jueves, 24 septiembre 2020 18:38

Análisis Super Mario Party – Otro éxito familiar que llega a Switch

Casi casi no falta nadie ya en Nintendo Switch: Super Mario Tennis Aces, Super Mario Odyssey, Mario Kart y ahora llega uno de los juegos que más éxito tiene en Nintendo y que más entregas lleva: Super Mario Party. Un juego que combina la estrategia del tablero con la diversión de los minijuegos. Todo en un ambiente sano y divertido en el que cualquier miembro de la familia se va a sentir a gusto.

Nintendo se ha propuesto revitalizar varias sagas que no pasaban por su mejor momento. Ya lo hizo a la perfección con el éxito del Mario Tennis y ahora le toca el turno a Party. Vuelve el módo clásico individual Nuestro objetivo en el modo principal de Mario Party es conseguir el máximo de estrellas a lo largo de un tablero en el que iremos avanzando según los dados. Hay cuatro tableros disponibles en Mario Party y cada personaje tiene unos dados propios además del dado clásico de 6 caras. Por ejemplo el dado Goomba tiene 2 caras con +2 en monedas y las cuatro caras restantes con números de 3 al 6.  A lo largo de 10, 15 o 20 rondas con una duración aproximada de 60, 90 y 120 minutos respectivamente (según el juego, algo menos en la realidad) tendremos que competir con otros tres rivales, ya sean IA o contra nuestros amigos o familia por conseguir la mayor cantidad de estrellas posibles.

El movimiento en el tablero se hace por casillas que recorreremos según el número de movimientos que nos otorgue el dado, aunque esto se puede modificar con objetos y cayendo en casillas de aliados en las que otro personaje nos aumentará la tirada con hasta 3 movimientos.

Cada uno de los cuatro tableros cuenta con varios recorridos que nos harán actuar según la estrategia que queramos llevar. Cada ambiente también tiene sus peculiares normas y casillas de eventos en los que, por ejemplo en Las Ruinas de ROCO, hará moverse a casillas que no permiten el paso o hará un efecto dominó que tirará una bola gigante a lo Indiana Jones y les hará retroceder casillas a los que se encuentren en el recorrido de la bola. Otros escenarios son La mina del Rey Bom-Omb, el paraíso megafrutal y otro escenario desbloqueable que no queremos desvelar para evitar spoilers.

Cada escenario tiene varios tipos de casillas como la casilla de evento, que genera lo que antes comentábamos de la bola gigante, la casilla de objeto en el que se nos dará un objeto, ya sea para aumentar tiradas, restar a los contrincantes, robar monedas o transportarnos a la estrella más cercana. Además por el camino podremos encontrar bloques sorpresa que nos podrían otorgar una estrella y distintos personajes que nos darán ventajas como trasladarnos a la casilla de un contrincante cercano o robar una estrella por una cantidad de monedas.

Al final de cada ronda jugaremos un minijuego de los 80 disponibles. Los hay que van desde una carrera por conseguir monedas o evitar calambrazos hasta grupales como el de pasar la patata caliente al de al lado, pero en este caso es una bomba a punto de estallar. Incluso los hay de 3 contra uno y 2 contra dos. Todos los minijuegos son muy rápidos, de fácil entendimiento y divertidos a más no poder. Super Mario Party asegura piques sanos entre amigos y familiares sin parangón.

Otro modo es Mario Party a dobles en el que nos aliaremos con otro personaje y podremos tirar a la vez y repartir tareas. Además los minijuegos son a dobles con lo que aumenta el nivel de diversión. Uno de los modos más novedosos de este Mario Party es el Torrente de Aventuras. Consiste en que meten a 4 personajes en una barca por un río y al más puro estilo Out Run tendremos que llegar al final del camino antes de que se acabe el tiempo pasando por puntos de control. El tiempo lo conseguiremos rompiendo globos y jugando a minijuegos. La diversión está en que deberemos remar los 4 a la vez con coordinación para perder el mínimo tiempo posible. Uno de los modos más divertidos sin duda y un acierto por su originalidad.

Otro de los modos offline es el modo A todo Ritmo que se basa en minijuegos a partir del ritmo además del baile, así que incluso moveremos el esqueleto y haremos pasos de baile al compás de la pantalla o daremos golpes a topos. Para desestresar tensiones de los modos anteriores viene muy bien.

Además podremos jugar en modo libre a los minijuegos que más nos gusten. En Mariotlon jugaremos por conseguir en 5 minijuegos la mayor cantidad de puntos posibles durante 3 copas y en  Conquista a Cuadros tendremos que hacernos con territorios a base de minijuegos. Se suma un modo de completar retos llamado Camino de los retos y la Sala de Recreo de Toad con varios minijuegos exclusivos que harán de nuestra Switch el propio tablero del juego.

Uno de los añadidos más destacados de Super Mario Party es el Mariotlon Online. Un modo a través de internet algo limitado pero que es de agradecer ya que nunca Mario Party había tenido conectividad y se agradece el poder competir en minijuegos contra otras personas en caso de que no tengamos compañía física para jugarlo.

Hemos hablado en varias ocasiones de juegos ideales para jugar en familia, para pasar una tarde divertida con amigos. Son juegos ideales, pero el mejor de todos es Super Mario Party. Nintendo Switch se ha apuntado un puntazo con esta nueva entrega en la que las tardes lluviosas de fin de semana ya no serán aburridas ya que con Super Mario, montarás las mejores Partys en tu casa. Sin duda, imprescindible para amantes de fiestas caseras sanas. Se te pasarán volando las tardes y podréis resolver vuestras diferencias con este acierto de la Gran N.