Compartir

Acaba de llegar a Switch un juego de un género de esos que apenas se prodigan por la híbrida de Nintendo. Realizado por el estudio Kalypso, creador de la saga Trópico, Railway Empire nos lleva a la gestión de una empresa ferroviaria desde mediados de 1800 hasta el siglo XX. De la mano de Koch Media nos adentramos en este divertido y profundo juego.

Railway Empire nos mete de lleno en la gestión de recursos y estrategia ya que el juego consiste en crear líneas de ferrocarril entre distintas ciudades para comunicarlas con otros centros urbanos y con granjas de recursos que vienen a suministrar los recursos requeridos por cada uno de los pueblos por los que pasan nuestras vías.

Y es que la demanda y la oferta en este juego es muy importante, así como establecer correctamente las líneas férreas. El interfaz es similar al de Trópico, con una rueda en la que seleccionar la opción. Deberemos diseñar el recorrido de cada vía, construir estaciones que den servicio a ciudades y granjas y según el tamaño, tendrán 1 o varias vías, completar el recorrido de la vía y seleccionar una ruta.

Cuando tengamos las vías construidas y vayamos a diseñar la ruta deberemos pensar qué es lo que queremos y desde donde y hacia donde, es decir, será un error construir a lo loco kilómetros y kilómetros de vías sin sentido. Debemos hacer una estación de varias vías e ir conectando distintas rutas de recursos, por ejemplo, una que lleve leche, otra que lleve trigo y que transcurra por varias ciudades. Lo importante es sacar rentabilidad con los recursos indispensables.

Tras haber realizado la ruta deberemos comprar el tren que va a realizar los viajes y para eso deberemos elegir la locomotora. Tenemos hasta 40 locomotoras, según la época, que vamos a ir poniendo sobre las vías. Estas locomotoras podrán llevar vagones de mercancías y de personas, porque también podemos hacer que los pasajeros viajen con nosotros.

Algo importante es saber jugar con la estrategia de saber a dónde va cada mercancía, por dónde debe de pasar y hacer que los viajes sean para que ganemos dinero, si queremos llevar un cargamento de carne a una ciudad lejana, deberemos estipular que al menos la mitad de los vagones sean de personas para que el viaje no sea tan caro. En cuanto a la construcción de vías, el juego nos permite hacer una sola vía y desdoblarla para evitar atascos pero también varias vías con varios sentidos que deberemos nosotros ir estipulando con señales. También no pueden faltar los apeaderos y los edificios de mantenimiento de trenes que eviten averías.

Hemos de decir que el juego no es fácil y el modo tutorial te hace aprender pero no profundiza, hay que echar horas para desentrañar los secretos que tiene este juego y aún así se quedan cosas en el tintero. Como hemos dicho, es un juego profundo, pero la línea de aprendizaje es accesible ya que permite experimentar y te da tiempo para ir aprendiendo.

Está contextualizado en el siglo XIX y XX con 40 locomotoras recreadas con todo lujo de detalles. La construcción de vías será algo esencial y por dónde pasa cada vía con sus puentes, sus túneles, sus desviaciones según el terreno será fundamental para ahorrar el máximo dinero posible y sacar partido a la línea ya que podemos diseñar una línea de un punto a otro y hará modificaciones en el terreno, puentes, túneles, etcétera, que encarecerán sobremanera esta construcción o podemos hacerlo pasito a pasito eligiendo bien por donde pasar para que el gasto sea el menor posible.

La historia nos lleva a lo largo de Estados Unidos desde el inicio del ferrocarril y avanzando a lo largo de 5 épocas hasta la modernidad, pero si os parece poco, y esto ya os va a dar muchas horas de juego, también incluyen los DLCs que salieron en las otras consolas y PC como son Méjico, Los Grandes Lagos, que son toda la zona de Estados Unidos que rodea Chicago, Los Andes, con toda Sudamérica por explorar y además los desafíos incluyen Reino Unido, Alemania y Centroeuropa y por último Francia. Así que contenido no os va a faltar entre la campaña, los escenarios, el modo libre cajón de arena y el modo Experimentar.

Gráficamente el juego se deja ver muy bien en Switch aunque hemos de decir que en el modo portátil y en Switch Lite se ve la letra demasiado pequeña y se lee mal, por eso recomendamos jugarlo en modo sobremesa. Los trenes están perfectamente detallados y el juego corre fluidamente. Destacar la banda sonora y sobre todo los efectos de los motores de vapor de los trenes, que para el amante de este mundo, será una delicia escucharlo. Complementa un extraordinario doblaje al español.

Railway Empire es un juego que todo amante de la estrategia y gestión de recursos en tiempo real debe comprar porque no le va a defraudar y además que en Switch es complicado encontrar juegos de este tipo. Es de esos que una vez realizas tus tareas, deja un buen sabor de boca y que hace que las horas pasen sin que uno apenas se de cuenta. Kalypso es una desarrolladora que borda los juegos de gestión y este Railway Empire una apuesta segura por parte de Koch Media. Os gustará seguro.