Compartir

Hay juegos muy divertidos en los que nos liamos a matar nazis, como es el Wolfenstein, y otros juegos en los que el objetivo es cargarnos los máximos zombies posibles, como Left 4 Dead. Rebellion acaba de sacar la cuarta entrega de Zombie Army, el juego spin-off de Sniper Elite que aúna lo mejor del juego de francotiradores frente a hordas ingentes de zombies nazis en un apocalipsis creado por el mismísimo Hitler. Un gran juego en el que cooperar con hasta 3 jugadores más y que nos acerca a nuestras consolas los amigos de Badland Publishing.

Al comienzo de la entrega, el juego nos pone en antecedente de lo que ha sucedido, ni más ni menos que la guerra no acabó en el 45 ya que Hitler desató un Holocausto Zombie que se extendió por Europa y la guerra pasó de ser por la libertad a ser por la supervivencia. En este Zombie Army 4: Dead War tenemos a 4 héroes francotiradores, cada uno con sus características especiales pero sin que sobresalgan unos de otros, vamos que al final da un poco igual a qué personaje elijas ya que las diferencias a la hora de la verdad son mínimas.

Vamos a poder elegir jugar tres modos de juego tanto en solitario como en modo cooperativo. Zombie Army 4 nos da la opción de jugar el modo campaña. Podremos ir viviendo la historia de los supervivientes a lo largo de 8 misiones bastante largas que nos dejarán tensos momentos y viajaremos por distintos escenarios muy reconocibles. Cada misión de la campaña tiene varios subcapítulos tomados a modo de puntos de control, con lo que es posible ir dejándolo ahí y continuando más adelante al más puro estilo Left 4 Dead o World War Z.

En este modo campaña podremos seleccionar tres tipos de dificultades, desde fácil a difícil, y algo que nos ha hecho gracia, el número de enemigos predeterminado según jugadores. Si queremos ponerlo más complicado podremos elegir el número de Zombies para un grupo de 4 personajes, pero si no queremos complicarnos demasiado, con dejarlo en zombies para una partida de un jugador, será algo más sencillo.

El modo horda es, como su propio nombre indica, una sucesión de oleadas de zombies a lo largo de cuatro mapas en los que tendremos que resistir poniendo todos los recursos de nuestra parte. No hay demasiado por contar aquí, no hay una historia, tan solo resistir ante los zombies que van llegando y terminar con todas las hordas que el juego nos diga.

Finalmente hay un tercer modo de juego que va cambiando cada martes, el modo de evento semanal en el que tendremos que hacer los desafíos que los desarrolladores vayan pidiéndonos y a cambio nos irán otorgando bonus de experiencia y mejoras y personalizaciones para las armas y los personajes.

En cuanto a las armas debemos decir que quizás se queda un poco corto en este sentido. Contamos con rifles de francotirador, ya que al fin y al cabo el juego base es un juego de francotiradores, tenemos también metralletas y escopetas y pistolas. No hay mucha opción entre los fusiles, tan solo nos dejan elegir el M1 Garand, el Gewehr 43 y la soviética Mosin-Nagant. Como armas secundarias podremos escoger la M30 Drilling, la MP44, la famosa Thompson y una escopeta de trinchera y entre las pistolas y revólveres de la época otras tres elecciones. Aparte tenemos armas de pago. Cada una de ellas tiene unas estadísticas y según nuestro modo de juego podremos elegir o más cadencia y menos fuerza o al contrario, más daño pero menos velocidad de disparo.

Además en las misiones vamos a ir consiguiendo experiencia y puntos de mejora que podremos gastar en cada árbol de mejoras de las armas para mejorarles el daño, la capacidad del cargador, o la mira. Por supuesto que podremos cambiar los aspectos y colocarles amuletos que vayamos desbloqueando a medida que vamos subiendo niveles, porque el juego tiene un componente rolero al tener estos niveles. Iremos desbloqueando mejoras para el personaje, ataques especiales y modificaciones de objetos. Además podremos personalizar el aspecto y la indumentaria de nuestro protagonista elegido.

En cuanto a los escenarios, tenemos muy diversos lugares por los que rondar a lo largo de las 8 misiones y más de 10 horas de juego. Edificios que inspeccionar, subsuelos inundados y lugares de ciudades totalmente reconocibles. Sin duda un juego muy divertido y con una alta rejugabilidad así como ideal para ser jugado en cooperativo. De igual manera los cientos de zombies no son todos iguales, hay muchos aspectos diferentes e incluso zombies específicos de cada sitio, por ejemplo los gondoleros de Venecia. También hay ciertos zombies especiales más duros de eliminar. No todo es ir pegando tiros, tendremos que ir superando puzzles y recogiendo objetos para abrir puertas o seguir avanzando. Por supuesto no nos vamos a olvidar de los coleccionables que hay escondidos en cada nivel y que nos invitarán a explorar en profundidad los mapas.

Zombie Army 4: Dead War no es quizás el juego con mayor presupuesto, pero sin duda que Rebellion ha puesto todo de su parte en su parte gráfica y el juego luce muy muy bien. Los decorados de los escenarios están muy bien detallados, cientos de zombies en pantalla y el juego no ralentiza e incluso un sinfín de zombies diferentes. La ambientación del juego está muy bien conseguida y te sientes por momentos, en los niveles más difíciles, superado por este apocalipsis. Ayuda también la genial banda sonora que ambienta tanto los menús como la parte jugable. Destacar que el juego está doblado en inglés pero con subtítulos en español que nos harán entender todos los diálogos y los textos de los menús.

Zombie Army 4: Dead War es sin duda la mejor opción de juego cooperativo que nos hemos encontrado en lo que llevamos de 2020. El juego en solitario es divertido, pero jugar con tres amigos más en una dificultad difícil lo hacen sin duda una de las mejores elecciones que podéis hacer si sois gamers. Matar nazis es divertido. Matar Zombies también es divertido, pero matar zombies nazis eleva la experiencia a un nivel superior. Rebellion lo ha vuelto a hacer y el tanto se lo apunta Badland Publishing, que son quienes nos lo traen hasta nuestras consolas. No lo dudéis, os va a encantar.