Compartir

Que recordemos, pocos juegos inspirados en el siglo XVII se han visto en el mercado y este es uno de ellos para todos aquellos amantes de la estética barroca de aquella Europa de 1600. Desarrollado por el estudio francés Spiders, este GreedFall aúna toques de Skyrim con toques de The Witcher en una historia de rol que nos permite gran libertad en muchos aspectos y que es uno de los tapados del año, un título honorífico que desde aquí otorgamos a esos juegos de grandísima calidad pero que son lanzados junto a otros de gran renombre y mayor presupuesto pero que no tienen nada que envidiar. Sin duda GreedFall es candidato a este galardón de tapado del año y es otra apuesta triunfante de los amigos de Koch Media.

Como decíamos, GreedFall nos sitúa en un mundo inventado inspirado en el barroco del XVII europeo. Nos ponemos en la piel de un personaje personalizado a nuestro antojo con un editor. Somos la esperanza de un pueblo asolado por una enfermedad ya que tendremos que viajar hasta una isla en donde se cree que está la cura a este mal que está asolando el viejo continente. Antes de viajar tendremos que buscar a nuestro primo, que será el gobernador y resolver algunas misiones que nos permitirán ver cómo se va desarrollando el juego. Tras recorrer por algunas horas la vieja ciudad y resolver un asunto con una de las criaturas gigantescas mágicas procedentes de la nueva isla, procederemos a nuestro viaje en busca de la cura para la enfermedad Malichor a Teer Fradee.

Allí nuestro primero será el gobernador mientras que nosotros representaremos a la Congregación de Mercaderes. El mundo de GreedFall tiene 6 gremios, como hemos dicho la Congregación, la Alianza del Puente, Theleme, la Guardia de la Moneda, los Nautas y los Insulares. La Congregación de Mercaderes es la gobernanta del viejo y del nuevo continente mientras que la Alianza del puente son otra nación. Theleme por su parte viene a ocupar el puesto de la religión y defienden su fe hasta las últimas consecuencias. La Guardia de la Moneda es el ejército del mundo, los Nautas son los marineros, una clase con normas bastante peculiares que iréis descubriendo desde muy pronto en el juego y finalmente los Insulares que son la tribu local del nuevo mundo Teer Fradee.

Tras explicar un poco la conformación del mundo vamos a pasar a la jugabilidad y es que si por algo se caracteriza GreedFall es por su libertad a la hora de dejarnos modelar al personaje a nuestro gusto, tanto a nivel de caracterización como en su desarrollo. Tendremos que darle una clase inicial con unos puntos que podremos gastar en las distintas habilidades, atributos y talentos. Podremos hacer un ágil espadachín o un robusto personaje con armas pesadas o también plantearlo como un mago o un tirador con arma de fuego. A partir de aquí tendremos que hacer misiones para ir ganando distintos puntos a medida que vayamos subiendo de nivel con la experiencia que vamos recogiendo.

En cuanto a los atributos podremos elegir fuerza para armas pesadas, Constitución, precisión, agilidad, poder mental y voluntad. Cada una de ellas nos sirve para poder equipar mejores armas y armaduras y podremos subir cada nivel hasta un máximo de 5 puntos. Y por si esto fuera poco también tendremos que conseguir y gastar puntos de talentos en carisma para convencer con el habla y pagar menos en tiendas, ciencia para fabricar pociones, forzar cerraduras para abrir puertas y cofres sin tener la respectiva llave, intuición para recolección de ingredientes, artesanía para mejorar armas y armaduras por nosotros mismos y finalmente vigor para realizar diversas acciones como pasar por un tronco en equilibrio, salta o escalar.

A la hora de luchar podremos hacerlos con armas de golpe, con armas de filo, con anillos que lanzan poderes y con pistolas y armas de fuego. El combate es sencillo, tenemos un ataque desequilibrante y un ataque normal y la posibilidad de cubrirnos y realizar un contraataque en el momento justo o esquivar. También a medida que luchamos tenemos una barra de furia que va subiendo y que nos hace dar golpes que quitan mucha vida al enemigo. El combate es bastante estilo Dark Souls, deberemos tener cuidado para que no nos maten y controlar la vida. En este caso no hay barra de resistencia, así que podremos atacar y esquivar sin problemas. También podremos usar el botón de pausa táctica donde se para el tiempo y podremos elegir con calma la siguiente acción, ya sea atacar o tomar poción. Es una forma de darle un poco de pausa a un combate tan frenético.

