Compartir

Vuelve GRID por la puerta grande y viene acompañado del asesoramiento y aparición estelar en el juego del piloto multidisciplinar Fernando Alonso. Codemasters retoma su saga GRID haciéndole un reinicio y un lavado de imagen para ponerla al día de las nuevas consolas. GRID contiene lo mejor de la simulación y lo mejor del arcade para, de la mano de Koch Media, dejarnos un gran juego de carreras.

El enfoque de GRID está en su carrera profesional. Esta consta de 6 categorías en donde podremos jugar con los más de 70 coches en los 13 circuitos disponibles al comienzo. Las disciplinas que tenemos son Touring o Turismos, es decir, coches “de calle” llevados a la competición como el Ford Focus o el Golf, pero también entran otros vehículos más potentes como el Audi RS3, el Chevrolet Camaro y máquinas clásicas como el Ford Capri o el BMW M1 Turbo.

El grupo de Stock reúne coches Muscle o americanos de competición y más potentes que la anterior categoría. Aquí nos encontramos el Pontiac Firebird, Ford Mustang Mach 1 o el Dodge Challenger SRT entre otros.

El tercer grupo, el Tuner contiene coches deportivos como el Mitsubishi Lancer Evo VI, el Honda S2000, más potentes como el Mazda RX7 o los tope de gama como el Audi R8.

El cuarto grupo de coches es el GT donde están los coches de competición veloces como el Aston Martin Vantage, el Viper GTS-R, el Ford GT o los superveloces Acura Dpi y Cadillac Dpi-V.R

También hay un grupo extra de coches, invitational con vehículos que tienen carreras exclusivas de ellos, aquí está el archiconocido Renault R26 campeón del mundo de Fórmula 1, el Mini Miglia Challenge, el monoplaza Jedi F1000 o el Ferrari F430 entre otros muchos. Estos tienen sus propias categorías y copas dentro de las distintas disciplinas como por ejemplo la Copa Mini en la que solo compiten entre ellos. En las cuatro anteriores y en esta categoría hay 13 pruebas de las que hay que completar 10, según los requisitos que se nos ponga, ya sea quedar en podio, o quedar 2 o 1º, para jugar el evento final. Este evento da acceso al GRID World Series, que es una conjunción de todas las categorías y que se abre cuando acabemos 4 de las 6 categorías.

Podremos correr en las cuatro categorías, Touring, Stock, Tuner o GT y también tendremos dos más disponibles, la de Fernando Alonso que reúne carreras con monoplazas y coches rápidos y también la Invitational, compuesta con hasta 24 carreras con los vehículos de su disciplina. En esta categoría no desbloqueamos las carreras corriendo las de la misma categoría, para desbloquearlas tendremos también que participar en otras categorías. Este requisito al situarnos encima de cada prueba se nos dice qué se necesita.

Quizás se nos queda escaso el tipo de carreras que hay disponibles ya que solo son carreras de pocas vueltas con hasta 4 rondas, es decir, 4 pruebas y también contrarrelojes, es decir una serie de vueltas junto con otros coches pero que la posición se define por el que haya hecho la vuelta más rápida, no por la posición en el propio circuito..

El juego nos pondrá en una posición en parrilla pero nosotros podremos hacer la pole antes de cargar la partida con una vuelta rápida, es algo que se agradece ya que salir atrás puede ser muy inconveniente y nos quitará posibilidades de ganar debido a las peloteras que se forman en las primeras curvas con todos los coches intentando entrar y atascándose, al igual que sucede en las carreras reales.

En cuanto a la jugabilidad, Codemasters vuelve a dotar a GRID con esa unión perfecta entre simulación y arcade. Realmente el juego tira más para el arcade pero si que hay ciertos puntos de conducción real. Esto hace que la conducción sea muy accesible para todos los públicos y no únicamente reservada a los expertos como es el caso de otros juegos de carreras. En GRID manejaremos muchísimos tipos de coches y se nota realmente la diferente conducción entre turismos, más fáciles de llevar o los F1000 que son caballos desbocados, ni que decir tiene que hay que tener cierta experiencia en el juego para poder llevar los coches más rápidos. El punto de arcade se observa en el paso por curva con un derrape que permite disfrutar del deslizamiento y en la mayoría de las veces controlando el coche.

