Inicio tecnologia

Análisis Citadel: Forged with Fire – Sobreviviendo en el arte de la magia

Compartir

Blue Isle Studios y Koch Media nos traen este juego de supervivencia al más puro estilo Ark o Conan pero con ciertos cambios que le hacen particular. Un juego de rol masivo en el que jugaremos, cooperaremos o nos pelearemos con otros jugadores y con un entorno hostil y nada amigable. Adentrémonos en Citadel: Forged with Fire en una aventura sin fin por ser el mejor mago de Ignus.

En Citadel lo primero que tendremos que hacer será crearnos un personaje con el editor pudiendo elegir entre hombre o mujer y alterando tanto color como cualquier parte del cuerpo, así podremos hacer un personaje cabezón o de brazos largos y piernas cortas, etc… Poca variedad de caras y peinados. Tras crear a nuestro personaje empezaremos en uno de los 3 puntos que se nos dan al comienzo. 3 puntos que son lugares protegidos en donde se nos enseñarán los conceptos básicos para comenzar y que no son otros que recoger objetos para crear herramientas y cualquier otra cosa y poder defendernos.

Pero lo interesante de Citadel: Forged with Fire es que somos magos y con la magia vamos a poder realizar multitud de cosas. Este no es un juego de coger un hacha y liarnos a golpetazos, aquí encantaremos el hacha en un menú en el que podremos elegir qué magia ponerle de entre cuatro escuelas diferenciadas para hacer explosiones, ataques de área, ataques de estado o cambios de estado para nosotros. La cantidad de hechizos que hay es impresionante y a medida que vamos avanzando y adquirimos experiencia, aprenderemos más y más.

En la ciencia ficción y la fantasía hay distintos tipos de magos y nosotros podremos ser el que queramos y hacernos un personaje para jugar como nos dé la gana. Desde el típico mago que lanza hechizos a distancia con una varita hasta el que tiene más ganas de entrar cuerpo a cuerpo y hechiza una espada o un hacha complementándolo con los ataques mágicos.

Otro de los puntos destacables es que el mundo está lleno de animales y criaturas. Estas criaturas se pueden no solo domar para montarlas si no que también podremos hechizarlas para que luchen a nuestro favor. Para ello vamos a ir adquiriendo poder y podremos desde montar jabalíes hasta grandes águilas y dragones. Podremos desplazarnos volando o hechizar un objeto, como por ejemplo una escoba, y montarnos en ella cual mago con gafas redondas y una marca de un rayo en la frente. Lo bueno de Citadel es que hay infinidad de posibilidades.

La construcción es otro factor importante y es que podremos crearnos a golpe de magia cualquier construcción que queramos en un punto concreto y decorarla a nuestro gusto. A medida que vamos recogiendo objetos, completando las cientos de misiones de los personajes del mundo, ganando batallas, etcétera, iremos adquiriendo una experiencia que nos aportará conocimientos nuevos. Podremos aprender a construir estructuras y con un golpe de magia. A medida que vayamos ganando en poder mágico tendremos que ir haciendo unas estructuras más grandes hasta llegar a tener un castillo digno de nuestro renombre.

Desde cero tendremos que ir haciéndonos un personaje, aprendiendo a crear nuestra ropa, nuestras armas, nuestra casa, pero todo desde la exploración. A menudo nos faltarán materiales y deberemos ir en busca de ellos por un amplio mapa en el que nos encontraremos cualquier cosa. Bajo nuestra responsabilidad deberemos adentrarnos en cuevas peligrosas, bosques llenos de sorpresas… Pero el botín a cambio de estas incursiones es muy valioso y nos servirá para mejorar ciertos aspectos ya sea armas o armaduras o tener el ingrediente clave para cierta receta.

Aparte de la exploración, la construcción y el combate también tendremos unas competiciones por equipos donde demostrar quién es el mejor mago volador. Y aunque Citadel se puede jugar de forma individual y sin conexión, el juego está realizado para que se juegue en uno de los muchos servidores de forma online y si puede ser, con amigos. El juego realmente es bueno cuando creamos una comunidad y entre unos cuantos nos vamos ayudando a construir y forjar un imperio cooperando entre todos.

Quizás el punto débil de Citadel: Forged with Fire es su apartado gráfico que no deslumbra por sus acabados y sus modelados y que en ciertas ocasiones sufre de caídas de frames y falta de fluidez, un bache que seguro que arreglarán en el futuro a partir de parches y mejoras. Citadel dispone de una cámara en primera persona y otra en tercera. Os recomendamos encarecidamente evitar jugar en tercera persona por que los movimientos artificiales del personaje dejan en evidencia que el juego está hecho para jugarlo desde la 1ª vista.

En cuanto a la parte sonora, el juego cumple y ambienta bien y contiene buenos efectos sonoros. En cuanto a la traducción, los textos están en nuestro idioma, algo que facilita enormemente la tarea de comprensión y permite ampliar el espectro de jugadores que pueden acceder a Citadel.

Citadel: Forged With Fire es otro juego de supervivencia masivo en el que conviene jugar con amigos para ser más poderosos entre todos. Muy al estilo Ark, podremos domar gran cantidad de criaturas para ir por la tierra o incluso por los aires. Su idea de ser el mejor mago y a partir de la magia y de la gran cantidad de hechizos disponibles es lo que le hace ser diferente y por eso es una buena opción para todos los amantes de la fantasía. Puedes crearte el mago que desees. Quizás el inicio es duro, como en todo este tipo de juegos, pero una vez te adentras en la aventura, te aseguramos que te lo vas a pasar de miedo y se te van a ir la horas sin darte cuenta. Una buena alternativa a Conan y a Ark con una idea diferente de juego dentro de las similitudes.