 3DS hasta Nintendo Switch.

Ya desde el inicio el juego rezuma esa esencia de Nintendo tan colorida, tan amigable y tan bonita, por qué no decirlo. Vemos como Toad, la seta, conduce un autobús con Mario, Luigi y Peach hasta un hotel en el que van a pasar, presumiblemente, unas maravillosas vacaciones. Han sido invitados por una misteriosa dama a pasar unos días en su establecimiento de varias plantas de alto lujo e incluso alicatado en oro mazizo. Todo da un vuelco cuando en la primera noche, Luigi, el hermano cobarde, el de verde, el protagonista, despierta y descubre que la misteriosa mujer ha encerrado en cuadros a todos sus amigos y que ha liberado a todos los fantasmas que con tanto trabajo fuimos cazando en los anteriores juegos, incluido el malvado Rey Boo.

A partir de aquí comienza una gran aventura que pasará primero por encontrar el Succioaentes GOM-1L, que no es otra cosa que una aspiradora que succiona a los fantasmas, y posteriormente liberaremos al gran ayudante de Luigi en estas aventuras, el Profesor Fesor, que mejorará los artilugios de nuestro cobarde protagonista a cambio de que completemos su registro de fantasmones que hay rondando por el hotel.

El juego nos llevará a lo largo de un hotel de 15 plantas recorriendo piso por piso en busca de los botones perdidos del ascensor que nos darán acceso a más estancias. Deberemos explorar todas las habitaciones y pasillos enfrentándonos a fantasmas, arañas, ratones… Y todo ello con nuestro Succionaentes GOM-1L al más puro estilo Ghostbuster. Esta herramienta contiene entre las novedades la sacudida, un nuevo ataque. Para cazar fantasmas, debemos cegarlos dejando pulsado el botón de nuestra linterna para cegarlos y posteriormente absorberlos con nuestro aspirador. En ese momento en que agarremos al fantasma por su extremo, deberemos tirar para el lado contrario hasta llenar una barra, ocasión en la que golpear al fantasma de un lado a otro para restarle vida rápidamente y poder acabar con él dentro de nuestro Succionaentes.

Otra de las novedades del Succionaentes GOM-1L es el Chupoun, que lanza un desatascador de baños con un extremo que podremos succionar para mover objetos, abrir pasajes o puertas e incluso eliminar los escudos de ciertos enemigos. Otro de los nuevos movimientos es el propulsor que hace que nos elevemos y descarguemos una onda que permite destrozar elementos cercanos y esquivar ataques a ras de suelo.

Pero sin duda la mayor novedad del juego es Gomiluigi, un clon de Luigi hecho de goma verde que cuenta con las mismas novedades del personaje original pero ademas es capaz de acceder a lugares cerrados atravesando rejas, pasando por estrechas tuberías o sortear trampas mortales para los personajes de carne y hueso. Este Gomiluigi hecho de goma tiene bajo nivel de vitalidad y el agua lo disuelve, son sus puntos débiles. Sin embargo podremos volver a ponerlo en pantalla inmediatamente.

Gomiluigi da más variedad a la jugabilidad de Luigi’s Mansion 3. A la vez que Gomiluigi está en escena podremos cambiar entre ambos personajes pudiendo realizar ciertos movimientos cooperativos que en algunas situaciones serán necesarios como por ejemplo en una pantalla en la que deberemos retirar el humo de una cocina y una aspiradora no es suficiente. También deberemos completar puzzles con uno y otro personaje, abrirnos puertas con Gomiluigi para que Luigi pueda acceder a ciertas salas o encontrar algunos de los múltiples secretos ocultos. Además Gomiluigi es la excusa perfecta para disfrutar del juego en modo local con dos personas, cada uno controlando a uno de los dos personajes.

Esas eran las novedades, pero también tenemos algunos dispositivos que vuelven de entregas anteriores como el desoscurizador que permite revelar objetos ocultos o hacer aparecer ciertos ítems de cuadros específicos. Quizás el punto más flojo del juego es el control de la linterna con el stick derecho que nos ha parecido quizás no muy bien resuelto por su movimiento circular y tardamos algunas horas en hacernos con él para apuntar a los fantasmas. Sin embargo si está bien llevado el giroscopio para apuntar hacia arriba o hacia abajo.

