Quantcast

Análisis Hearthstone: Cenizas de Terrallende – El cazador de demonios hace su aparición en escena

Blizzard nos vuelve a sorprender con una nueva expansión para su juego estrella de cartas: Hearthstone. Esta vez el nombre de la expansión es Cenizas de Terrallende e incluye una aventura que se encuadra dentro de todo lo que rodea a World of Warcraft de la forma más cercana posible.

Una nueva clase, la décima, y la primera desde el lanzamiento del juego. El cazador de demonios. Esta clase, junto con el prólogo están disponibles sin gasto alguno, con la última actualización del juego, así que eso es de agradecer a Blizzard. Además tendremos 30 nuevas cartas de forma gratuita y un mazo estándar de la nueva expansión tras haber terminado el prólogo, 4 misiones divertidas que nos introducen a este nuevo contenido y en el que tendremos la opción dejugar con Illidan, personaje conocido de WOW.

Junto con el Cazador de Demonios se añaden nuevas cartas de esbirros, como son los Demonios Encarcelados y una nueva clase de carta para todos los personajes, los Legendarios Supremos. Sumamos que a partir de ahora, si cada personaje recibe 10 nuevas cartas para cada uno, este nuevo Cazador de demonios obtendrá 15 nuevas cartas para que vaya equilibrándose junto al resto de personajes.

Si analizamos más detenidamente al cazador de demonios, nos damos cuenta con menos cartas que el resto de clases, es normal, ya que es un recién llegado, sin embargo podemos decir sin lugar a dudas que son muy poderosas y que le puede plantar cara al resto de clases en combates 1 a 1. Su poder es Garras demoníacas que le da 1 punto de ataque al héroe por cada 1 de maná. Una habilidad ideal para hacer combos muy destructivos.

Si te decides por jugar con esta clase, te vas a dar cuenta de que lleva un juego agresivo pero versátil. Podremos apoyarnos en Illidan o basar el juego en demonios. Podremos usar ataques frontales, usar gran cantidad de esbirros que tras morir generan un efecto o podremos controlar el tablero con demonios de gran poder.

Un elemento que caracteriza al cazador de demonios son las cartas de Marginado, que otorgan una habilidad al ser jugadas de determinada manera, tampoco queremos spoilearos todo el contenido y todas las nuevas cartas, así las descubrís por vosotros mismos. Quizás los contrapuntos de esta nueva clase son el sacerdote y el druida, que nos pueden poner en problemas si no manejamos bien nuestros recursos.

Quizás la clase del cazador de demonios no es la ideal para los recién llegados al juego, ya que por sus cartas necesitamos conocer bien la estrategia a desarrollar. Aunque por otra parte ofrece una de las cartas más potentes del juego, la legendaria Kayn Furia del Sol, que incluye una nueva habilidad que te permitirá acabar con el enemigo en un solo turno. Sin embargo otra de las debilidades que tiene este cazador es la imposibilidad de ir limpiando de enemigos la mesa y si nos encontramos a un rival que no hace más que sacar esbirros, nos pondrá en problemas.

Pero la novedad no llega solo con la nueva clase y el prólogo, también se reinventan mecánicas del juego para cada clase con hasta 135 cartas nuevas que se incluyen en el juego. Algo que hará reaflorar nuestra afición por el juego si la habíamos perdido.

Unido a las nuevas mecánicas viene un reajuste de emparejamientos que hace, quizás, de Cenizas de Terrallende la mejor expansión hasta la fecha para Hearthstone. Se nota que Blizzard tiene muy bien cuidado al juego y sin duda este nuevo contenido merece la pena para seguir jugando o para retomar uno de los juegos de cartas que más éxito tienen en la actualidad.

Comentarios de Facebook