Compartir

Desde “¿Dónde está Carmen Sandiego?” no recuerdo un juego en el que tuviéramos el papel de un detective que está buscando a alguien a través de pistas. Esa sensación de sentirte como Colombo a la hora de encarcelar criminales me la ha rememorado este Mainlining, un juego bastante original tanto por su forma como por su contenido que llega ahora hasta Nintendo Switch y ha sido desarrollado por Rebelephant.

Mainlining es un juego como de película. Somos un hacker contratado por el MI7, una agencia de inteligencia al estilo del servicio secreto británico y tendremos que ir resolviendo diversos casos a través de nuestra pantalla del PC. Y es que el juego se desarrolla como si la pantalla de la televisión fuera un PC con Windows XP en los inicios de Internet. A partir de aquí tendremos que entrar en webs, hackear a través de MsDos con comandos…

Todas las herramientas, pistas y demás las tenemos a golpe de clic y de los “programas” que vayamos descargando y es que está muy bien realizada esta tarea ya que nos llegarán mails con documentos importantes y otros no tan importantes, tendremos un chat a la izquierda a lo Whatsapp dentro del PC donde los demás agentes hablan y nos dan pistas, y todo estará en una pantalla.

Por ejemplo, en la primera misión, para no desvelar demasiado de juego, deberemos atrapar a un delincuente que ha entrado en el sistema del MI7 pero sin que se sepa que nuestra red ha sido hackeada, entonces tendremos que encontrar, primero quién es el usuario que lo ha hecho, que de antemano conoceremos su alias pero no su nombre real, dónde se le puede detener y achacarle un cargo para poder ser detenido como tapadera. Por lo tanto entrando en distintas páginas, haciendo determinadas acciones, hackeando su pc para encontrar su IP y accediendo a una base de datos tendremos todo lo imprescindible para enchironarle.

En la segunda misión todo cambia y es bastante interesante y así a lo largo del juego de aventura Click&Point con un componente muy cinematográfico. Aunque desde el primer momento nos damos cuenta de que a veces el juego es un poco tedioso y nos aparta de la historia por cómo está construido. Al ser una pantalla de ordenador, funciona en modo portátil pero a la hora de tener que escribir comandos o direcciones web en el teclado, se hace bastante aburrido.

El teclado está dividido en dos partes, jugando en sobremesa cada parte corresponde a un stick de los mandos y el botón que selecciona la letra a cada gatillo. Entonces para escribir palabras tendremos que ir seleccionando la letra según sea de uno u otro lado y realmente es una labor que tras un rato, termina por cansar. Y además es que se usa a menudo esta función con lo que se retrasa bastante el juego si jugamos de esa manera aunque también es verdad que el juego permite conectar un teclado a la Switch para facilitar la tarea.

Lo mismo sucede en MsDos donde deberemos estar de arriba a abajo usando comandos y acordándonos y si tecleamos mal, tendremos que hacerlo de nuevo. Quizás es el punto más negativo de esta original aventura que quiere hacer pasar la Switch por un PC pero se han olvidado de darle más importancia a la parte táctil, que hubiera sido mucho mejor. Aún así, Mainlining nos da para unas horas de diversión, de creernos hackers, de tener una sensación de orgullo cuando encarcelamos a uno de los delincuentes y de efusividad cuando vamos averiguando las distintas pistas que nos llevan hasta ellos.

Gráficamente Mainlining es muy pobre con su simulación de Windows XP y poco más sin secuencias, ni grandes alardes. En cuanto al sonido tampoco destaca aunque se agradece que el juego esté traducido a nuestro idioma para poder entender todo correctamente.

Un juego de investigación haciéndonos pasar por un hacker de película de James Bond de esos que con dos clics está dentro del organismo más seguro del mundo es lo que nos propone Mainlining. Una aventura de Click&Point muy original y muy indie sin grandes alardes gráficos pero sí con un buen guión y bastantes notas de humor. Un juego reposado que nos hará pensar y darle vueltas a las pistas y que puede ser una opción para los que gusten de este tipo de aventuras de las que ya no se hacen a día de hoy.