Compartir

La saga de Metro está inspirada en los libros de Dmitry Glukhovsky Metro 2033, 2034 y 2035. Metro 2033 fue un juego de la pasada generación que nos ponía en la piel de Artyom, protagonista de los 3 juegos y conocíamos su historia dentro del Metro de Moscú tras un apocalipsis que dejaba un mundo exterior contaminado por la radiación y las más oscuras criaturas, nunca mejor dicho. La segunda parte, alejándose un poco de Metro 2034, seguía las andanzas de Ayrtom. Ahora de la mano de Deep Silver y A4 Games llega Metro Exodus, la tercera parte de la saga y lo que sucede en Metro 2035 que gracias a Koch Media nos llega hasta nuestras manos.

Metro Exodus nos traslada a 2036, dos décadas y media después de la devastación nuclear que supuso la guerra y que devastó el mundo y dejó en ruinas el mundo tal y como lo conocemos. Un grupo de supervivientes se refugiaron en el Metro de Moscú y en esa extensa red rehicieron como pudieron su vida con los pocos recursos que tenían y haciendo frente a las criaturas mutantes. En esta tercera parte Artyom se dará cuenta de un gran secreto que le ha sido ocultado al común del pueblo de Metro: Hay supervivientes fuera del Metro y tendremos que viajar por Rusia en las líneas de ferrocarril en pos de una nueva vida.

La jugabilidad de Metro Exodus es un paso adelante en el concepto de juego de las dos entregas anteriores que estaban basadas en un juego pasillero, en el que llegar al final del nivel de forma sigilosa o a tiro limpio ante las distintas bandas y facciones del metro. Ahora nos encontramos en un mundo abierto en el que podremos explorar libremente y de hecho nos hará falta mucha exploración para encontrar recursos ya que las balas escasean y es necesario que las hagamos nosotros. Pero esta exploración no va a ser fácil ya que continuamente vamos a encontrarnos peligros. Desde los vigilantes, parecidos a los oscuros de anteriores aventuras, no dudarán en aullar para hacer un llamamiento a su manada, automáticamente nos veremos superados en número y tendremos que liarnos a tiros.

También nos encontraremos a los mutantes, personas que quedaron atrapadas por la radiación y son parecidos a zombies, más de un susto nos darán con su resistencia, aunque su punto débil es la cabeza. Otro de los modos de exploración en Metro Exodus es la navegación fluvial, pero tampoco en el agua nos libraremos de las molestas criaturas entre una especie de crustáceo que nos abordará nuestra embarcación y nos disparará veneno hasta el monstruo gigante del río que nos matará si nos topamos con él. Hay otros tipos de animales pero tampoco queremos haceros spoiler de todo, lo que si diremos es que cada cual es más aterrador.

Metro Exodus se trata de sobrevivir y para ello tendremos que tener en perfecto estado tanto nuestras armas como nuestro equipo. Por ejemplo si nos golpean con la máscara puesta, esta, sea del tipo que sea, va a ir rompiéndose, necesitaremos encontrar un banco de trabajo para arreglarla con recursos. Con las armas pasa igual, aparte de ponerle muchas mejoras que iremos encontrando a lo largo de nuestro camino, hay que tenerlas limpias, de lo contrario fallarán, se encallarán constantemente en los momentos menos oportunos y perderán daño, estabilidad y otras características. Para cambiar de arma hace falta un banco de trabajo que también nos permitirá hacer balas, botiquines, cambiar el equipo y cambiar los componentes de las armas. De todas formas para tareas menos trabajosas tendremos la mochila a nuestra disposición y si necesitamos cambiar una mira a un arma, fácilmente podremos hacerlo.

