Compartir

De la mano de Frozenbyte nos llega la cuarta entrega de Trine, uno de esos juegos de plataformas y puzzles que más éxito han tenido en los últimos años. La desarrolladora finlandesa vuelve a poner su sello en su título franquicia y realmente The Nightmare Prince es un título divertido y disfrutable tanto en solitario como con un amigo o desconocido en cooperativo.

La historia vuelve a reunir a nuestros tres clásicos protagonistas que nos presenta en los primeros niveles. El primero es Amadeus, un mago con capacidad telekinética de mover objetos a su antojo desde distancia. También puede crear cajas. El segundo héroe es el caballero Pontius, un gordiflón que puede combatir con su espada y protegerse con su escudo, además la joya de su escudo puede proyectar luz. La última heroína que se nos presenta es Zoya la ladrona. Ella es la ágil del grupo con su posibilidad de engancharse y columpiarse con su gancho. Además puede disparar flechas y crear pasarelas con cuerdas.

La misión donde se los requiere es en la búsqueda de un príncipe aprendiz de mago que ha desaparecido tras un experimento con magia oscura que ha traído al mundo unas horripilantes criaturas procedentes de las pesadillas. Así pues, tras superar los tutoriales de cada personaje se reencontrarán y pondrán rumbo a la búsqueda del príncipe para resolver los misterios.

Trine 4 sigue siendo un juego de plataformas repleto de puzzles que se adaptan al número de jugadores en la partida, ya que el juego se puede completar en solitario o en modo multijugador. En el modo en solitario tendremos un botón para ir rotando por los tres héroes. Cada situación que se nos presente requerirá la participación de uno de ellos o de varios pero consecutivamente, por ejemplo, habrá veces que tengamos que mover un bloque que refleja la luz a determinado lugar con el mago y posteriormente usar a Pontius para hacer que el rayo pase a través de los cristales.

Los puzzles son muy variados y nos van a hacer falta los 3 héroes y todas sus habilidades para completarlos. Las fases son bastante largas y tendremos que ir cambiándolos según o requiera la situación. Pero no todo son puzzles en Trine 4. También deberemos combatir ya que de vez en cuando, eso sí, en contadas ocasiones, aparecerán las criaturas moradas y con el caballero o con la ladrona y su arco podremos eliminarlas. Cuentan con una barra de vida que irá bajando a cada golpe. En el combate el mago está desprotegido porque al comienzo del juego no tiene la posibilidad de atacar así que no podremos usarlo.

Nuestros personajes también disponen de una barra de vida cada uno. Es probable que nos maten más de una vez a uno de los personajes. Al comienzo de la partida podremos elegir la dificultad y hacer que si nos matan a un personaje, tras un tiempo aparezca de nuevo o no vuelva a aparecer en el nivel que estemos jugando. Por supuesto que también hay jefes finales a los que no solo habrá que dar golpes indiscriminadamente para eliminarlos si no que habrá que matarlos de un determinado modo. No queremos haceros spoilers ni desvelaros sorpresas pero está muy bien implementado y realmente es divertido el combatir contra ellos.

La exploración también es un punto importante de Trine 4 ya que iremos recogiendo puntos de mejora con los que aumentar el poder y habilidades de los personajes. Existen tres árboles de habilidad, uno por cada jugador y en él podremos gastar los puntos de mejora que hayamos conseguido, para ello hay que recoger lágrimas. También podremos aprender habilidades a medida que vayamos ganando experiencia en batalla, estás se desbloquean solas y aumentan los movimientos y ataques de nuestros héroes. También para los coleccionistas tendremos la ocasión de encontrar distintas cartas que ahondan en la historia, tesoros perdidos y bagatelas.

Gráficamente Trine 4: The Nightmare Prince luce unos gráficos en 2.5 dimensiones y un estilo de dibujo animado. Los fondos tienen mucha vida y están muy mimados así como el modelado de los personajes y de los enemigos donde están cuidados todos los detalles. Sin duda el estilo visual y artístico de Trine 4 es una delicia y suma a una bonita historia y a un mundo fantástico muy bien recreado.

La Banda sonora no se queda atrás con las cuidadas melodías que van ambientando durante todo el juego y que a veces nos quedaremos parados y escuchándolas por que son muy bonitas. Se añade un cuidado doblaje al español con subtítulos también en nuestro idioma. Realmente aquí se lo han trabajado porque en los textos no falta el humor y el buen gusto.

Trine 4: The Nightmare Prince quizás es el mejor juego y el más completo de la saga. Frozenbyte se ha esmerado en traernos un producto continuista pero con bastantes novedades que nos hace querer jugarlo hasta el final tanto en cooperativo como en solitario. Buen gusto, pasión por los juegos de fantasía, por las plataformas y por los puzzles es lo que destila esta aventura que está hecha para que pueda jugar toda la familia y en la que cada personaje tiene un papel fundamental. Sin duda uno de esos juegos que tras acabarlos deja un buen sabor de boca.