Compartir

11 Bit Studio vuelve a la carga con uno de esos juegos que nos deja una muesca en el alma. Todos los juegos que van sacando tienen un gran calado moral, tal fue el caso de This War of Mine que nos ponía en plena Guerra de los Balcanes o Beat Cop, que ya analizamos aquí y también juega con la moralidad. Frostpunk es un juego de estrategia y gestión que también nos pondrá en situaciones en las que deberemos interrogarnos a nosotros mismos qué es lo mejor que podemos hacer en situaciones de extrema crudeza.

Nuestro papel en Frostpunk es el de ser los gobernantes de la última ciudad conocida de la Tierra en un mundo congelado gracias al cambio climático. Esta ciudad gira en torno a un generador alimentado por carbón del cual nos tendremos que encargar para que la ciudad y la gente no muera. Este generador dará energía y calor a todos los ciudadanos que sobreviven en este clima extremo que llega a alcanzar los 70º centígrados bajo cero.

Comenzamos con un generador apagado y deberemos encargarnos de enviar a la mano de obra disponible a por carbón para encenderlo y que la vida sea algo más apacible. También deberemos jugar con esta mano de obra para que vayan a recoger recursos de madera y de acero. También deberemos construir un comedor y una cabaña de cazadores para proporcionar alimento a nuestro pueblo. Poco a poco la ciudad va tomando vida y vamos a ir teniendo la capacidad de recibir peticiones de los ciudadanos en cuanto a servicios. Rápidamente deberemos hacer un centro médico para tratar a los enfermos, un taller para investigar nuevos edificios e incluso balizas para localizar a expedicionarios perdidos.

Tendremos que jugar con el calor para que los edificios sean efectivos. La ciudad se construirá básicamente en anillos concéntricos, nosotros deberemos construir alrededor del generador, que aportará calor en anillos. Así pues las primeras viviendas y puestos de trabajo deberán ir lo más cercano a él para que sean eficaces y la gente esté a gusto y no enferme por la noche con el frío. Y es que el frío merma la capacidad productiva de todo edificio que no esté expuesto a una fuente calorífica.

En el taller podremos investigar mejoras para que el generador sea más potente, para que se instalen calefactores en los edificios a cambio de más gasto de carbón y otro tipo de mejoras y edificios nuevos que mejorarán la calidad de vida de nuestra ciudad. Eso sí, siempre tenemos que tener en cuenta que todo puede cambiar con una ola de frío que nos baje la producción de algún elemento indispensable y nos haga una avería en el barco. Deberemos construir con cabeza y con sentido común y siempre sabiendo qué estamos haciendo, cualquier pequeño fallo echa al traste nuestra ciudad (o a nosotros, porque si perdemos, seremos destituidos de nuestro puesto de alcalde). La parte de fuera del muro de nuestra ciudad también cuenta. Podremos rescatar expediciones para añadirlas como mano de obra, podremos reutilizar asentamientos o incluso aprovechar para nosotros los recursos que las ciudades abandonadas hayan dejado.

Hasta aquí es un juego de gestión en el que tendremos que mantener bajos los niveles de descontento de la gente y altos los niveles de esperanza. Parece fácil pero ciertamente no lo es y nos llevarán unas cuantas horas aprender todo lo esencial para que no baje la esperanza o suba el descontento. Para ayudarnos a ello tendremos unas decisiones que tomar que juegan bastante con la moralidad y con saber realmente qué es lo mejor para que sigamos con vida. Una de las primeras peticiones que nos va a hacer la gente es la de dar un entierro digno a sus muertos con un cementerio, podremos elegir el hacer este cementerio o crear cámaras para dejarlos congelados. Podremos crear turnos de 24 horas de trabajo o incluso crear explotación infantil si nos falta personal para los trabajos de recolección. Todo esto va a base de leyes que en un principio sirven para combatir todo lo que nos afecta como hambre, ocio, trabajo, e incluso enfermedades decidiendo cómo tratar a nuestros enfermos.

Cuando el juego vaya avanzando se nos dará la oportunidad de crear una religión que mantenga bajo su yugo al pueblo o incluso podemos hacernos un gobernante tirano y crear leyes que quiten la libertad de la gente y jueguen con su miedo creando puestos de guardia, prisiones o incluso patrullas de vigilancia vecinal. Esto desembocará en que la esperanza cambiará a obediencia y este valor es el que nos tendrá el pueblo según nuestra forma de gobernar. Aquí ya la moralidad nos afectará bastante y deberemos ver cuál es el mejor acto para tener al pueblo controlado y garantizar nuestra supervivencia a cambio de un acto que nos revuelva las tripas. Realmente no queremos haceros spoilers, bastante hemos contado ya y siempre es mejor descubrirlo por uno mismo.

Realmente en Frostpunk deberemos estar atentos a bastantes aspectos de la gestión, ya sea la de recolectar recursos, tener contentos a los ciudadanos, ordenar leyes que vayan en beneficio de la supervivencia, controlar el calor del generador, los trabajadores en cada edificio, los turnos de trabajo, etcétera. Es fácil el hacerse con el control porque además el sistema implementado en consolas es muy intuitivo de manejar, sin embargo el tener todo bajo control nos llevará algunas horas porque al comienzo siempre se nos escapará algún factor y se nos arruinará la partida, pero con paciencia y experiencia podremos manejar perfectamente nuestra ciudad.

Además del modo escenario con 4 campañas de larga duración en las que hacer sobrevivir a diversas ciudades y pueblos y en donde los factores cambian, Frostpunk nos da un modo infinito para tirarnos las horas muertas con todo desbloqueado y sin límite. Parecen realmente pocos modos de juego pero os aseguramos que os va a dar mucho de sí y que cada partida va a ser un reto hasta que os hagáis completamente con el control.

A nivel gráfico se ve bastante bien Frostpunk sin destacar, podremos hacer zoom e incluso ver las luces de nuestros súbditos cuando van a su puesto de trabajo, el juego de luces es bastante bueno y la sensación de frío está muy conseguida. Al final incluso nosotros acabaremos con sensación de congelación.

El juego viene traducido al español con subtítulos y en cuanto al sonido las melodías son bastante buenas y ambientan con su toque de que estamos viviendo una calamidad. Los efectos utilizados también son buenos.

Frostpunk es un juego de gestión y estrategia diferente en el que las decisiones morales y el cambio de rumbo pone ese toque de originalidad. Deberemos hacer que la última ciudad conocida de la humanidad sobreviva y para ello tendremos que hacer y decidir cosas que nos revolverán el estómago pero que hay que hacerlas. 11 Bit Studio lo vuelve a hacer y crea otro juego genial para consolas de esos que te marcan, si sois amantes de la estrategia y de la gestión, este juego os encantará.