Compartir

La tarea de realizar un videojuego exitoso no depende muchas veces de tener un gran equipo de desarrolladores o de la publicidad, depende de que una idea se lleve a cabo de una manera excelsa. Hay muchos juegos que han costado grandes presupuestos y han fracasado estrepitosamente. Otros juegos como el que tenemos hoy entre manos no ha tenido un gran presupuesto ni un gran equipo pero es una de esas joyas del Survival Horror que llega hasta Switch tras su paso por PC y que ha generado bastante expectación. El estudio polaco Acid Wizard nos trae Darkwood, un imprescindible para los amantes del terror.

Darkwood es una experiencia en sí misma, así que de la historia no vamos a desvelar nada. Tan solo que aparecemos en una cabaña de un bosque sin saber nada más. Y de eso se trata todo, de ir descubriendo por nosotros mismo cómo sobrevivir. La pantalla de presentación nos anuncia que esto es un juego de supervivencia, no es un paseo y “nadie te va a llevar de la mano”. Todo transcurre en un oscuro bosque al que hay que respetar. También pide paciencia y concentración.

Darkwood aúna lo mejor de varios géneros. Al tener ciclo día y noche, tendremos que utilizar cada uno para un fin. Por el día podremos explorar los amplios mapas creados proceduralmente, es decir, no hay una guía que nos permita memorizar las posiciones de cada mapa porque en cada partida va a ser diferente. Además el juego no tiene una brújula para decirnos dónde estamos, tendremos que ubicarnos nosotros mismos. Por el día, como decimos, exploraremos el mapa, recogeremos recursos, fabricaremos armas, medicinas, objetos útiles, recogeremos latas de gasolina… Tiene gran variedad de crafteo y de creación de objetos.

Por la noche nos tocará resistir con las armas, la comida y las barricadas que levantemos a lo largo de nuestro refugio. Para todo esto no hay un tutorial y aunque las primeras horas de juego pueden llegar a ser frustrantes, se agradece que nadie nos diga qué hacer, porque cuando sepamos cómo va todo, su mecánica y su funcionamiento, nos sentiremos realizados porque estaremos superando los obstáculos que nos presenta el juego.

Con las armas podremos atacar a los enemigos y con la comida podremos obtener habilidades que nos otorgarán ventajas y desventajas. Es un juego estratégico desde el punto de vista de tener que elegir la ventaja adecuada según lo que nos haga falta y saber que conlleva un rasgo negativo. Tendremos un almacenamiento limitado así que hay que ir con cabeza para recoger los materiales importantes o que necesitemos en ese momento, etcétera. Tenemos que saber gestionarnos.

Y todo esto nos lo ofrece un juego indie con vista cenital, es decir, desde arriba. A priori parece algo incómoda pero ya os aseguramos que es espectacular cómo se ve todo, cómo se aprecian los detalles y el mimo que los desarrolladores han puesto a cada segundo de juego. Cada acción consumirá resistencia, ya sea correr, esquivar o atacar. Y la vida con la que contamos es bastante escasa, aunque podremos construir objetos que nos curan, pero son escasos, así que hay que ir con cuidado.

Al explorar el mapa nos encontraremos ciertos personajes bastante enigmáticos y carismáticos que nos ofrecerán misiones secundarias apuntando en el mapa que tenemos un punto al que ir. Normalmente no son muy específicos y tendremos que buscarnos bastante la vida, pero el juego es así, nos lanzan al vacío y es cuestión nuestra el aprender, adaptarnos, superar los obstáculos y sobrevivir.

Darkwood plantea tres niveles de dificultad, aunque ya os decimos que ni en el más bajo es fácil. En el nivel más bajo, como decimos, si morimos perderemos la mitad del inventario y si queremos recuperarlo se nos marcará en dónde caímos para que vayamos a recogerlo. En el nivel más complicado la muerte significa el fin de la partida. Es muy fácil perderse, meterse en un lío y cargarse una partida, así que hay que ir con cuidado.

A nivel gráfico es un juego indie con modelados muy limitados pero si que se ve el cuidado con el que han hecho todo. Algo a destacar sobremanera es el uso de la luz, muy bien llevado y prácticamente indispensable para jugar porque está basado en ello, en luz y oscuridad. La vista isométrica nos trae recuerdos de juegos retro del estilo pero luce muy bien. En Nintendo Switch tanto en modo portátil como en modo en sobremesa el juego fluye muy bien y el único pero que le ponemos es que tarda mucho tiempo en cargar la partida una vez empezamos a jugar, quitando este detalle que tampoco afecta demasiado al juego aunque si lo afea un poquito, el juego va perfectamente.

La parte sonora está muy bien llevada con melodías y efectos que nos mantendrán en todo momento en vilo. Además el juego está traducido al español y podremos leer todo en nuestro idioma, algo que se agradece sobremanera.

Darkwood es un indie muy sorprendente porque coge muchos elementos de otros géneros y los transporta a un concepto nuevo que funciona muy muy bien. Los chicos de Acid Wizard Studio han sabido crear todo un espectro de terror que cuando estás jugando te hace sentir en alerta y cuidando de cada zona en penumbra por si hay algún enemigo acechante. Ya quisieran muchos juegos de terror con mucho más presupuesto llegar a la atmósfera que crea Darkwood. Quizás las primeras hora de aprendizaje sean las más duras de llevar, pero dadle una oportunidad, aprended mas mecánicas de juego, tranquilos, porque algún susto os vais a llevar y los disfrutaréis porque es una de las grandes sorpresas que acaban de llegar a Switch.