Compartir

Hace un año ya que llegó hasta PS4 y Xbox One Divinity Original Sin 2: Definitive Edition. Ahora Larian Studios ofrece su magnífica joya, que ya analizamos en Que.es, a los usuarios de Switch en una edición que va a hacer las delicias de los amantes del RPG que no tuvieron la oportunidad de jugarlo en PC, PS4 o Xbox o que quieren volver a meterse en este mágico mundo pero ahora con la posibilidad de la sobremesa o el modo portátil.

En esta segunda entrega volvemos a Rivellon bastantes años después de la primera entrega de la saga. La historia es la misma de la que ya hablamos en el anterior análisis. Somos uno de los pocos elegidos que podemos manipular una energía especial hallada en Rivellon. Pero este uso tiene una contrapartida que es la atracción de criaturas malignas hasta esta realidad. Todos estos Hechiceros de la Fuente son apresados y aquí comenzaremos nuestra historia, una historia que podremos descubrir o no y en la que nos llevará horas y horas de diversión.

Lo primero que tendremos que hacer será crearnos a un personaje eligiendo entre una de las razas disponibles, humanos, elfos, enanos, no muertos de cada clase… Podemos personalizarlo hasta donde queramos nosotros o podemos elegir a uno de los llamados Orígenes, que están predefinidos y tienen su propia historia y motivaciones, etcétera.

Cada raza y cada clase tiene sus propias habilidades, algunos podrán comer muertos para regenerar vida, otros excavar en la tierra… Pero lo más sorprendente y divertido es que según nuestra raza, el comportamiento de los npcs va cambiando. A un humano lo tratarán mejor que a un hombre-lagarto, al que ven como una criatura exótica y por lo tanto no se van a fiar de él. Luego está el caso de los no-muertos, que deben ir con máscara y tapando su esencia porque no están bien vistos y si nos descubren, probablemente si necesitamos algo, no nos van a ayudar en nada. Cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes y en Switch volvemos a encontrarnos con ellas.

La libertad en Divinity Original Sin 2: Definitive Edition es absoluta ya que vamos a poder resolver las encrucijadas en la que nos encontremos de la manera que queramos. Podremos luchar, robar, persuadir… Y esto durante todo el juego, durante las 70 horas de partida (de media). Y es que somos nosotros los que llevamos el hilo conductor de la historia, una historia que vamos a llevar por donde nosotros queramos sin recibir castigo por una acción que consideremos hacer. Es decir, sí, el juego tiene sus consecuencias y si decidimos tirar por el camino de cargarnos a todo bicho viviente que se nos ponga por delante, va a tener su contrapartida en el comportamiento de la gente hacia nosotros, nosotros somos dueños de nuestra moral y así la utilizaremos, pero el juego no castigará que hagamos eso en cuanto a que esté mal hecho o que sea un comportamiento deseable.

También nos da libertad a la hora de movernos por el mapa sin tener que ir a un objetivo marcado. Nuestro es el timón del ritmo en la aventura y nosotros decidiremos si hacer una misión, pelear contra un rival o ir a otro punto del mapa a recoger más objetivos.

El combate tampoco ha cambiado nada. Divinity Original Sin 2 es un RPG por turnos en el que tendremos unas acciones en cada turno a realizar. Así pues en nuestro turno podremos movernos y atacar según nuestros puntos de acción. También podremos retrasar nuestro turno si creemos que podemos sacar una ventaja táctica al participar tras el enemigo. En el combate el entorno también entra en juego y podremos usarlo a nuestro favor, ya sea electrificando un charco, creando un incendio o reacciones en cadena a través de nuestros hechizos como hacer reventar una humareda. Hay muchos elementos que entrarán en juego en nuestra aventura y tenemos que identificarlos para aprovecharlos a nuestro favor. Mientras no estemos en lucha, podremos mover libremente al personaje y recorrer todo el espacio y resolver puzzles para tomar caminos diferentes.

Original Sin 2: Definitive Edition es un juego en el que podremos llevar a un equipo de cuatro personas que deberemos hacer lo más equilibrado posible o también podemos ir nosotros solos a pecho descubierto. Ambas opciones son igual de válidas pero el combate va a cambiar, claro, no es lo mismo luchar con 4 personajes que ir uno solo contra varios enemigos. En Nintendo Switch se ha apostado por el modo online cooperativo en el que podremos jugar con amigos o con gente a través de Internet haciendo de esta experiencia un modo muy agradable para luchar tanto en solitario como acompañados, ya que los personajes no tienen por qué estar en el mismo lugar al mismo tiempo. Hay libertad de acción también aquí.

Si queremos tan solo luchar, podremos jugar en el Modo Arena contra otros jugadores en peleas estratégicas con batallas a muerte o rey de la colina añadiendo a 16 nuevos personajes en 5 arenas distintas y 13 mapas. Vamos un modo que nos va a entretener cuando nos saturemos de puro rol. Por supuesto que tenemos la opción de colocar algunos mods pequeños creados por el propio desarrollador, tiradas de dados y alguna novedad más que no queremos reventar y preferimos que las descubráis por vosotros mismos.

Gráficamente se ha tenido que hacer una rebaja en la calidad gráfica para que el juego. No es realmente muy notable pero esto nos permite jugar tanto en forma de sobremesa o portátil con total fluidez y sin caídas y rascadas gráficas. Un juego RPG también es cierto que no es en los gráficos donde debe destacar sino en su jugabilidad y sin duda aquí triunfa. Además en en el modo portátil se puede jugar perfectamente, gestionar todo de manera fácil y leer todas las líneas de diálogo sin necesidad de forzar la vista.

A nivel sonoro el juego cumple sin problemas tanto por su banda sonora como por los efectos. Además el juego está doblado al inglés pero traducido mediante subtítulos al español, de esta manera podremos entender y de hecho es necesario que entendamos todo y gracias a la localización a nuestro idioma, no tendremos problemas en ello.

Divinity Original Sin: 2 – Definitive Edition es uno de esos juegos que se comprar para jugarlos durante meses. Un RPG con esencia clásica para los amantes de este género que nos recordará a los grandes del género, ya que sin duda está a la altura. Ahora sale para Nintendo Switch y de verdad os decimos que es una gozada el poder jugarlo en modo portátil en cualquier lugar y vivir las grandes historias que nos tiene preparado.