Compartir

Super Mario es un juego legendario y en esta afirmación estamos todos de acuerdo. Prácticamente en todos los países del primer mundo toda la población ha jugado aunque sea una partida a este icono reconocido a lo largo de todo el planeta. Hace ya unos años Nintendo sacó la idea de dejarnos a nosotros construir nuestros propios niveles de forma sencilla con Super Mario Maker y fue una revolución. La alternativa de esta edición de Wii U fue la de 3DS con algunos recortes. Pero la bomba llegó cuando hace unos meses se anunciaba la segunda parte para Switch con mejoras y sobretodo algo que se echaba mucho de menos el Cooperativo. Y aquí justo para las vacaciones de verano ha llegado Super Mario Maker 2, una herramienta infinita limitada por nuestra imaginación.

Comenzamos por el principio, con el modo historia que es otra de las novedades de esta segunda entrega. Por un error el nuevo castillo de la princesa Peach se destruye. Esta vez no ha sido Bowser, ha sido un simpático personaje que anda rondado por el escenario. Constructor Mario con la ayuda de los Toads obreros tendrá que ir ganando monedas en las misiones que otro personaje nos irá otorgando, de esta manera las monedas serán invertidas en la reconstrucción del Castillo y así Peach podrá tener una residencia a su altura. Así pues el Capataz tendrá para nosotros más de 100 pantallas diferentes diseñadas por la propia Nintendo a la altura de cualquier otro Super Mario.

Estas 100 pantallas nos sirven, si somos inteligentes para ver cómo se puede explotar un juego así, la multitud de opciones que hay, cómo utilizar todos los elementos y hacer diseños originales. Nosotros nos lo vamos a pasar bien, pero en esta ocasión si solo nos dedicamos a jugar, nos estamos perdiendo gran parte de la magia de Super Mario Maker 2. Hay que decir que como viene siendo habitual en las últimas entregas de la serie de Super Mario, los diseñadores no han sido benevolentes con nosotros y sí, las primeras fases se superarán sin apenas esfuerzo pero a poco que avancemos se va a ir complicando todo y será cuestión de repetir y repetir hasta poder pasar cada nivel. Por que para ser justos, no hay ni un solo nivel imposible, todos tienen solución.

Como decimos, no todo es jugar si no que crear es la otra parte grande del juego. Un sistema de creación que está limitado únicamente a nuestra imaginación. Así pues tenemos hasta 5 apariencias para poder ponerle a nuestros niveles entre las que están Super Mario Bros. Super Mario Bros 3, Super Mario World, New Super Mario Bros U y Super Mario 3D World, este último solo en dos dimensiones.

Podremos escoger fondos distintos, si la cámara hace autoavance y su velocidad, los segundos por nivel y si para completar la fase hace falta alguna condición especial ya sea no recibir daño, eliminar a ciertos enemigos o llegar con algún estado especial tipo Mario flor o cualquier otra cosa que se nos ocurra. Para construir tenemos distintos tipos de suelos según la apariencia que hayamos seleccionado, así pues los Goombas por ejemplo serán distintos entre el primer Super Mario y el de 3D World por ejemplo. También las físicas, en algunos podremos dar una especie de voltereta en el aire, mientras que en otros los controles básicos serán como los de los juegos originales.

Para no aburriros con todo lo que hay solo diremos que podréis elegir entre infinidad de superficies de suelo, bloques como los ladrillos o las nubes, objetos como las imprescindibles monedas, las setas que se pueden introducir dentro de bloques, enemigos según cada cada juego y sus variantes, por ejemplo a las tortugas Koopa se las puede escoger rojas, verdes, con alas, gigantes… Podremos elegir enemigos especiales como fantasmas Boo, o el mago Kamek e incluso jefes finales y finalmente la parte de artilugios con los cañones, las balas gigantes o las plataformas móviles.

Todo está a nuestra disposición y lo que hagamos con ello será cuestión nuestra. Pero el juego nos otorga un tutorial llamado el Aula de Yamamura, una paloma acompañada de una chica que nos irán explicando todos los entresijos de la construcción para crear los niveles más perfectos.

Cuando hayamos realizado nuestro nivel, podremos guardarlo en el Guardabot, el espacio donde almacenar nuestras creaciones. Hasta 120 niveles podremos salvar en Super Mario Maker 2. De estos 120, 32 es el cupo que nos deja el juego para poder subir a Internet para que el disfrute del resto de jugadores. El cupo de niveles que podremos descargar es justo la mitad, 60 fases para jugar incluso estando desconectados. Es una cifra alta si la unimos a todos los niveles que nos “regala” el juego en el modo aventura.