En cuanto al escenario, estamos dentro de un hotel de pesadilla con muchísimas plantas por explorar. Pero como decíamos antes, al inicio no tendremos acceso a todos los pisos. Deberemos recorrer las plantas accesibles para encontrar el botón que nos permita pulsar la planta siguiente en el ascensor. Normalmente este botón está custodiado por un fantasma más duro que los entes que nos encontremos a lo largo del nivel y que hace el papel de jefe final, aunque a veces no será tan fácil eso de capturar el botón tras derrotar al espíritu, pero no queremos decir más, no es pan comido todo.

Cada planta que recorramos en el hotel tiene su propio aspecto, diseño y decoración haciendo que vivamos una aventura diferente a cada piso que subamos y animándonos y enganchándonos para descubrir qué más tenemos por delante. Pasaremos por plantas de hotel que están dedicadas al comercio, platós de cine o incluso alguna con toque medieval. Todas las plantas están originalmente recreadas y proponiéndonos puzzles nuevos y retos diferentes que no van a aburrirnos. Sin duda a lo largo de las cerca de 15 horas que nos ha llevado completar la aventura principal, el juego nos ha dado la ración justa de exploración, de puzzles y de combates. Además al final de cada nivel, como decíamos antes, tendremos un jefe final digno del gran juego que se ha marcado Next Level Games y que no queremos destriparos. No será todo absorber y aturdir, deberemos encontrar la manera de hacerlo porque cada uno de ellos tiene su particularidad, aunque la dificultad está ajustada y no nos va a hacer desesperarnos.

La desesperación si vendrá en algunos puzzles para encontrar ciertos secretos, ciertas gemas o ciertos Boos. Aunque tendremos la opción de comprar pistas, siempre podemos devanarnos los sesos para conseguir el objeto oculto que nos falta. Todo en el escenario está colocado de alguna manera por algo, no hay objetos aleatorios y algunas joyas están tan magistralmente escondidas o habrá que hacer algo que será una gran satisfacción encontrarlas.

En el laboratorio del Profesor Fesor también tendremos la opción de acceder al multijugador cuando hayamos avanzado en la aventura. El multijugador consta de varios modos como la Torre de los Desafíos en donde jugar cooperativamente con otras personas y completar pisos de hotel eliminando entes antes del tiempo estipulado, también deberemos embolsarnos un dinero objetivo o encontrar a un número determinado de Toads. Cada partida será cambiante y dará lugar a diferentes situaciones desafiantes, nos ha parecido un modo genial para desconectar de la aventura original y divertirnos por un rato con otros jugadores.

En cuanto al multijugador local podremos jugar el modo Luigi vs Luigi con hasta 8 amigos sin internet y con varios minijuegos disponibles. Deberemos luchar por equipos para conseguir objetivos. Quizás un buen modo para un rato con amigos, pero no da mucho más de sí.

Gráficamente Nintendo Switch está alcanzando cotas nunca vistas y Luigi’s Mansion 3 es otra muestra de ello con modelados exquisitos hechos con mucho cuidado. Un gran diseño artístico y un juego de luces imprescindible para que el producto tenga la ambientación necesaria. Las animaciones son increíbles y se nota el esfuerzo, el mimo y el cariño puesto en todo el aspecto audiovisual del juego. Y es que la banda sonora también es magistral, como Nintendo nos tiene acostumbrados en todos sus juegos. Un juego que nos mete de lleno en una aventura de ese miedo de risa con su música tétrica pero divertida. No podemos pasar por alto el doblaje de los personajes en su “lenguaje” ya tan típico del universo Super Mario.

Si nos aventuramos a decir que Luigi’s Mansion 3 compite cara a cara con otros súper gigantes por ser el mejor juego de Nintendo Switch hasta la fecha no estamos diciendo ninguna barbaridad. Es otro de esos juegos imprescindibles si dispones de la híbrida de la Gran N por su diversión, su exquisitos gráficos, su jugabilidad y siempre pensando que es un juego para toda la familia que disfrutarán tanto mayores como pequeños. Su dificultad está ajustada, su historia es genial y sus continuas sorpresas no dejarán que nos aburramos en todo lo que dura el juego. Su talón de Aquiles quizás es su control de la linterna, un hecho que para nada afea el juego pero que en vez de ser un 10, se queda en un 9.8. Casi un juego perfecto.