Compartir

El mercado de los juegos cooperativos familiares en esta generación está bastante limitado y se cuentan con las dos manos los juegos que hay para jugarlos con los seres queridos o para disfrutarlos en una reunión. Uno de ellos fue una de las sorpresas de 2016: Overcooked. Desarrollado por Ghost Town Games nos traía un divertidísimo juego de cocina que triunfó. Tal fue el éxito que Team17 nos presentó a mediados del año pasado la segunda parte.

A pesar de que llegó el pasado verano, traemos el análisis ahora porque recientemente han publicado el primer contenido descargable de Overcooked 2, Campfire Cook off, que forma parte del pase de temporada y que también se puede adquirir por separado pero vayamos por partes. Overcooked 2 es un juego de cocina en el que dos chefs deben llevar la alocada cocina de un restaurante y preparar los pedidos a tiempo.

Es un juego claramente enfocado al cooperativo pero si jugamos en solitario deberemos ir cambiando entre los dos chefs. Recomendamos encarecidamente jugar con otra persona ya sea en la misma consola con el mismo mando, una mitad para cada uno, o con otro mando. Así pues con dos controllers pueden disfrutar del juego hasta 4 personas en una misma pantalla. En caso de que no tengamos compañero físico, podremos jugar a través de Internet con otros jugadores.

El juego trata de ir realizando recetas según los pedidos que se nos vayan presentando. Al comiendo iremos realizando recetas sencillas pero a medida que va avanzando el juego las recetas se van complicando y realmente será casi imprescindible jugar con alguien para poder aspirar a los requisitos mínimos del nivel que van de 1 a 3 estrellas dependiendo de la puntuación.

Deberemos recoger los ingredientes de su contenedor, cortarlos, cocinarlos, emplatarlos y servirlos en una bandeja que los lleva hasta los clientes. En algunos casos tendremos platos limitados y tendremos que ir lavándolos a medida que nos los vayan devolviendo sucios. Todo ello en alocadas cocinas que pueden ir rotando, tenernos encerrados e ir pasando los ingredientes por cintas transportadoras… cada misión es un mundo sorprendente.

Tenemos varios modos de juego. El modo historia es el que enlaza los cómicos niveles y nuestro objetivo será ayudar al rey cebolla a acabar con el pan que con la levadura se levantó, pero de su tumba, el llamado pan demonium. Cada nivel es diferente y tendremos que ir creando estrategias distintas para adaptarnos al escenario ya que no sabemos qué nos vamos a encontrar. La cooperación será algo básico para no hacer cundir el caos y para sacar los pedidos a tiempo ya que por los que saquemos ganaremos dinero pero los que no podamos sacar a tiempo nos restarán de ese dinero. Todo ello cortando, cocinando, apagando fuegos en caso de que se nos queme la comida en la sartén… etcétera. Este modo es bastante rejugable para conseguir todas las estrellas y se puede jugar cooperativo en una sola consola con hasta 4 chefs.

Los modos online también están incorporados con el modo cooperativo también con hasta 4 chefs, de la misma manera que en el modo historia. El juego hará un Matchmaking y nos colocará en un escenario que podremos votar a jugar con más gente. El otro modo es el duelo en el que deberemos cocinar más platos y sacar más puntuación que nuestros rivales que pueden ir desde un rival hasta 3 más, teniendo en total hasta 4 personas compitiendo. Una locura porque aquí si que no tendremos la ayuda de nadie, al contrario, si podemos molestar, mejor que mejor y es uno de los secretos de la victoria, el robar ingredientes a nuestros contrincantes.

Como decíamos al principio, recientemente se ha lanzado el contenido Campire Cook Off perteneciente al pase de temporada, un contenido de pago que añade más misiones al juego. Realmente es un contenido que merece mucho la pena adquirir porque pone las bases de lo que vendrá en el futuro y amplía en gran medida el contenido jugable y aportará muchas más horas de diversión. Campfire Cook Off nos coloca en un nuevo mapa con más nuevos niveles, varias cocinas diferentes nuevas y también recetas exclusivas. En total 15 nuevos niveles donde nos vamos de acampada a cocinar. Destacarán las galletas y los malvaviscos, nubes o esponjas o como se llame en vuestro lugar de origen. También tendremos que cortar leña para avivar el fuego, y sobretodo cooperar con nuestro compañero, priorizar tareas y no atascarse con nada.

Gráficamente no vamos a sorprendernos con Overcooked 2, sigue la estela de su antecesor. Su diseño es muy personal con personajes cabezones y muy divertidos. El diseño de los escenarios está muy cuidado, al igual que su ambientación. Es un juego que se nota que está realizado con mimo y cada detalle está pensado para divertirnos. Uno de los puntos que destacamos es la inclusión de cocineros en silla de ruedas, que jamás antes habíamos visto (en la primera parte, sí).

En la parte de sonido también destacamos su trabajo. Una buena banda sonora que nos ayuda a llevar a mantener la tensión de la cocina ya que en todo momento se nos da ese toque de tensión. Incluso cuando quedan pocos segundos para acabar, la música se acelera para que trabajemos lo más rápido posible.

Overcooked 2 y su DLC Campfire Cook Off son sin duda unas magníficas elecciones para una tarde o más con amigos, ya que no es de esos juegos que en una tarde se pasen y realmente uno se pica jugando a ellos. Su carismático estilo y sus alocadas cocinas nos harán divertirnos como pocos juegos lo han hecho. Para aquellos que busquen un rato de diversión, y quizás de aprender algo de cocina dentro de todo este caos genial, Overcooked 2 de Team17 es la mejor opción para juego cooperativo.