El modo de control de creación es bastante sencillo y una vez que hayamos practicado un poco vamos a poder manejarlo a la perfección para hacer todo lo que se nos ocurra. Importante, si queréis ser buenos creadores, es abrir los ojos, jugar mucho y coger ideas de todos sitios por que realmente si nos ponemos a improvisar, no va a salir, por norma general, nada bueno, es mejor tener una idea de lo que queremos y ponernos con ella.

Antes hemos dicho que podremos subir hasta 32 niveles al servidor de Super Mario Maker 2 para que el resto del mundo pueda jugar a nuestra creación y es que esta es la tercera pata angular de este banco, el modo online. Antes de subir un nivel, por supuesto, el juego nos pedirá que lo completemos, por eso decíamos al principio que todo nivel tiene solución por muy difícil que sea, ya que el creador ha tenido que acabarlo.

En la parte Online tenemos varias opciones. Explorar niveles es la parte donde podremos elegir o buscar entre todos los que están subidos, imaginaos la infinita cantidad de ellos que puede haber, por eso el juego nos permite filtrar entre los prometedores, que son los que en ese momento están siendo más jugados sin ser todavía populares; los más populares pudiendo seleccionar si entre la última semana o sin tiempo predefinido. Podremos elegir las novedades recién subidas para juzgar si son buenos o malos y finalmente la búsqueda detallada y aquí ya podremos seleccionar filtros, popularidad, etiquetas, etcétera.

Las etiquetas es algo básico ya que según cómo esté etiquetado un nivel, sabremos por dónde van los tiros. También su dificultad puede filtrarse así como el entorno del videojuego en el que está inspirado. Entre las etiquetas hay Puzles, Tradicional, Automatismos, Contrarreloj, Competitivo e incluso Música. Esta última etiqueta es bastante original porque podemos “jugar” niveles musicales de canciones que todos conocemos como por ejemplo de Michael Jackson o de otros juegos, todas realizadas por los propios usuarios.

Los niveles podremos jugarlos in situ o descargarlos para guardarlos y jugar también sin conexión. También hay un apartado con las clasificaciones de los mejores creadores en donde podremos acceder a sus niveles, los mejores jugadores y los mejores combatientes.

Pero la mayor novedad de Super Mario Maker 2 es el juego en red donde podremos jugar tanto competitivo en el que tendremos una clasificación y si ganamos esta subirá y si perdemos bajará y cooperativo en el que tendremos que ayudarnos entre los 4 jugadores para terminar niveles complicados. Si no tenemos activo el Nintendo Online el juego nos da la opción de competir y cooperar también con hasta 4 consolas que estén en las inmediaciones a través de interconexión. En la parte online si que hemos tenido algunos problemas de Lag que Nintendo debe solventar ya que empareja a distintos jugadores y si no de ellos es el responsable del retraso en la conexión, fastidia la partida y la ralentiza, y de momento no se puede hacer nada más que esperar a que abandone.

Por último tenemos el desafío de Mario sin fin en el que jugar niveles de Internet de otros usuarios según su dificultad. El objetivo es jugar los máximos niveles posibles sin que se terminen las vidas. Una forma muy buena de descubrir nuevos niveles y jugar un estilo de Mario más parecido al original con esto de cuidar las vidas que tenemos y no saber lo que nos espera a continuación.

Para finalizar a medida que vayamos haciendo desafíos iremos desbloqueando ropa para nuestro Mii creador que podremos personalizar en el mismo juego.

En la parte gráfica, Super Mario Maker 2 vuelve a utilizar lo ya visto en juegos anteriores, que realmente ya no sorprende. Lo que si que sorprende es que hay nuevas animaciones y que el juego no tiene ralentizaciones manteniendo la tasa de FPS en 60 y los 1080p.

El sonido también está a gran altura con las melodías de Koji Kondo tanto las clásicas remezcladas como las nuevas incorporadas. Estilo musical de Super Mario reconocible en todo momento y que en el instante menos esperado estaremos incluso silbando porque ya son canciones de la cultura popular. Mogollón de efectos sonoros acompañan a este juego que viene perfectamente traducido al español.

Super Mario es uno de los juegos que ha cimentado el género de plataformas, que ahora ya es algo más Indie pero que hace unos años era, gracias al fontanero del bigote, uno de los juegos Triple AAA. Con Super Mario Maker 2 nos metemos de lleno en la piel de sus desarrolladores para crear y crear niveles sin parar. Y si no tenemos tanta imaginación, podremos jugar hasta hartarnos con infinitas fases creadas por una comunidad que cada día crece más y que no para de aportar. Super Mario Maker 2 va más allá en esto del juego. Nintendo no deja nada al azar y es sinónimo de calidad, mimo y cuidado y este juego sin duda es uno de los imprescindibles para todo poseedor de Nintendo Switch. Un nuevo éxito de la Gran N.