Compartir

TinyBuild nos presenta un juego bastante personalista y, por qué no decirlo, extraño, de esos que dan un aire fresco a lo que estamos acostumbrados a jugar. Waking nos lleva a nuestra propia mente, o eso nos quiere hacer ver el juego, en una mezcla curiosa de géneros que os animamos a probar.

Como decimos, nosotros mismos somos el protagonista del juego, o más bien nuestra mente, porque según comienza este juego, nuestro cuerpo ha caído en un coma del que no puede despertar. Deberemos entrar en nuestra mente y conciencia y reconectar nuestros recuerdos para que Somnus, el enemigo de este juego y Dios del Sueño, no se salga con la suya, que es que no despertemos, que nos rindamos.

Por su parte, otra figura misteriosa nos animará a que no desfallezcamos en nuestra tarea dentro de nuestra mente y prosigamos para aferrarnos a todo lo que queremos en nuestra vida y así poder despertar. Esta es la premisa de Waking, un juego ciertamente extraño y quizás algo incómodo al ponernos a nosotros mismos en tal situación. Una apuesta arriesgada y que a priori es muy interesante pero que se va desinflando con un gameplay que no es todo lo bueno que se esperaba para un guión así.

No cualquiera puede jugar a Waking y el juego nos lo advierte al comienzo. Si tenemos problemas de ansiedad o de autolesiones es mejor que no lo comencemos ya que nosotros mismos somos el personaje central del juego y vamos a aportar muchos datos personales que le servirán al juego para tomar decisiones, si no indispensables para el transcurso del juego, si que harán darle cierta forma personal y hecha para nosotros.

Así pues las respuestas que vayamos dando, que por cierto, no son pocas, se irán reflejando en el nombre que se dan a nuestros ataques, armas e invocaciones. Es de agradecer este punto, aunque realmente nos quedamos un poco decepcionados por pensar que todos los datos que aportamos van a ir destinados a algo más profundo y se quedan tan solo en la superficie.

Waking es un juego de acción en 3D con la cámara colocada detrás del personaje. Deberemos ir recorriendo una serie de escenarios realizados de forma aleatoria y encontrar las páginas del libro de Somnus que dan acceso a otros lugares de nuestra mente. Así pues iremos recorriendo mazmorras con varias rutas teniendo que encontrar algún objeto o derrotar a algún enemigo o incluso salir vivo de ella.

El desarrollo del combate es donde tiene la complejidad ya que tendremos varios factores a tener en cuenta al desarrollarlos, tales como Miedo, Esperanza, Vida y Neuronas. También contamos con un contador de ataques especiales. El Miedo hará que aumente el nivel de los enemigos mientras que la esperanza nos permitirá abrir cofres especiales. Con las Neuronas podremos comprar objetos de bonificación, cofres o incluso abrir caminos para avanzar.

Podremos atacar a los enemigos usando telequinesis y objetos que están desperdigados por el escenario que los aturdirá y posteriormente atacarles físicamente. Estos ataques físicos son limitados y deberemos ir aumentando su número de los enemigos caídos. El juego no es nada sencillo y si nos dañan nos harán mucho daño, así que deberemos mantenernos mucho a la distancia y atacar con hechizos y magia.

Waking termina siendo un Soulslike con un nivel de dificultad elevado pero que quizás no premia lo suficiente al jugador que le pone empeño. Además acaba por ser algo repetitivo en sus rutinas y en sus escenarios. Al final, como decíamos, su jugabilidad no demasiado pulida y el excesivo castigo al fallo lastra la experiencia de la historia, que acaba diluida.

Tenemos que reconocer que a pesar de no ser un juego con un gran presupuesto, sus gráficos cumplen sin mucho más. Hemos de decir que no hay demasiada variedad en los escenarios y nuestro personaje y los enemigos son algo simples en sus texturas. En cuanto al sonido, también cumple sin destacar. Si que hemos de dar un tirón de orejas a los distribuidores que no han pensado en localizar el juego al español y viene completamente en inglés, algo que no ayuda en nada a meterte dentro de la historia.

Waking es un juego diferente que te lleva dentro de tu mente ya que tú mismo eres su protagonista. Tiene unas grandes ideas que se quedan a medio camino por su tosca jugabilidad y su excesivo castigo al fallo. Aún así es un soulslike ideal para los amantes de los retos y para los que os encante la psicología, ya que juega mucho con ella. Pero si tienes problemas de ansiedad, mejor no lo juegues.