Compartir

Con una serie de lanzamientos nos sorprendía Nintendo durante este confinamiento. Uno de ellos era inminente, Good Job! Un divertido juego de puzzles en los que debes resolver ciertas situaciones de la manera que mejor puedas. Paladin Studios está detrás del desarrollo de este entretenido indie para Nintendo Switch.

En este juego somos el hijo de un gran empresario que quiere poner sobre nuestros hombros el peso de toda su empresa, pero para ello, deberemos ir aprendiendo todos los entresijos del trabajo e ir ascendiendo, tanto de rango como por el gran edificio en el que se desarrolal este juego. Deberemos ir resolviendo puzles y los más variopintos problemas para ir avanzando entre fases y así conseguir los tan ansiados ascensos que nos permitan subir a una planta superior.

Las distintas salas de cada piso son los niveles. Y una sorpresa os esperará tras cada puerta. No hay un punto de unión entre los niveles si no que cada uno expone su problema y allá nosotros cómo lo resolvamos. Estaremos manejando un muñeco con total libertad por todo el escenario. Al comienzo se nos pedirá resolver un problema, como es un juego que va sorprendiendo a medida que vamos avanzando, os diremos por ejemplo uno de los primeros problemas para no haceros mucho spoiler. Imaginad que se os pide conectar un proyector en un auditorio. El proyector se encuentra en otra sala lejana. Será nuestro trabajo el buscarnos cómo llegar a conectar ese aparato.

Bien, lo interesante de este juego es la libertad total que nos permite para resolver situaciones. Pongámonos en el ejemplo anterior. Tendremos empleados que no dejan que pasemos, puertas cerradas, enchufes que abren otras puertas, cristaleras… Podemos intentar ser lo más correctos posibles y sentar bien a los empleados para que se retiren, enchufar y permitir que las puertas se abran, resolver las cosas intentando esforzarnos en colocar todo como debe ser. Pero, y aquí está la gracia, podemos reventar puertas tirándoles objetos con los cables de los enchufes a modo de tirachinas, podemos destrozar salas, jarrones, cristaleras, paredes incluso… El juego cuenta con una física increíblemente buena y podemos terminar las fases reventando todo y dejándolo como si una manada de ñus hubiera pasado por allí.

El juego al final del nivel nos valora según el tiempo que hayamos tardado y la destrucción que hayamos causado, pero bien es verdad que a veces ser destructivos es lo más divertido. Por ejemplo, necesitamos transportar unas cajas y rozamos un carísimo jarrón, con tan mala suerte que el recipiente ha ido al suelo, a nosotros, no nos juzgueis, se nos ha escapado una carcajada. Posteriormente no va todo con las manos, aparecerán herramientas e incluso vehículos. El caos que nos tiene preparado el juego puede ser importante, pero cuidao, a veces no todo es tan básico como nos muestra el juego, cuando vayamos avanzando, hay que darle un poco de vueltas a la cabeza para resolver según qué situaciones, porque la que parece más sencilla y rápida, una vez inmersos en realizarla, nos ha dejado bloqueados. Good Job! A veces pone trampas.

Otro de los puntos interesantes y para destacar de este Indie de Switch es el modo multijugador local para tener la ayuda de un segundo jugador en modo local. Una pena que no hayan implementado el cooperativo online, pero, en estos tiempos de encierro, es un soplo de aire fresco el poder jugar con otro familiar cada uno con el Joy-Con a completar los niveles y ayudarnos mutuamente. Podremos descubrir secretos, conseguir objetos para personalizar al protagonista como son gorros, gafas y chalecos y pasar un buen rato divertido

Gráficamente el juego cumple. Es un juego sencillo pero con un buen apartado artístico y muy colorido que nos permite ver rápidamente lo que debemos hacer. La perspectiva isométrica, es decir, desde arriba, permite que a veces el juego juegue con nosotros, valga la redundancia. La física funciona en general muy bien y todo hace y se mueve como se debe mover en la realidad. El sonido también cumple. El juego viene traducido al español, algo que se agradece y nos permitirá enterarnos de los textos en pantalla.

Good Job! Es un soplo de aire fresco en cuanto a los juegos de puzzles que utilizan la física. Nos da gran libertad de acción, pudiendo ser lo más destructivos del mundo o llevar el mayor cuidado para no romper nada, pero siempre con el objetivo de completar los problemas que se nos ponen en pantalla al comienzo de cada misión. Un rato bueno de diversión incluyendo multijugador local en este juego que ha sido desarrollado por los chicos de Paladin Studios para Nintendo Switch y que nosotros ascendemos a uno de los más interesantes que han aparecido hasta la fecha de este género de puzzles y físicas.