Compartir

Genesis Alpha One es uno de esos juegos indie que mezcla varios formatos de una manera muy curiosa, resultona y realmente ofrece una gran experiencia de juego. Los chicos de Radiation Blue y Team 17 nos traen una aventura en la que nuestro objetivo será salvar a la humanidad y para ello tendremos que salir de nuestro sistema solar y buscar nuevos planetas y recursos en nuestra nave Génesis.

Para empezar tendremos un tutorial breve pero que pone las nociones básicas del juego, cómo construir la nave, cómo ir creando salas, para qué sirve cada sala, buscar planetas, defender nuestro espacio vital e incluso visitar territorios inexplorados y atraer basura espacial en busca de recursos para la fabricación de más habitaciones. Este tutorial es bastante básico y la mecánica del juego la tendremos que ir aprendiendo con el sistema de error-acierto. La curva de dificultad de Genesis Alpha One es alta al comienzo ya que si no cuidamos la nave pronto tendremos visitantes alienígenas destrozando tanto a nuestra tripulación como la nave en la que viajamos.

La tripulación que creemos será a base de clones y el capitán, al que encarnamos nosotros es posible que muera si le exponemos a los peligros del juego por lo que esta muerte será permanente y automáticamente otro tripulante será nombrado capitán, una vez ocurra esto, encarnaremos al nuevo capitán. La partida termina si nos quedamos sin nave o sin tripulación. Como decíamos tendremos que ir a explorar sistemas y planetas para encontrar recursos que nos sirven para mejorar nuestro sistema. Los planetas están creados de forma procedimental, así como las razas alienígenas, así pues una partida no será igual a otra.

En los planetas con razas propias de allí encontraremos su materia con la que podremos mejorar la clonación a cambio de perder otras habilidades, por ejemplo podremos crear con ciertas materias, tripulación más resistente pero menos hábil a la hora de ciertas tareas. Esta tripulación nos ayudará en muchas tareas haciéndolas automáticamente como es la habitación de la granja o usando el rayo gravitacional que atraerá la basura y con ella ciertas criaturas. Nosotros nos encargamos de la seguridad de la nave colocando torretas para acabar con estas alimañas que nos querrán, literalmente, comer.

El sistema de crafteo está muy bien realizado y podremos hacer la nave a nuestro gusto pero siempre midiendo el espacio y con cierta lógica ya que a la hora de crear habitaciones nuevas tendremos un plano 3D de la nave pero al pasear, estaremos en primera persona y es fácil que si no lo hemos colocado con cabeza, nos perdamos entre los pasillos ya que no hay un mapa para ver dónde está cada habitación. Cada nueva zona se marca con un título en la puerta de entrada.

Podremos bajar a los planetas nosotros mismos o enviar a tripulación y aquí la misión será recoger material valioso y regresar sano y salvo, estas misiones pueden hacerse repetitivas porque las zonas de recogida no son demasiado grandes y no se ve mucha diferencia entre ellas.

Con el arsenal que tenemos podremos ir eliminando a los alienígenas que nos encontremos en los planetas o incluso que se cuelen por la basura espacial dentro de la nave. Es importante saber dónde y cómo colocarlas ya que unas simples arañitas del espacio pueden dar al traste con toda la nave y eso significa que con la humanidad. Pero si aprendemos, una vez nos suceda, a elegir la mejor ubicación, podremos seguir trabajando y haciendo nuestras tareas sin mayor preocupación.

La clonación es algo básico también en el juego ya que es la manera de reproducirse de esta nave y la manera de aumentar a la tripulación. Una tripulación que debe estar bien preparada y lista para cualquier actividad. El sistema de clonación permite crear nuevos miembros con una gran cantidad de opciones, rasgos y caracteres. Esta clonación, como decíamos antes puede mezclarse con el ADN de las criaturas de los planetas para modificar ciertos rasgos y habilidades de los personajes.

Gráficamente el juego es muy básicos y no se le puede pedir demasiado, aún así cumplen su cometido al utilizar el Unreal Engine 4. La atmósfera de ciencia ficción y de nave de película tipo Alien está perfectamente recreada a partir de una sabia utilización de la paleta de colores.

En cuanto al sonido crea una buena ambientación y de igual manera cumple sin grandes alardes. El juego viene traducido al español pero con voces en inglés, algo que se agradece para poder enterarnos de cada descripción de salas que no aparecen reflejadas en el tutorial y que se hacen imprescindibles aprender.

Gestión, exploración, acción y estrategia están unidos en este Genesis Alpha One en nuestra misión por salvar a la humanidad a partir de clones y de planetas creados en vivo por el juego. Es divertido y se pasan las horas rápido jugando a esta buen juego a pesar de que empezar es complicado por la complejidad de cosas que podremos hacer y que no nos cuentan para no tirar a la basura a la civilización. Los amantes de la estrategia y acción tienen una cita con este Genesis Alpha One que no les va a defraudar.