jueves, 13 agosto 2020 11:22

Análisis Dragon Ball Z: Kakarot – El juego que Goku se merecía

Bandai Namco ha inaugurado con fuerza este 2020 con Dragon Ball Z: Kakarot, un juego que anunció el pasado año y que prometía ser lo más fiel posible a la historia archiconocida de Goku pero con un concepto diferente. Ya no sería un juego únicamente de lucha como los Xenoverse o el FighterZ si no que se convertía en un género RPG a lo largo de todo Dragon Ball Z, el anime y el Manga. Sin ser el mejor juego inspirado en la serie, CyberConnect2, sus desarrolladores si que han conseguido sacarnos una lagrimita recordando a muchos personajes y dando una vuelta a lo largo de las sagas de los Saiyanes, Freezer, Célula y Buu exprimiendo toda la magia que Toriyama puso en la serie.

Bien es cierto que la serie comienza con la infancia de Goku, pero el juego comienza con la llegada de Raditz y el entrenamiento de Gohan para recibir a los Saiyanes, es decir, Vegeta y compañía. Así pues al comienzo podremos manejar a Goku y luchar con algunos enemigos como Piccolo o incluso Krilin, viajaremos a la Kame House a conocer al Maestro Roshi y presentarle a nuestro hijo y lucharemos con el ya mencionado Raditz, hermano de Goku, en una pelea épica en la que se anunciará la llegada en un año de unos guerreros aún más fuertes que destrozarán la tierra.

Al igual que pasaba con la serie, este juego está presentado de tal manera que engancha y querremos seguir avanzando a ver qué más va sucediendo, a qué personajes vamos encontrándonos y rememorando esos tiempos en los que veíamos Dragon Ball antes de ir al colegio. El guión reproduce muchas de las situaciones que se viven a lo largo de toda la historia que abarca y de las que a veces ni nos acordábamos. Eso sí, todo con mucho cariño y con toda la magia, como decíamos antes, de la serie. Nos adentramos un poco más en el interés de cada personaje y da tiempo a profundizar en las historias de los protagonistas. Desde cómo vive un día normal Goku, cómo es sobrevivir siendo niño con Gohan, etcétera.

En cuanto al juego en si, Dragon Ball Z: Kakarot se presenta como un RPG que entremezcla combates, exploración y mejora de personajes y habilidades. Tendremos un gran mundo que consta de partes diferentes que podremos visitar, volar a toda velocidad o recorrer con distintos vehículos. Dentro de este mundo podremos ir recogiendo unos orbes que nos ayudarán a subir el nivel de nuestros ataques, podremos recolectar comida o distintos elementos para cocinar y fabricar objetos e incluso pescar y comerciar en los distintos pueblos.

Aquí, como en cualquier juego de rol, vamos a ir encontrando misiones principales y secundarias, pero debemos recalcar que las secundarias van apareciendo según vamos completando las principales marcando un poco así el ritmo de la historia. Por ejemplo, cuando conozcamos a Tenshian y Chaos, en la trama principal, aparecerá una secundaria que podremos hacer en ese momento, ni antes, ni después, porque es la historia principal la que va marcando el tempo del juego y según cómo de rápido vayamos avanzando, así irán apareciendo estas misiones. Estas misiones nos otorgarán experiencia, elementos, pero sobre todo nos aportarán mucha información extra que en la historia de Dragon Ball nunca se nos desveló, así que desde aquí os recomendamos realizar cada misión secundaria, que normalmente no son complicadas y consisten en recolectar ciertos ítems, eliminar a algunos enemigos o hablar con otro personaje.

Pero además de recolectar, pescar o jugar a minijuegos también podremos entrenar para conseguir ataques nuevos que poner en nuestro personaje, posteriormente hablaremos de la personalización de ataques, pero bien es cierto que estos entrenos vienen muy bien para avanzar y hacer algo más fáciles algunos de las épicas peleas a las que nos vamos a enfrentar.

