Compartir

22 años han pasado desde que Game Freak lanzara Pokémon Rojo y Azul, y posteriormente Amarillo en Game Boy junto con una campaña de márketing que incluía una serie de televisión y anuncios a bombo y platillo. Así pues este juego se alzaba como uno de los estandartes de Nintendo. En esos 22 años el sistema ha cambiado relativamente poco y la fiebre ha ido creciendo hasta su culmen hace 2 años con Pokémon Go, un juego para terminales móviles que nos permitía capturar a estos animalitos con un dedo. Y ahora llega Pokémon Let’s Go, que auna la gran historia de aquellos primeros juegos de la saga junto con el sistema de captura de Go y dando lugar a un juego que realmente no deja a nadie sin opinión acerca de él.

Pokémon Let’s Go, en este caso, la edición de Pikachu en la que nuestro Pokémon inicial será el simpático roedor amarillo con mofletes rojos y eléctrico nos pone en el mundo de Kanto, el primer mapa de la saga y nuestra misión será ir conquisando Gimnasios para ser el campeón y poder acudir a la Liga Pokémon para ser nombrado, tras vencer a todos y cada uno de los rivales como mejor entrenador Pokémon. Vamos, la misma historia que en los primeros juegos de la saga con los 151 Pokémon iniciales. Ahora bien se han añadido las clases que no existían en la primera generación. Por contra se han retirado los movimientos Z de las últimas entregas.

La gran novedad en jugabilidad en este Pokémon es la forma de captura de los bichitos. Ya no aparecne de forma aleatoria en las zonas de hierba alta si no que nosotros los vemos y podemos ir hacia ellos para capturarlos o directamente pasar y obviarlos. La forma de captura ya no es en un combate entre nuestro compañero Pokémon y el animal salvaje. Ahora pasaremos a tirarle la Pokéball directamente y ya será cuestión de suerte, de nivel y de bayas el capturarlo para nuestro equipo o que escape. El sistema es el mismo que el utilizado en Pokémon Go. Tendremos que mover el brazo con el Joy-Con o con la Pokéball Plus imitando tirar la Pokébola en un tiempo adecuado que nos lo marca un círculo que se va haciendo más pequeño cuanta más probabilidad haya de capturarlo. Además si capturamos varios animales seguidos se activará la racha que nos dará bonus a la hora de generar Pokémon raros y con mejores estadísticas e incluso variocolor. Una vez lo hayamos cogido, nuestro equipo de Pokémon ganará experiencia y subirá el nivel de igual manera que tras acabar un combate. Los combates no han desaparecido, por si alguien piensa eso. Ahora solo se libran contra otros entrenadores Pokémon. El sistema es más rápido y se agradece porque a veces Pokémon pecaba de repetitivo si nos aparecían muchos Pokémon en la hierba y nos podíamos avanzar demasiado.

También se ha eliminado la posibilidad de incubar huevos como en entregas anteriores y ahora deberemos utilizar las rachas e ir a cierto sitio para mejorar las estadísticas de nuestro Pokémon hasta tenerlo perfecto e incluso se ha añadido a un NPC que nos otorgará un bonus de capturar bichos de la clase que queramos durante el resto de la jornada para crear el equipo que más se ajuste a nuestro juego. Y es que si Pokémon tenía algo clave era que ningún equipo es demasiado malo ni demasiado bueno, cualquiera puede ganar utilizando bien sus armas. Y en Pokémon Let’s Go las váis a tener que utilizar a partir del Gimnasio 3, que es cuando el juego coge cierto nivel competitivo y nos hará utilizar todos los conocimientos aprendidos, debilidades y fortalezas y modos de estrategia para poder avanzar y terminar el juego. Un juego que se termina en unas 20 horas si queremos ir rápido, pero que se puede extender si lo que buscamos es completar la Pokédex (Agenda con los 151 Pokémon) y subir de nivel a nuestro equipo.

Obviamente como hay 2 ediciones, no hay la posibilidad de manera automática de conseguir el catálogo completo de los 151 bichos, pero para eso Game Freak ha incluido el intercambio a tiempo real donde podremos conseguir los Pokémon exclusivos de la nueva colección. Para encontrar por internet a un usuario que nos intercambie Pokémon deberemos meter un código de 3 digitos para concretar con interesados. Es una forma de que los intercambios sea con gente que conocemos, pero también poniendo a 3 iconos iguales, normalmente Pikachu, siempre encontraremos a alguien dispuesto a cambiar con nosotros a estos simpáticos (Según el caso) bichitos.

Una vez finalizado el juego y siendo nombrado el mejor entrenador de Kanto, pasaremos al Postjuego. Aquí hay 151 entrenadores Maestros en un Pokémon y deberemos vencerlos a todos. Es un reto muy complicado tanto por la parte de que los combates son realmente difíciles y cada entrenador juega con una táctica diferente a la que nos tendremos que amoldar según su animal utilizado y por el tiempo que nos va a llevar finalizarlo. Pero eso si, una vez se acabe, uno va a sentirse casi como un Entrenador Pokémon de verdad.

A nivel gráfico el juego nos ha dejado buen sabor de boca. La primera impresión es que el juego es muy bonito. Acostumbrados a los juegos de Pokémon de las portátiles, este primer Pokémon de Switch aprovecha buena parte del potencial gráfico de la consola con sus modelados, sus mapas, sus mazmorras, nuestro personaje, los propios Pokémon, etcétera. La Banda Sonora sigue estando a la altura y seguiremos reconociendo melodías inolvidables que aparecen en todos los juegos de la saga como cuando curamos a nuestros Pokémon en un centro y nos los devuelven. Sin duda uno de los puntos fuertes del juego es la música ambiental y de combates.

Personalmente no tuve la ocasión de probar en su día el primer Pokémon que salió a la venta pero posteriormente si lo hice, pero pienso en mi pareja, que se lo pasó completo en su GameBoy Color y cuando veo los gráficos, las historias de nuevo, y a Pikachu o a Evee a todo color, con gráficos en alta resolución y luciendo espectacular entiendo que se emocione, porque al fin y al cabo pasó su infancia jugando a Pokémon y volver a ese juego, remozado totalmente, mejorado en muchos puntos pero conservando la esencia, le traerá recuerdos que a todo fan de la saga resultarán maravillosos. Sin duda Nintendo sabe cómo hacer esto. Game Freak también. Sabemos que para los puristas igual no es un Pokémon al uso por su modo de captura, pero creemos que si le dan una oportunidad, el juego les va a convencer porque contiene la magia de Pokémon. Un regalo muy recomendado para Navidad.