Compartir

Cuando se anunció Left Alive como un Spin-off de Front Mission, un juego de estrategia, pero con más acción y sigilo, y más siendo de Square Enix, todo el mundo prestó atención a este nuevo juego. Venía a ser el sucesor espiritual de Metal Gear Solid pero además aunando en su equipo a diversos desarrolladores de otros juegos famosos como el mismo Metal Gear, Armored Core o Takayuki Yanase, diseñador de mechas de Ghost in the Sell: Arise o Xenoblade Chronicles X. Acción, sigilo, Mechas, supervivencia y shooter en una coctelera nos traen un juego que no termina de explotar todas sus buenos preceptos.

Left Alive nos sitúa algo más de 100 años en el futuro en lo que ahora son los Balcanes. La ciudad de Novo Slava, del país Rutenia está siendo invadida por Garmonia en cruel matanza de civiles y militares. Las armas han evolucionado y los ejércitos cuentan con mechas, que son robots de gran tamaño bípedos y cargados de armas hasta los dientes y que son llamados Wanzer.

Nosotros nos pondremos en la piel de tres protagonistas que a lo largo de 14 capítulos nos irán contando la historia del juego. Los tres protagonistas son Mikhail, un soldado ruteno, piloto de que queda atrapado en medio de la masacre del ejercito invasor y debe cumplir su deber de defender Novo Slava. Con él empezamos el juego. Posteriormente conoceremos a la agente de policía llamada Olga. Mientras está investigando un caso, es alcanzada por un ataque de guerra y deberá huir y luchar por sobrevivir. El último protagonista de la historia es el veterano Leonid, antiguo líder del Movimiento de Liberación de Novo Slava y sentenciado a muerte. Tras escapar de su confinamiento y encontrar a su antiguo líder deberá descubrir la verdad sobre su sentencia.

Como decíamos, el juego es un shooter de supervivencia en el que será imprescindible el sigilo ya que la superioridad numérica y armamentística de los guardias será definitiva para nuestro personaje. El patrón del sigilo no está del todo claro ya que habrá veces que pasemos al lado de un guardia y ni se entere y otras veces que al más mínimo ruido, irán a por nosotros. El mapa de cada capítulo es relativamente amplio y tendremos varias rutas para poder hacer nuestro objetivo, de tal manera que podremos elegir la manera de hacerlo, aunque siempre habrá una ruta óptima para ello. A lo largo de la aventura nos iremos encontrando diversos personajes con los que tendremos que conversar y elegir qué respuesta dar para tomar decisiones.

El sigilo es nuestra mejor arma ya que realmente no hay mucha munición, la potencia de las armas es muy escasa y los soldados llevan un gran blindaje y nos costará muchos disparos acabar con ellos y hasta 4 golpes con objetos contundentes. Pero Left Alive nos pone a nuestro favor la fabricación. El escenario está repleto de objetos con los que poder fabricar multitud de objetos arrojadizos y ventajosos para nosotros como latas explosivas, cócteles molotov, minas de control remoto o incluso radares que nos chivan la posición de cada soldado en una zona.

También tendremos que ir salvando a supervivientes de la zona de guerra y rescatarlos. Todas las interacciones entre protagonistas y secundarios, la información de los supervivientes e incluso los detalles de la historia y la ciudad están a nuestra disposición en una enciclopedia wiki que también añade los tutoriales y los controles. Estos controles se pueden modificar ya que a veces estamos acostumbrados a otra configuración de botones y el juego nos permite disponer de ellos a nuestro gusto y además modificando dicho botón en el menú del tutorial.

Como ventajas sobre tan inteligentes soldados tendremos un mapa de calor que nos pondrá en tiempo real la relación de muertes dentro del mapa, es decir, por dónde mueren más los jugadores según las estadísticas de Internet y también una inteligencia artificial que nos advierte de la proximidad de soldados enemigos. También como parte del online tenemos en ciertos jugadores las marcas o cuerpos de otros jugadores a los que han matado (virtualmente hablando) allí y podremos recoger un ítem, esto, al más puro estilo Dark Souls, nos deberá encender la luz de alarma para no sufrir su mismo destino.

Left Alive es un juego algo aleatorio en lo que al enemigo se refiere y por lo tanto deberemos jugarlo con la perspectiva del error-acierto y repetir y repetir. El problema es que hay ciertas partes en las que los puntos de salvado están sumamente lejanos y si en medio nos matan, tendremos que repetir desde el principio. En esta modalidad de juego es más parecido a Dark Souls que a Metal Gear Solid. Pero no todo es sigilo porque también jugaremos con Mechas en divertidas fases de acción en las que tendremos que desplegar todas nuestras armas para acabar con los enemigos. Sin duda esta parte es la mejor de todo el juego.

Gráficamente el juego luce estupendamente y el diseño de los personajes está realizado con mimo. La ambientación de la ciudad en ruinas también está bien realizada y los mapas son amplios y con diversas rutas. Aunque lo peor quizás son los tiempos de carga.

La banda sonora, grabada en Abbey Road destaca por sus melodías y sus efectos, incluso cuando nos detectan, una onomatopeya sonora nos alertará. La BSO ha sido realizada por varios compositores con trabajos como Front Mission, Spectre 007 o Buscando a Dori. El juego está doblado al inglés pero los subtítulos vienen en español y podremos enterarnos perfectamente de toda la trama.

El cóctel de Left Alive está bien planteado pero el control del personaje quizás chafa un poco un buen resultado final. Hay que tomarse este juego de Square Enix como una mezcla de sigilo y supervivencia en el que deberemos repetir hasta dar con la combinación exacta que nos permita seguir avanzando. Koch Media nos acerca un juego que quizás no tenga el nombre de otros que por cercanía en fechas salen, pero que es una acertada elección para aquellos que busque un reto de verdad porque Left Alive se lo va a ofrecer en bandeja y no será fácil llegar hasta el final.