El objetivo lo tendremos claro y tendremos acceso con un botón a la misión que tenemos que hacer que nos lo mostrará mediante una carpetilla, en la otra parte de la carpeta está el mapa y distintos puntos de interés señalados en él además de nuestra ubicación. Es la única forma de ver el mapa ya que en el interfaz no tendremos ningún acceso a mapas, tan solo la ayuda de una brújula que tendremos que construirnos e irá colocada en nuestro brazo al lado del reloj. El reloj sirve para mostrarnos la hora del día y también, si nos ponemos la máscara, el tiempo que nos queda para cambiar el filtro antes de empezar a envenenarnos.

Tendremos multitud de misiones principales y secundarias aunque la historia principal nos va a llevar alrededor de 20 horas completarlas, estas se amplían si nos dedicamos a realizar los objetivos secundarios y si nos ponemos a explorar en busca de suministros. Y es que en Metro Exodus tendremos que estar atentos a todo ya que el sonido es determinante a la hora de saber si hay alguna de las facciones delante de nosotros tales como los Niños del Bosque, o incluso la secta religiosa que nos encontraremos al comienzo del juego y que está en contra de la electricidad. Hasta tal punto son determinantes nuestras decisiones que podemos hacer que algún compañero perezca en el camino por no haber elegido correctamente.

El mundo que rodea Metro Exodus está vivo y tanto facciones como animales lo pueblan y pueden estar a la vuelta de la esquina. Nos ha gustado mucho el comportamiento de la IA que en un momento dado y viendo que nosotros somos superiores se rinden y no nos atacan más e incluso de arrodillan ante nosotros. Ya es nuestra decisión el ser clemente y no hacer nada o tomar otro camino más cruel.

En cuanto a las armas hay distintos tipos de armas básicas con inspiración en armas reales como puede ser el Revolver o el Kalash pero que pueden transformarse de múltiples formas debido a todos los añadidos que además van cambiando sus características. Además nos darán un arma de gas comprimido que será necesario el ir cebándolo cada ciertos disparos. Lo mismo pasa con nuestra linterna que pasado un rato habrá que cargarlo con una máquina. Lo importante en las armas es sin duda es tenerlas en perfecto estado y limpias ya que de lo contrario nos van a dejar vendidos en más de una ocasión. Tendremos que ir encontrando entre los enemigos las 9 armas disponibles en el juego y sus respectivos complementos así como los objetos para nuestro Artyom.

Gráficamente Metro Exodus luce espectacular y la definición y las texturas están hechas con mucho mimo. Además el juego corre muy fluido. El nivel de detalle en los escenarios es brutal y el equipo de arte ha hecho un gran trabajo. Se nota como han cuidado todos los escenarios por los que vamos viajando en nuestro apasionante misión. Quizás se nos ha hecho un poco pesado el tiempo de carga que a veces se excede, pero aún así merece la pena. Además hay que destacar que incorpora un modo de foto muy completo que nos permitirá sacar asombrosas capturas de todo lo que nos rodea.

También el apartado sonoro destaca sobremanera. Jugar con cascos puestos y a todo volumen pone los pelos de punta y aterra porque no hay silencio en el mundo de Metro Exodus, las criaturas están haciendo sus ruidos y sus llamadas y nos veremos totalmente rodeados. La composición de la banda sonora es de gran calidad también y a esto sumamos que el juego viene doblado y traducido a nuestro idioma con lo que escucharemos un gran doblaje en español, que se agradece porque la calidad actoral es muy alta.

Metro Exodus es sin duda el mejor Metro hasta la fecha y por méritos propios. Sistema de juego de Sandbox, supervivencia salvaje, criaturas que asustan, multitud de armas con todo su realismo… A4 Games sin duda ha mimado cada detalle de Metro Exodus y Koch Media nos acerca uno de los productos del año. Si no has jugado nunca a un Metro, sin duda prueba las dos primeras partes pero con la tercera verás como la saga da un giro, pone otro punto de mira en el enfoque del juego y lo lleva a alcanzar cotas muy altas. Como decimos, Metro Exodus es uno de los juegos del año y de esos a los que todo amante del sigilo, de los tiros, de los RPG y de la supervivencia debe probar.