Compartir

Junto con Baldur’s Gate nos llegan también las reediciones Enhanced Edition para consolas de otros dos míticos juegos de lo relativo a Dungeons & Dragons: Planescape: Torment and Icewind Dale Enhanced Edition. Dos aventuras que continúan el éxito de Baldur’s pero con un tono más centrado en el diálogo que en el combate. Gracias a Meridiem Games nos vamos a poder empapar de lo que eran este tipo de juegos con estos dos juegos míticos aparecidos hace casi 20 años pero con una actualidad y relevancia total.

Con Planescape: Torment, tenemos ante nosotros un juego bastante parecido gráficamente a los Baldur’s Gate pero que deja más de lado el combate y se centran en los diálogos. En Torment tomaremos el papel de un personaje que despierta en una sala sin recuerdos ni vivencias. Deberemos resolver todos los misterios que se nos ponen por delante para averiguar quiénes somos. Por su parte, Icewind Dale se desarrolla en el “Valle del viento Helado” donde unos aventureros llegan a un pueblo. Allí se les pide ayuda para liderar una expedición y en medio del camino son atacados. El argumento en este juego no tiene tanta importancia pero continúa marcando el camino para los juegos que aparecieron posteriormente de este mismo género. También está a nuestra disposición la expansión del juego llamada Heart of Winter.

Nos ponemos a los mandos de un grupo de hasta 6 componentes en donde podremos manejarlos a todos en grupo o de manera individual. Eso sí, cada uno tiene su propia clase y modo de juego y es necesario el conocerlos todos para que no nos eliminen los rivales por un desconocimiento de la estrategia. Dependiendo de la clase del guerrero al que queramos manejar tendremos magos, ladrones, luchadores o incluso unas mezclas entre ambos que los hacen más polivalentes. Unos lucharán a distancia y serán más débiles y otros tendrán más aguante y fuerza. Teniendo un equipo equilibrado podremos avanzar sin problemas.

Algo en lo que se ha tenido especial cuidado ha sido en hacer unos controles accesibles de tal manera que podremos medianteo los gatillos acceder a la patrulla y podremos crear distintos grupos, seleccionarlos a todos a la vez o a uno individualmente. También en pantalla en la parte baja tendremos una barra de acciones donde podremos elegir tanto las acciones grupales de ataque o formación como las individuales. Cada uno tiene un ataque o poderes especiales para usar, también podremos moverlos directamente con los sticks o pulsando hacia dónde debe ir e irán al estilo de juego de estrategia por turnos. En la otra ruleta desplegaremos la selección de menú donde podremos entrar en el mapa del mundo, registro de personajes, inventario, conjuros de mago y de sacerdote, diario, descansar y mapa del área. Una forma muy fácil de tener a mano las opciones básicas.

Gráficamente ambos juegos son muy similares, de hecho utilizan el mismo motor gráfico, así que no vamos a notar grandes diferencias. Se observa como un juego de hace 20 años pero al ser rol y una vista isométrica, tampoco echamos en falta gráficos de última generación. El juego corre muy fluido. La banda sonora también sigue siendo genial y ambienta muy bien cada aventura. Además la calidad del doblaje al inglés es un extra. Tenemos que destacar que los Solo Planescape Torment viene en inglés mientras que Icewind y su expansión está traducida al español, algo que se agradece para poder comprender bien la historia en su totalidad.

Tenemos por seguro que Planescape y también Icewind como sus expansiones, son una magnífica oportunidad para todo aquel amante del retro que quiera rejugarlos o ntroducir a las nuevas generaciones en dos joyas del rol de las que pusieron los pilares de lo que hoy es uno de los géneros más prolíficos en videojuegos. Meridiem Games nos trae estas maravillosas Enhanced Edition para que volvamos a jugar estos juegos que pusieron la base de lo que hoy son muchos de los juegos actuales del género de rol. Estos productos son joyas que nos llegan en forma de juego y que os instamos encarecidamente a que os hagáis con ellos porque sin duda es una oportunidad única de rememorar el pasado, vivir emociones que casi ya no nos dan los juegos actuales o introducir a los jóvenes a este maravilloso mundo de Dungeons & Dragons.