El juego también da la opción de jugar con y sin ayudas, si retiramos todas las ayudas a la tracción a la estabilidad y al freno el juego torna a ser más simulación. Esto depende de tu rango y tus gustos puedes modificarlo incluso en la propia carrera. También hay más opciones de configuración, desde la dificultad de los pilotos, que tiene una buena curva para todos los jugadores hasta opciones en el coche como la relación de la transmisión, los amortiguadores y muelles, el reparto de frenada o las barras estabilizadoras. Por supuesto que en la parte de equipo también podremos poner el nombre propio a nuestro equipo de carreras e incluso modificar los diseños de los coches entre la amplia variedad que hay y que iremos desbloqueando así como contratar por un precio a nuestro compañero de equipo dependiendo de la prueba que corramos y de su nivel en esa prueba.

Al ir corriendo carreras iremos subiendo de nivel según nuestra habilidad, velocidad y agallas y este aumento de nivel nos da acceso a mejores pilotos y nuevas modificaciones de pintura en los coches además de fondos y elementos para nuestro perfil en línea. También el modo carrera cuenta con algunas opciones novedosas como el modo rival, que hace que uno de nuestros contrincantes, ya sea el que va por detrás de nosotros en el campeonato o un piloto al que choquemos en carrera se convierte en nuestro némesis y será más agresivo contra nosotros. También podremos, utilizando la cruceta, pedir información sobre nuestro compañero, nuestro rival o daños del coche y hacer que nuestro compañero guarde la posición o ataque para ganar puestos en carrera.

Si no queremos jugar solo el modo profesional y queremos crear una carrera, con modo libre podremos hacerlo eligiendo circuito, categoría e incluso nombre de la prueba así como el número de rivales.

El modo multijugador se compone de partidas privadas y de matchmaking público y aquí competiremos contra hasta 16 rivales a través de internet, algo que alarga por mucho las horas de juego de este GRID. Destacamos que en el modo de espera el juego nos sitúa en una pista coches de stock en el que podremos enfrentarnos a los demás jugadores a golpe limpio o practicar el derrape mientras se carga la partida y esperamos el resto de jugadores.

Gráficamente GRID luce genial y el modelado de los coches está muy bien recreado en comparación con la realidad. Los circuitos, a pesar de que ya los vimos en entregas anteriores también están muy bien llevados al juego. Destacar que en cuanto a condiciones de luz y meteorológicas, los circuitos tienen cambios según hora del día o si llueve, algo que hace que varíe las condiciones de conducción. La presencia de Fernando Alonso nos hubiera gustado que fuera más determinante ya que tan solo podremos correr contra él y con sus skin de su equipo y con su marca de ropa.

A nivel de Sonido también suena bien con cada motor asemejándose a su equivalente en la realidad. Las melodías ambientan y el doblaje si que destaca con voces en español que nos van acompañando a lo largo de la carrera tanto como el ingeniero a través de la comunicación por el coche como por los altavoces del circuito.

GRID es uno de esos juegos en los que todo el mundo que juegue se lo va a pasar bien porque no necesita muchos requisitos para comenzar a jugar y mantener dentro del asfalto un coche. La unión perfecta entre simulación y arcade que tan bien ha sabido llevar en la saga Codemasters y que vuelve a repetir en este reseteo de la saga. Gran cantidad de coches, gran cantidad de circuitos, quizás pocos modos de juego pero que en el futuro se ampliarán y un decente multijugador para pasar las horas. Sin duda una gran elección que vuelve a ser una apuesta de Koch Media y que encantará a todos los amantes del motor.