jueves, 24 septiembre 2020 20:14

Análisis Shadow of the Tomb Raider. El cierre de un círculo perfecto

Personajes que hayan ido más allá del mundo del videojuego y que los nombres y la mayoría de la gente que no sabe nada de este entretenimiento los conozca hay pocos: Pac-Man, Super Mario Bros y Lara Croft. Este último tomado como una mujer icónica que ha roto todas las barreras. Desde aquel primer Tomb Raider, que era una aventura al más puro estilo de Indiana Jones hasta este Shadow of the Tomb Raider han pasado 22 años y multitud de entregas cada vez con un personaje más agotado y quemado y a pesar de todo ello ha logrado vender más de 66 millones de juegos en todo el mundo.

En 2013 Square Enix se hace con la franquicia y junto con Crystal Dynamics hace un reboot de la franquicia. Una nueva visión de una de las mujeres más icónicas del videojuego. Una Lara más humana que cada acción tiene una repercusión en su carácter, así la vimos crecer en la primera aventura, Tomb Raider, asentar su personaje y mostrar de lo que es capaz en la segunda parte, Rise of the Tomb Raider y finalmente cerrar el círculo, ver en final de la historia quizás en la entrega más oscura, más real y con menos filtros de todas. Por fin vemos a la joven lara convertirse en la mujer que protagoniza aquel Tomb Raider poligonal de 1996.

Shadow of the Tomb Raider está distribuido por Koch Media y gracias a ellos hoy podemos jugarlo. Ha sido desarrollado por Crystal Dynamics, un estudio filial de Square Enix y que durante su larga historia, ya que comenzaron en 1992, se ha encargado de la saga Tomb Raider desde 2006 pero además ha realizado juegos como Soul Reaver.

La historia nos traslada hasta México justo tras finalizar Rise of the Tomb Raider. Lara debe seguir investigando sobre La Trinidad y en la tierra mexicana conocerá al villano de esta entrega, un contrapunto a Lara, con más carácter que anteriores enemigos de nuestra heroína y con ello llegaremos a un templo Maya en donde encontramos una daga. Tras recoger el cuchillo ceremonial al más puro estilo de las películas de Indiana Jones, comenzará a desatarse un apocalipsis Maya que amenaza con acabar con el mundo y hasta quí podemos contar si desvelar nada más allá de la historia.

Como en cada juego de este reboot de Tomb Raider, el prólogo nos servirá para familiarizarnos con las acciones, controles y movimientos de Lara, que para quien ha jugado a los juegos anteriores, será familiar ya que ha cambiado poco en esencia. Nuestro deber será sobrevivir en unos escenarios selváticos brutales en los que tendremos que utilizar los recursos que tenemos a mano para salir adelante.

Los mapas son considerablemente los más grandes de la saga y el factor de exploración y libertad que nos da el juego es consecuentemente más amplio. El enfoque del juego ya no va tanto en ir de un mapa a otro sino que se ha centrado más en descubrir y completar tumbas, como en anteriores juegos pero ahora mimetizados en la historia. Estas tumbas contienen los puzzles que tantos buenos ratos y quebraderos de cabeza nos han dado. En principio serán más fáciles pero a medida que vayamos avanzando en la historia, estas pruebas se irán complicando y en nuestra imaginación, inteligencia y lógica estará la solución. Esta es una de las partes que más caracterizaban a Tomb Raider desde siempre y que siguen estando incluidas. Para explorar el mapa y las tumbas tendremos que hacer uso de nuestros piolets e inluso el buceo ya que han aumentado las zonas bajo el agua con la consecuente angustia por la falta de oxígeno en incluso por los lugares estrechos en los que Lara se mete e incluso a veces se llega a atorar.

Otra de las partes con más chicha del juego es el combate y podremos solventar las confrontaciones de dos maneras: Al estilo sigiloso y al estilo ruidoso.

Crystal Dynamics ha implementado nuevas formas de camuflaje en Shadow of the Tomb Raider para pasar desapercibidos además de las que ya contábamos como ocultarnos tras objetos o entre la maleza. Ahora Lara se podrá mimetizar con las enredaderas de las paredes de tal manera que pase desapercibida y en el momento más inesperado acabe silenciosamente con los enemigos. También tendrá el típico arco de todo el Reboot a su disposición desde el principio.

Si no tenemos tanta paciencia y queremos hacer las cosas a las bravas, al mas puro estilo Uncharted, sigue estando bien implementado el modo de coberturas, aunque de esta manera nuestra precisión bajará considerablemente. Shadow of the Tomb Raider tiene varias dificultades, nosotros escogimos jugar desde el principio en las segunda más alta pero tuvimos que bajar este grado debido a que un pequeño fallo significa una muerte. Esto es símbolo de que Lara, aunque se haya convertido en algo parecido a Rambo en Acorralado, una máquina de hacer viudas, también sigue siendo débil. Y el mínimo tropezón que deje el cuerpo al descubierto será aprovechado por los soldados contrarios para aniquilarte. El control del juego es muy fácil de aprender, pero hay que ser rápido y y hábil a la hora de utilzarlo y jugar en dificultades altas estimula esto. También Shadow of the Tomb Raider permite personalizar la dificultad al gusto haciendo que la aventura se ajuste a lo que queremos ,y es de agradecer ya que hay veces que preferimos puzzles complicados y combates más fáciles y si subimos la dificultad en el resto de juegos, todo sube en concordancia.

Gráficamente se puede decir que Crystal Dynamics ha hecho un trabajo excepcional con Shadow of the Tomb Raider ya que muestra los mejores gráficos de la saga, también es verdad que hay varios años entre unos y otros juegos. Donde más se puede apreciar esto es en el juego de luces y en el modo fotográfico, algo que se está poniendo muy de moda y donde podremos investigar hasta conseguir la foto perfecta. Además Square Enix tiene un concurso que premiará la mejor foto.

El sonido sigue la estela y buen hacer de toda la saga convirtiendo a Shadow of the Tomb Raider en una aventura épica gracias también a su música. Está perfectamente doblado a nuestro idioma con los actores de doblaje que desde 2013 llevan poniendo la voz a los personajes recurrentes de la historia. Una gran idea que aporta el juego es la voz original de los distintos pueblos en los que estemos, es decir, en México los personajes residentes allí se comunicarán en español de México, sin embargo cuando vayamos viajando, cada pueblo tendrá su idioma. La idea, como decimos es realmente buena pero mal ejecutada ya que Lara y el resto de personajes protagonistas seguirán expresándose en español de España, y la respuesta de la IA será en su idioma, es algo que queda un poco extraño el hablar en un idioma y tener una respuesta en otro y que el personaje lo comprenda, pero aplaudimos la idea que seguro que en próximos juegos retomarán y mejorarán.

Sin duda Shadow of the Tomb Raider es el broche de oro a una trilogía que nos hace comprender cómo un personaje icónico llega a ser como es. Es el más oscuro y sin demasiadas novedades, pero tampoco esperábamos que revolucionara, ya que el punto fuerte es Lara Croft, un icóno más allá de nuestra consola y su historia tan bien contada que una vez finalizado el juego se nos ha hecho un pequeñito nudo en el estómago. Square Enix y gracias a ellos Koch Media nos traen una de las joyas del año que es imprescindible para todo jugón que se precie.