Quantcast

Samsung Galaxy Note 20: el monstruo que revoluciona los smartphones

Este año el mundo no se para en agosto. Mucho menos en el campo de la tecnología, donde hoy tenemos novedades frescas. Samsung anunció hace dos semanas el lanzamiento de un nuevo modelo muy especial. Se trata del Galaxy Note 20, que es un desarrollo mejorado del Galaxy Note 20 Plus y Note 20 Ultra. Este nuevo teléfono llega para ser el mejor de la clase, superando y perfeccionando las prestaciones del Galaxy S20 Ultra.

No es exagerado decir que se trata de un móvil de lujo. De hecho, tal vez sea el mejor teléfono Android que podemos encontrar en el mercado. Su precio ya lo dice todo. Si nos conformamos con la versión 4G tendremos que desembolsar 959 euros. Sin embargo, si optamos por tirar la casa por la ventana e irnos al modelo 5G la compra ascenderá hasta los 1.309 euros. Si ahora tu móvil es el Samsung Galaxy Note 10, Amazon y otros comercios están ofreciendo entre 200 y 300 euros por él. De este modo, la compra saldrá un poco más barato.

Resolución y potencia

Pero, ¿qué tiene el Galaxy Note 20 para alcanzar estos precios? Pues, simple y llanamente, lo tiene todo lo que se le puede pedir a un móvil. En primer lugar, una pantalla muy grande, enorme. No es la más grande que te puedas encontrar, pero casi. Estamos hablando de una pantalla Dynamic AMOLED de 6,9 pulgadas, es decir, de un teléfono que mide casi 16,5 centímetros de largo. El dispositivo pesa 208 gramos.

 Y no es solo tamaño, porque la resolución QHD+ es óptima. Posiblemente se vea mejor la pantalla del Galaxy Note 20 que la de muchas televisiones. La resolución es de 3.088 x 1.440 píxeles y la densidad alcanza los 496 píxeles.

La tasa de refresco de 120Hz, lo que implica una excelente eficiencia energética. Este nuevo modelo adapta la tasa de refresco a la actividad que esté haciendo el usuario, por lo que reduce el consumo energético. Esta tasa de refresco vuelve mucho más fluida y placentera la experiencia con la pantalla.

Y no todo es pantalla en el Galaxy Note 20. El dispositivo tiene también una gran potencia. Se trata del Exynos 990, el más puntero de la compañía surcoreana. A ello se le añaden los 256 GB de memoria UFS 3.1 y 12 GB de memoria RAM. Dadas estas prestaciones, el teléfono funciona con soltura y sin trabas ante cualquiera tarea, por más pesada que sea. En este punto es extraño que Samsung no comercialice en Europa la variante Soc Snapdragon 865+, que es más eficaz y potente en determinados aspectos.

En cuanto al sistema, no hay grandes novedades respecto al Android 10. ¿Y esto que significa? Pues que el teléfono tiene las últimas actualizaciones de seguridad de Google, incluyendo la interfaz OneUI 2.0. Esta capa permite personalizar bastantes aspectos en cuanto a escritorio y aplicaciones. Al estrenar el teléfono tendremos solamente las apps de Google y las herramientas básicas, y a partir de ahí podemos sumar y actualizar nuevas prestaciones.

Flaquea la batería

Pero lo que distingue sobre todo a este nuevo modelo de Samsung es el S-Pen. Esta prestación, que ya era muy satisfactoria en anteriores modelos de Samsung, ha sido ahora mejorada. Lo más destacable es la reducción de la latencia. Gracias a esto, la experiencia de escribir en el teléfono se parece cada vez más a hacerlo con un bolígrafo en un papel. Todo se plasma de una forma casi inmediata, y será muy apreciado por quienes utilicen el móvil como libreta de notas.

Donde más flaquea el Samsung Galaxy Note es en lo que se refiere a la batería. La capacidad de esta es de 4500 mAh, lo que lo sitúa por debajo de los 5000 del Galaxy S20 Ultra. Aunque cuenta con un sistema de optimización energético, la batería puede quedarse corta. En teoría alcanza de sobra para un día completa. No obstante, si haces un uso intensivo y tareas pesadas podría quedarse corta. Si vamos a pagar casi 1500 euros por un móvil, ¿qué menos que ponerle una batería potente y duradera?

Por último, las cámaras. Estas sí están a la altura del precio. El teléfono cuenta con tres cámaras que están entre las más versátiles del mercado. La cámara principal, con sus 108 megapíxeles de resolución, nos garantiza un rendimiento notable. Sus prestaciones nos permiten elegir entre diez aumentos híbridos, cinco ópticos y cincuenta digitales.

Tampoco nos va a decepcionar a la hora de grabar vídeo. El Galaxy Note 20 permite capturar clips 8K a 240 fps. Además, cuenta con un buen número de funciones de Inteligencia Artificial que nos ayudan a mejorar la calidad del disparo y la edición de los vídeos.

Si estás pensando en cambiar de móvil y puedes permitirte gastarte una nómina en un teléfono, entonces el Samsung Galaxy Note 20 puede ser una buena decisión. Y tampoco hace falta que te des prisa. Con ese precio no tiene pinta que vaya a haber colas para llevárselo.

Comentarios de Facebook