Compartir

El universo Warhammer cuenta con una legión de fanáticos fieles. Eko Software de la mano de Bigben Interactive se han encargado de llevar este gran mundo de humanos, elfos, enanos, orcos… a la consola en múltiples ocasiones pero nunca habían realizado algo que era lógico, un juego de rol y looteo de vista isométrica y multitud de enemigos en pantalla. Chaosbane viene a cumplir ese papel con un digno resultado que sin llegar a ser de lo mejor del género, si que resulta un producto entretenido.

Como todo juego tiene que estar enmarcado en una historia, nuestro Chaosbane comienza cuando el salvador del Imperio Magnus ha vencido a Asavar Ku. Todo parece en calma pero Magnus es atacado por una Hechicera del Caos que maldice a Magnus y a nuestro protagonista. A ambos se los da por muertos pero no será así y tendremos que luchar en una encarnizada batalla contra la Hechicera por romper esa maldición y traer de nuevo la paz al reino.

Al comenzar la partida podremos elegir a 4 personajes predefinidos que son un humano que es soldado imperial, un mago alto elfo, un enano con rango matador y una elfa silvana exploradora. Cada uno de estos personajes tiene su historia particular que te explica cómo ha llegado a servir a Magnus. No vamos a desvelar la historia de cada uno, pero si apuntaremos que por ejemplo la Elfa Silvana llega hasta la corte en su viaje de exploración de un año antes de volver a su bosque para quedarse eternamente allí y estando en esta corte y cuando ya piensa seguir en su aventura a otros reinos, se ve inmersa en plena batalla y no le quedará otra que luchar.

Cada uno de los personajes tiene sus ventajas y sus desventajas. Los elfos son personajes de ataque a distancia mientras que el soldado y el enano son personajes de cuerpo a cuerpo. Cada uno de ellos usa un arma y técnicas diferentes así como su velocidad de ataque y sus bonus a medida que vamos avanzando en la historia. La elfa por ejemplo usa ataques de flechas que rebotan en los enemigos y a la vez puede desencadenar acciones contra grandes grupos que los elimina rápidamente. El Soldado sin embargo utiliza técnicas de frenado de grandes grupos para ir acabando con ellos poco a poco. El enano y sus dos grandes hachas desencadenan una masacre de fortaleza y rapidez ante las hordas estando en el centro y el mago es un personaje más de distancia con bolas de fuego que puede controlar y que restan vida a los contrarios.

A media que vayamos eliminando enemigos y completando misiones se nos irá otorgando experiencia. Con esta experiencia subiremos de nivel y se nos darán puntos para poder ir eligiendo habilidades dentro de un árbol que también se va desbloqueando a medida que vayamos ascendiendo. Hay habilidades activas que pueden colocarse en 6 botones y habilidades pasivas que tienen 3 casillas a su disposición. Además hay habilidades de bonus de experiencia que no cuestan puntos. Estos puntos debemos repartirlos entre todas las habilidades, hay las básicas, que no cuestan nada y las avanzadas que cuestan puntos. Obviamente no tendremos puntos suficientes para colocar todas las habilidades avanzadas así que tendremos que tener ojo y estrategia para saber qué colocar según nuestro modo de juego. Así pues deberemos crear un personaje destinado al estilo de juego que queramos, ya sea en solitario con habilidades más dañinas o en cooperativo añadiendo alguna habilidad que ayude al resto de compañeros.

Todas estas habilidades son diferentes en cada uno de los personajes y podremos ubicarlas como deseemos en la configuración de botones. También tendremos que ir recogiendo armaduras que aumentan la defensa del personaje y armas que generan más ataque. Tendremos que ir eligiendo la mejor según vayamos avanzando y el juego nos ayuda con ello mostrándonos en qué mejor lo que tenemos con unos porcentajes. Además de mejorar las estadísticas van cambiando la apariencia del personaje en sí, aunque realmente esto se aprecia poco y hay poca variación, ya que al ser vista isométrica, los detalles de la barba del enano o los cascos del soldado se pierden entre tanto caos.

Deberemos recorrer las mazmorras, realizar misiones tanto principales como secundarias e ir descubriendo la historia poco a poco, aunque el guión cumple sin ser algo de grandísima calidad. Tendrás que ir subiendo nivel, mejorando al personaje, probando habilidades nuevas y consiguiendo gemas y dinero. Estas gemas las dejan los enemigos al morir y servirán para conseguir habilidades de Dios en otro árbol aparte. Como hemos dicho antes el juego puede ser tanto en solitario como cooperativo tanto con amigos o con desconocidos a través de Internet. Eso sí, no te va a dejar entrar en partidas con una historia más avanzada que la que lleves con tu personaje, así que al principio esto estará bastante restringido si el resto de jugadores está por delante de ti.

Aparte de la historia principal, tendremos expediciones con eventos aleatorios y enfrentamientos directos con los jefes finales. Además habrá un modo que nos hará participar en un escenario con premios especiales y mejores que los de la propia historia. Contamos con varios niveles de dificultad que hacen que los enemigos sean más temibles pero también nos dará acceso a botines mejorados.

Gráficamente Warhammer: Chaosbane cumple pero tiene un gran despliegue de luces y enemigos en pantalla que para nada hacen entrar en ralentizaciones a la consola. Hay bastante variedad de criaturas y los escenarios están bien hechos, aunque realmente tras unas horas de juego se hace algo repetitivo que siempre sea la misma mazmorra con enemigos diferentes.

En cuanto al sonido, la banda sonora es buena y el doblaje destaca a pesar de que las voces son en inglés, pero si que nos encontraremos los subtítulos en español.

Warhammer Chaosbane sin duda es un gran producto para los fans de Warhammer y para los aficionados a los juegos estilo Diablo. Sin llegar a su calidad, también hay que ver que no es una gran súper producción, el juego es muy divertido y nos mantiene entretenidos gran cantidad de horas tanto por su modo historia como a nivel multijugador. Nos permite adentrarnos en este tipo de juegos y en este famoso universo a los más novatos y sirve a los expertos para tener algo nuevo. Su modo de habilidades es bastante original ya que tendremos que usar la estrategia para construir un buen personaje. Sin duda es una gran opción este Warhammer Chaosbane y una de las sorpresas que sin gran publicidad se va a colar como uno de los tapados del año