Compartir

En 2015 el estudio Dontnod de la mano de Square Enix publicaba Life is Strange, una aventura al más puro estilo que hizo triunfar (y después caer) a Telltale Games con una historia aparentemente juvenil con Max y Chloe como protagonistas y que escondía una sorpresa mayúscula. Temas de Bullying y adolescencia hacían de este juego una experiencia única para protestar acerca de cómo se tratan los jóvenes en los institutos y de que eso sucede en realidad, más allá del componente fantástico de la historia.

Durante el año pasado se lanzo la precuela Life is Strange: Before the Storm donde profundizábamos más en el personaje de Chloe durante los 3 capítulos más el adicional con el que contaba el juego. Y llegamos a junio, cuando en el E3 se anuncia la segunda parte de Life is Strange y como adelanto, Square Enix publicaba de modo gratuito Las Increibles Aventuras del Capitán Spirit, donde veíamos una historia más dura y mucho más adulta y conocíamos visualmente a los dos protagonistas de Lla nueva entrega. Y por fin, tras 3 años, 3 millones de copias vendidas y gracias a Koch Media, podemos disfrutar del primer capítulo de Life is Strange 2.

El juego sigue manteniendo el universo de la saga pero cambia la historia totalmente ya que nuestros protagonistas son Sean de 16 años y su hermano Daniel de 9. Dos hijos de un inmigrante Mexicano que residen en Seattle y que tienen una vida normal hasta que un desafortunado incidente cambia la vida de ambos y comenzará una huida hacia adelante que nos pondrá en las situaciones morales a las que nos tiene acostumbrados el juego.

En esta ocasión tendremos que lidiar con el comportamiento entre hermanos, con la mentira, con el racismo y con la lealtad entre amigos y familia entre otros factores. Como decíamos antes, temáticas más adultas que su predecesor. Si bien es cierto que la historia continúa estando a un gran nivel, nos encontramos que falta algo de la fantasía, del secreto del primer Life is Strange, que no se revela hasta completado el capítulo. La duración de este primer Roads es de más o menos unas tres horas.

Entre las novedades que incluye la segunda parte en el modo jugable nos encontramos la posibilidad de saber qué es lo que tenemos que hacer mediante una lista de objetivos, esto ya nos lo mostraba Capitán Spirit y se mantiene, y es que por ejemplo al inicio del juego tendremos que preparar una mochila para una fiesta juvenil y la lista nos facilitará saber qué tenemos que llevar. A pesar de saber que estos objetivos son los que tenemos que cumplir, el juego nos ofrece la posibilidad de explorar libremente y de interactuar con otros personajes. En cuanto a estas interacciones también el resto de personajes van a interactuar con nosotros sin que seamos nosotros quienes tengamos que iniciar esta acción. Esto es algo que da mucha frescura al juego.

Dentro de la libertad de la exploración podremos ir haciendo o no haciendo acciones como por ejemplo, el juego nos da la opción de robar, pero podemos obviar esto y no hacer nada. Todo lo que hagamos y digamos influirá en el futuro y en la historia y de nosotros depende el qué suceda después. Eso sí, hagamos lo que hagamos, la historia va a discurrir hacia un mismo punto, pero es nuestra decisión el llegar por uno u otro camino que son los detalles que personalizan esta aventura

Seguimos teniendo el modo de diálogo eligiendo, según el botón que pulsemos, la respuesta que queramos ofrecer, sin embargo han implementado un modo de decisiónes importantes en los que la pantalla se divide y optaremos por las distintas decisiones según el lado de la pantalla. Estas, como decimos, son las decisiones que de verdad marcan el devenir de la aventura.

Gráficamente se nota la calidad y los detalles gráficos del motor Unreal Engine con personajes más reales y entornos más detallados. La ambientación es muy buena tanto dentro de los lugares cerrados como en plena naturaleza.

El juego viene con voces en inglés pero traducido localmente al Español. Una buena traducción pero que chirría en algunas palabras y algunos calificativos dentro de la historia que no concuerdan mucho con el tipo de personaje americano al que describen. En cuanto a la Banda Sonora sigue la inercia del primer juego y está a un gran nivel tanto en las partes donde escuchamos canciones de rock e indie como en la música ambiental que suena mientras exploramos y que nos hace más ameno este juego.

Life is Strange 2 nos lleva al profundo Estados Unidos donde conoceremos gente amable y gente racista, desconocidos que nos ofrecen ayuda y otros que nos quieren humillar. La vida real es así y Life is Strange 2 la refleja perfectamente, hace un cuadro de lo que es la américa profunda cruda y sin filtros en la huída de dos jóvenes hacia México. La historia tiene un buen comienzo pero el factor sobrenatural está utilizado a pinceladas, algo que hace que decaiga un poco pero que tras acabarlo nos deja con ganas de mucho más. Life is Strange 2 es un digno sucesor de su primera parte, pero veremos cómo se va desarrollando la historia y cómo introducen la parte sobrenatural.