Compartir

Que Crash Bandicoot es un icono de la década de los 2000 y que es mundialmente reconocido por todos aquellos nacidos a partir de los años 80-90 es algo irrefutable. Que Activision se está esmerando en traernos sus juegos, con los que crecimos, nos hicimos mayores y nos marcaron en nuestra niñez/adolescencia es de agradecer. Esta vez le toca a Crash Team Racing y Beenox, uno de los mejores estudios del Mundo, se han encargado de su desarrollo

Aunque han pasado 20 años desde el lanzamiento del juego original, los desarrolladores se han encargado concienzudamente de hacer que este remake no pierda su esencia. Y realmente lo han conseguido. Ponerte a los mandos de un kart con uno de estos personajes es volver a 1999 cuando jugábamos en la primera Playstation. Una de las originalidades que incorporaba este Crash Team Racing y que Nitro-Fueled también incluye es el modo aventura. Un modo “historia” en el que el malvado Nitros Oxide llega a la tierra desde su planeta y reta a nuestros protagonistas a una carrera, si gana Crash, el extraterrestre se va igual que vino, pero si gana Nitros Oxide… Conquistará la Tierra.

A partir de aquí tendremos que elegir la dificultad del juego, que deben arreglarla porque es bastante alta de por si e iremos compitiendo en las carreras que tengamos disponibles, que en principio son 2. A medida que vayamos ganando se irán desbloqueando más carreras. Cuando hayamos completado todas las pruebas de una zona nos enfrentaremos al jefe de esa zona en una carrera los dos solos y cuando le ganemos, este nos otorgará una llave que abre la siguiente zona del juego. Tenemos 4 zonas por conquistar antes de llegar al jefe final que es Nitros Oxide.

Podremos tomarnos la aventura como fue concebida en el juego original, con un piloto y sin posibilidad de personalizaciones o hacerlo al estilo Nitro-Fueled pudiendo seleccionar conductor, tipo de vehículo y demás opciones que detallaremos más adelante. La aventura nos tomará lo que tardemos en hacernos con el juego y dependiendo de nuestra habilidad con el Kart, aunque ya decimos que está algo desequilibrado el sistema de dificultad. En modo normal será necesario dominar perfectamente la técnica del turbo y tener algo de suerte con los elementos que nos toquen, porque esto no deja de ser un juego de Karts en el que hay cajas que nos darán unos elementos de ataque, más velocidad o contra los otros pilotos. Así por ejemplo en CTR tendremos la caja de TNT que podemos quitárnosla de encima saltando continuamente, la caja nitro, que es verde y que directamente nos dejará out, el turbo y demás elementos que no vamos a detallar para que quede alguna sorpresa para cuando juguéis.

La técnica del turbo es algo que ha causado polémica con este remake pero que dominándola no tiene mayor secreto. Al saltar podremos derrapar y así acumular hasta tres turbos, si llegamos al tercero haremos un súper turbo, pero directamente no explica cómo hacerlo, aunque si que lo pone en las pantallas de carga. El derrape realmente no está demasiado pulido y a veces si no derrapa para el lado que queremos. Esto sucede porque tenemos inconscientemente las técnicas aprendidas en otros juegos de karting como Mario Kart y este sistema es diferente, así que hay que hacerse a ello.

En cuanto a la personalización, tenemos hasta 25 pilotos en nómina, aunque no todos estarán disponibles desde el principio. Al comenzar tendremos 8 pilotos entre los que destaca Crash, Dr. Neo Cortex, Coco o Dingodile. Cada piloto tiene unas estadísticas diferentes entre velocidad, aceleración y conducción, esto los determina en tres categorías para principiantes, con pilotos con mejor conducción pero no muy rápidos; para intermedios con protagonistas con más aceleración e incluso algunos con mayor conducción y finalmente los avanzados que son los que más velocidad tienen que se contrarresta con la peor conducción del juego, es decir, los más difíciles de controlar.