En el equipo podremos elegir hasta 2 compañeros más aparte de nosotros, cada uno tendrá una especialidad diferente y podrá usar diversas armas y armaduras. Hay gran cantidad de armas y armaduras por el juego que además son mejorables. También podremos ir al forjador a crear o mejorar las que tenemos. Según el arma hay varias ranuras de mejora y si tenemos los ingredientes que habremos recolectado en nuestros viajes, podremos pedir que nos la haga. Y si tenemos la habilidad, en las mesas de trabajo podremos crearlas nosotros mismos.

En cuanto a las ciudades, son entes llenos de vida en los que hay multitud de cosas por hacer, ya sea misiones secundarias muy al estilo The Witcher 3 en donde deberemos resolver asuntos que darían para misión principal en cualquier otro juego y no son para nada cortas. Deberemos elegir cómo actuar, si ir a lo bruto y matar a todo lo que se nos ponga por delante, algunas veces no tendremos más remedio, o elegir ir por el camino del diálogo. Cómo hacer cada misión es nuestra decisión ya que la mayoría de estas no tienen una única forma de realizarse.

Las misiones principales son del estilo que las secundarias pero harán avanzar la historia. También podremos elegir diálogo a usar, esto permitirá ponernos a favor o en contra de las distintas facciones del juego, incluida la nuestra y trabar amistad o enemistad con los distintos personajes. Cuidado con cómo actuamos porque quizás más adelante necesitemos ayuda y nos dejen sin ella por haber elegido mal anteriormente. Y por supuesto podremos hacer contratos que encontraremos en los tablones en las distintas ubicaciones y también podremos encontrar textos que nos den pistas de algunos tesoros ocultos.

Finalmente tenemos que hablar del mapa de GreedFall y es que no es completamente transitable. Al salir de una ciudad deberemos caminar por cierta parte de campo pero al ir al límite de este, viajaremos a una ubicación elegida en el mapa. En medio y entre carga del nuevo escenario tenemos un campamento donde descansar y seguir el viaje. Hay parte de campo, sí, pero no es demasiado amplio como el mapa entero, eso sí, es suficiente como para explorar y encontrar pelea tanto con bestias como con distintos rufianes que andan atracando viandantes. Para viajar de manera más rápida el juego también pone a nuestra disposición las caravanas, que nos transportan por una cantidad de dinero.

Gráficamente GreedFall rinde a gran altura tanto en sus personajes como en los escenarios. Nos sentiremos realmente como en una ciudad de 1600 con su ambientación perfectamente recreada y sus calles y edificios de ese estilo barroco tan característico. El interior de las casas también está muy bien detallado. Además el juego corre con fluidez y no hemos notado ralentizaciones que entorpezcan la experiencia. La música cumple su cometido ambiental y deja algunas piezas que otorgarán el punto especial a los momentos épicos. El juego está doblado correctamente al inglés y con subtítulos en español para que podamos leer todo y enterarnos.

GreedFall tiene ese punto que te hace querer seguir adelante ya sea por ver cómo va transcurriendo el guión y mejorar al personaje para poder seguir avanzando. Rápidamente vamos a encontrarnos con personajes con gran carisma que nos harán odiarlos o amarlos. El combate está muy bien implementado y quizás al inicio cueste hacerse a él pero con un ratito jugado sabremos esquivar, atacar y realizar contraataques perfectos. Spiders Studio ha sabido crear la mezcla perfecta entre The Witcher 3 y Skyrim aunque con bastante menos libertad de movimiento por el escenario, aún así, GreedFall hará las delicias de los amantes del rol porque es uno de esos juegos a los que merece dedicar horas de diversión, además nos llega a España de la mano de Koch Media.