Y es que esta es otra de las partes del juego fundamentales, las épicas peleas de Dragon Ball Z: Kakarot. El sistema de lucha es similar al que vimos en otros juegos como Xenoverse, tenemos un botón de ataque físico, otro de ataque por Ki, otro de recarga de Ki y otro de teletransportación. Con los gatillos podremos cubrirnos y hacer ataques superespeciales o hacer que nuestro compañero haga un ataque o defensa de apoyo. A pesar de que parece un control sencillo, y controlarlo es sencillo, si diremos que es lo que necesitamos para pasárnoslo pipa en el juego porque algunos enemigos nos pondrán muy a prueba y harán que tengamos que exprimir nuestros controles atacando, siendo rápidos esquivando y golpeando con súper ataques en el momento justo. Hay contraataques, posibilidad de aturdir y mucha, muchísima destrucción de paisaje y peleas en tierra, mar y aire. Tendremos que luchar contra varios tipos de enemigos, desde villanos robots que nos atacarán durante nuestra aventura hasta los más súper enemigos de nuestros héroes y que darán lugar a batallas épicas como sucedía en la serie, pero ahora vividas en primera persona.

Como todo juego RPG deberemos ir consiguiendo experiencia para ir mejorando al personaje y sus distintos ataques y técnicas. Así pues cada héroe tiene un árbol de habilidades que va desbloqueando en entrenamientos o avanzando en la historia y cada poder es susceptible de mejorarse con los distintos colores de bolas que están repartidas a lo largo del mundo del videojuego. Poco a poco vamos a ir consiguiendo mejores poderes y dándonos cuenta de cómo va evolucionando nuestro personaje como pasaba en la serie. Así podremos personalizarlo a nuestro gusto.

También el juego cuenta con unos emblemas que vamos consiguiendo a medida que conocemos a los personajes secundarios, terciarios y protagonistas de la serie y que deberemos colocar en una serie de tableros. Estos emblemas nos darán unos puntos que otorgarán bonus a nuestros personajes. Cada emblema es bueno en uno de los tableros y varios emblemas darán bonus especiales, por ejemplo, unir a Gohan y Goku o a Yamcha, Krilin y Gohan y así con todos y cada uno de los emblemas que unidos a otros determinados nos mejorarán. Este lugar se llama Muro de la comunidad y nos va a llevar un tiempo el ir seleccionando en qué muro de los 7 posibles colocaremos a cada uno para hacer más eficiente nuestro poder.

Gráficamente Dragon Ball Z: Kakarot sigue la línea de otros juegos de la franquicia con un estilo de anime y Cellshading característico. Poner en relieve lo bien utilizadas que están las luces en el momento de los ataques y cómo va deteriorándose el escenario a medida que nos vamos dando de mamporros con nuestros enemigos. También destacar los vídeos que son una auténtica delicia. Quizás algunos fallos de texturas y los momentos de carga son los puntos más oscuros de un juego que es muy fiel a un producto que cuenta con millones de fanáticos a lo largo del Mundo.

La parte sonora está a un alto nivel con muchos temas muy reconocibles de la serie de televisión que se han modernizado para que cumplan los estándares 30 años después de emitida en televisión. Normalmente siempre nos acompaña una música ambiental muy agradable y reconocible de Dragon Ball Z. Sin duda los efectos también están a un alto nivel así como las voces, que podemos seleccionarlas en inglés o en japonés. Pero no os preocupéis que en español están los subtítulos, una traducción que permitirá a todos seguir lo que van diciendo todos los personajes.

Todos los aficionados a Dragon Ball están muy de enhorabuena porque este Dragon Ball Z: Kakarot sin duda es el juego que todos esperaban. Una aventura que recorre tanto lo principal como algunos de los pequeños detalles de la serie Dragon Ball Z en todas sus sagas desde los Saiyans hasta Buu. Quizás le resta su poca profundidad en las peleas pero esto no quita que sea un juego muy divertido y sobre todo largo, que nos dará más de 35 horas tan solo la historia principal pero mucha rejugabilidad y un pos-juego casi infinito. Igual no llega al nivel de los juegos de antaño, pero sin duda será recordado como un gran juego que engancha, un RPG que es el que la serie de Goku se merecía.

Artículos similares