Inicio Tecnologia

Análisis Stellaris: Console Edition – Un juego de estrategia de tamaño galáctico

Compartir

Estamos acostumbrados a juegos de estrategia y de gestión de empresas, históricos e incluso imperiales. Alguna vez se ha dado el salto al espacio con algunos títulos pero sin duda Stellaris, este juego desarrollado por Tantalus y Paradox y que nos llega de la mano de Koch Media, es el que nos mete más de lleno en una aventura de tintes épicos e intergalácticos. Tantalus está detrás de la remasterización de Age of Empires II, Cities Skylines entre otros grandes títulos, así que podemos decir que ya tienen experiencia en la estrategia.

Ya os advertimos de que este Stellaris para consolas es un juego muy grande, muy amplio y en el que no vais a dominar todos los aspectos con una sola partida. Pero también os aseguramos que si le dedicáis tiempo, el juego os va a recompensar todo el esfuerzo y la dedicación. Tendremos que elegir una de las varias razas, desde terrícolas, tanto de la propia ONU como unos exiliados y luego una gran variedad de otros pueblos galácticos de distintas formas, desde algunos humanoides con forma de lagarto o pájaro hasta entes que parecen medusas o cuerpos viscosos.

Cada raza tiene sus peculiaridades, y si os parecía poco, el juego además incluye algunas razas más de pago que están disponibles con el pase de temporada. Nuestro objetivo es administrar a nuestra raza primero en nuestro planeta local y expandirlo a través de otros planetas que sean habitables, construir flota defensiva, explorar mundos en donde colocar estaciones mineras y unos puertos espaciales para ir expandiéndonos a través de ahí.

Tendremos nuestro planeta natal en el el que podremos construir ciertos edificios para obtener recursos. Este planeta y cada mundo es cambiante en cada partida y es diferente, así que una partida no será igual a otra. Al comienzo deberemos ir explorando lo que nos rodea más inmediatamente, expandiéndonos poquito a poco ya que no contamos con muchos recursos ni mucha defensa, pero pasito a pasito vamos a ir creciendo.

Pronto empezaremos a salir de nuestro sistema galáctico y de nuestra propia galaxia y vamos a empezar a encontrarnos con otros imperios de todo tipo, desde los que querrán hacer alianzas hasta los que querrán aniquilarnos por el simple hecho de ser un pueblo diferente al suyo. Cada partida, como decimos, es un mundo y tenemos que estar preparados para todo lo que vaya sucediendo, desde ataques inesperados de piratas estelares, a encontrarnos civilizaciones caídas que están a punto de desaparecer u otras a las que asimilaremos como un pueblo menor e incluso rebeliones internas y traiciones a los líderes de nuestras colonias que darán al traste con nuestra expansión en alguno de los sistemas que nos vayamos encontrando.

Cada partida va a ser un mundo y más aún con su personalizador pudiendo escoger gran cantidad de parámetros, desde cómo es de grande el universo de la partida, civilizaciones participantes, hasta la dificultad. También tendremos que pensar en nuestra forma de afrontar el cómo ganar y es que hay muchas formas de jugar a Stellaris. Podremos convertirnos en un imperio expansionista y aniquilador, como todos aquellos que vemos en las películas de Hollywood y que quieren asolar la tierra, pero también podemos ser un imperio comercial que se asocie con el resto, un imperio pacífico… Todo lo decidirá tanto nuestra raza electa como nosotros mismos.

Tenemos como contenido disponible aparte del juego base con esta edición de consolas los 3 DLCs de pago que han aparecido y que forman parte del pase de temporada y además un modo multijugador que amplía infinitamente la duración de un juego que ya de por sí es largo y profundo, ya que las posibilidades son inmensas y ya os decimos que os va a llevar muchísimas sesiones de juego e imperios el poder conocer a fondo este Stellaris.

Gráficamente el juego está bien planteado pudiendo cambiar de escala galáctica a escala menor planetaria. Tiene tantos componentes de jugabilidad que su parte gráfica no es su fuerte, eso sí, nos hace comprender perfectamente lo que va ocurriendo y con solo echar un vistazo al mapa y a la pantalla, entenderemos lo que estamos haciendo y lo que queremos hacer. También tenemos gran variedad de civilizaciones distintas entre ellas, naves y mundos por explorar. El juego viene traducido al español y en el apartado sonoro tampoco destaca pero en ningún caso resta.

Stellaris: Console Edition es un juego con muchísimo contenido, sumemos al juego base los 3 DLCS que han aparecido par el juego y que amplía de forma exponencial las horas que a priori se jugarían. Es un juego con una riqueza y profundidad de estrategia y gestión que colmará los deseos de los más exigentes. Dicen que las consolas de sobremesa están carentes de la estrategia que sale para PC y Stellaris viene a desmentir esto porque no tiene nada que envidiar a la versión del juego de ordenador. Amantes de la estrategia, de la gestión y de los imperios intergalácticos, Stellaris: Console Edition es una oportunidad muy buena de haceros con uno de los mejores juegos del género.