Compartir

Siguen saliendo juegos de supervivencia ya que es un género que está muy de moda. En esta ocasión le toca el turno a Fade to Silence, un juego de este género con luces y sombras pero con una original e interesante idea desarrollada por Black Forest Games y nos llega a España de la mano de THQ Nordic y Koch Media.

En esta aventura se nos lanza a un mundo helado en el que somos guiados por un ser sin cuerpo pero con una capa que nos enseña a cómo ir sobreviviendo durante toda la historia. Fade to Silence mezcla varios géneros de desigual manera ya que algunas veces está mejor implementado en el juego y en otros aspectos el juego cojea.

Lo primero que llama la atención y que nos avisan desde un principio si elegimos jugar en el nivel de dificultad normal es que hay muerte permanente, es decir, que si en medio de la partida nos matan podremos revivir con todo intacto si contamos con Llamas de Esperanza. En el momento que no tengamos estos elementos, se reiniciará prácticamente todo lo que llevemos avanzado, construido y hecho y tendremos que comenzar todo de nuevo. Así que la cautela y la estrategia es clave en este Fade to Silence.

En este mundo helado corrupto por unos organismos que buscarán eliminarnos tendremos que ir recolectando los distintos objetos que se nos pongan a nuestro alcance para ir construyendo herramientas o mejorando y ampliando nuestra base. Por el camino iremos encontrando supervivientes a los que podremos reclutar y esto hará que nuestro campamento mejore con sus habilidades. Estos nuevos invitados podrán ser manejados por el propio juego de forma automática o de forma cooperativa. Podremos enviarles a recolectar automáticamente objetos o incluso a servirnos como ayuda en misiones de exploración.

La exploración es bastante importante para seguir avanzando en el juego ya que necesitaremos recursos para evolucionar, construir armas defensivas, instalaciones, mejoras de campamento, pero a la vez tendremos que tener en cuenta que el frío de este mundo nos mata poco a poco, es decir, nos va restando vitalidad y esta no se recupera de forma simple. Para protegernos del frío podremos usar antorchas o avivar hogueras. Al explorar nos enfrentaremos a la corrupción, tomaremos zonas de caza y recolección que reclamaremos para nuestro campamento y nuestros acompañantes podrán recolectar de ellas automáticamente y lucharemos.

Lucharemos contra esa corrupción que asola este invernal mundo y que nos envía varias clases de enemigos con un sistema de lucha que es una de las sombras de este juego. El sistema es algo tosco y está basado en los Dark Souls pero por supuesto sin llegar a ese nivel. Tendremos que tener cuidado con los enemigos y atacar en el momento justo, protegernos y esquivar sus golpes pero siempre teniendo la vista puesta en el aguante, ya que si nos quedamos sin resistencia, es prácticamente perdida de salud segura al recibir golpes.

También al explorar tendremos que tener cuidado con el inventario ya que es limitado y es nuestra labor seleccionar qué recursos coger que sean más importantes y cuáles dejar porque rápido se llena nuestra mochila. Entraremos en “fortalezas” que tendremos que purificar y luchar contra sus guardianes e ir descubriendo poco a poco y con recuerdos lo qué ha pasado en este planeta helado, aunque debido a la supervivencia y la sensación de muerte segura en cualquier momento, la historia pasa a un segundo plano.

Si en las sombras está el sistema de combate, en las luces está la supervivencia y el continuo aprendizaje para seguir vivo. La exploración, la táctica, la estrategia para elegir bien en qué utilizar los recursos y sobretodo la ambientación gélida que hace sintamos el frío hasta el hueso. En Fade to Silence habrá que tomar decisiones sobre nuestro campamento y qué es lo mejor en ciertos momentos, ir a pelear o huir para vivir un día más. Evolucionar poco a poco y con paciencia, aprender a cómo funcionan las cosas y aprovechar todo.

Gráficamente Fade to Silence es un juego que no da la talla en esta generación ya que a pesar de moverse fluido y con buena resolución, perfectamente podría pasar por uno de los juegos de hace varios años. En este aspecto no han trabajado mucho. Sin embargo hay que destacar cómo han hecho la climatología, las ventiscas que pueden acabar con nosotros y todo el escenario.

A nivel sonoro tampoco destaca con músicas que cumplen y efectos sonoros que de igual manera nos sitúan en el juego pero sin más. Si hay que reconocer el esfuerzo de traducir el juego, que viene con voces en inglés pero con subtítulos en español.

Fade to Silence es un buen juego de supervivencia que gustará a los amantes del género aunque es algo duro para comenzar y hay que tenerle paciencia e ir comprendiendo todas sus mecánicas. Salvando este comienzo y sus combates, si que puede ser un juego totalmente disfrutable tanto en solitario como con amigos y si nos picará a la hora de seguir mejorando y evolucionando el campamento. Para aquellos que les gusten los retos, disfrutarán con Fade to Silence que nos llega gracias a THQ Nordic y Koch Media y que es la primera incursión en el género de Black Forest Games.