También podremos personalizar el kart al completo, desde la carrocería con 14 modelos diferentes, las ruedas con más de 20 neumáticos distintos, pinturas y multitud de pegatinas… Todo esto de lo que hemos hablado se desbloquea jugando el modo aventura directamente o en la parte de boxes. Los boxes son como la tienda del juego en donde cada hora aparecen hasta 8 elementos aleatorios diferentes que tendremos que adquirir con monedas conseguidas jugando al juego en cualquier modo. Destacar que CTR Nitro-Fueled no incluye compras con dinero real, todo lo que queramos conseguir y desbloquear tendremos que hacerlo con el sudor de nuestra frente.

Además de la aventura hay modos de juego en solitario y online. En solitario tendremos la típica carrera a un solo circuito en uno de los más de 30 trazados que incluye el juego. También podremos jugar un torneo compuesto de 4 carreras, hay 7 disponibles entre los que están el torneo Wumpa, Torneo Nitro o Torneo Crash. Aquí tendremos que ser el piloto con más puntuación a lo largo de las 4 carreras para conquistar el premio final.

El modo batalla, como su propio nombre indica es una prueba en un recinto en el que hay que sobrevivir a todo lo que nuestros rivales nos envíen e igualmente ellos tendrán que ser esquivar nuestros potenciadores. En este modo batalla hay varias opciones para elegir como son la lucha límite donde ganaremos puntos alcanzando a nuestros enemigos, capturar la bandera del otro equipo, recolección de cristales, quedar el último en pie y robar la panceta. Ahora están de moda los Battle Royale pero hace 20 años que los más veteranos llevamos jugando a esto y este modo batalla de CTR y modos similares de otros juegos lo corroboran. Pero no nos desviemos, aquí también tendremos varios mapas donde jugar, así que no nos aburriremos.

Otros cuatro modos se incluyen en la parte en solitario, la contrarreloj para luchar por hacer el mejor tiempo mundial y tres que también aparecen en el modo aventura una vez vayamos desbloqueando contenido, el modo carrera por la reliquia donde tendremos que encontrar las reliquias por el escenario, el modo CTR en búsqueda de las letras y el modo desafío de cristales en el que en un tiempo determinado hay que encontrar los cristales dispersos por el trazado.

El modo en línea consta de dos disciplinas, las carreras con hasta 8 pilotos en pista. En caso de no llenar el cupo de personas reales, ocupa el puesto la propia máquina. Podremos personalizar el piloto, correr con amigos y votar uno de los 3 circuitos o uno aleatorio. También tendremos la opción de disputar batallas. Todo esto tanto en modo online con matchmaking como en partidas privadas con nuestros amigos. El jugador va muy fluido y no hemos notado ningún fallo de lag ni nada por el estilo.

Gráficamente el juego luce maravilloso. Es muy bonito verlo y da gusto jugar, moverte por los escenarios o ver detallados a todos los personajes. El escenario está vivo con bastantes cosas pasando a la vez que estamos corriendo pero que solo nos damos cuenta si nos paramos a mirar. Muy colorido y mucha animación en los protagonistas. Sin duda es de lo mejor del juego y se nota el mimo puesto en ello. El juego se mueve muy fluido y no hemos tenido caídas de frames.

La banda sonora también está a gran altura pudiendo escoger entre las melodías originales o temas retocados conforme a la actualidad, pero todos merecen la pena. De lo mejor también es el doblaje al español que ya al inicio nos sorprende presentando tanto a Activision como a Beenox. Las voces de los actores son las mismas que en el juego de hace 20 años y esto es algo que se agradece. El juego, por si había alguna duda, también está traducido al español.

Jugar a CTR Nitro-Fueled es retrotraerse a aquel juego de 1999 pero con gráficos actuales. El trabajo de calidad realizado por Beenox ante la atenta mirada de Activision y de las legiones de fans que esperaban este Remake se ha notado. Muy buenas horas delante de la televisión pasaremos jugando a un juego que por méritos propios merece estar en el olimpo del género. Tanto los más veteranos como los más novatos lo van a disfrutar porque este Crash Team Racing es sin duda un imprescindible.