Compartir

En esta última época están llegando muy buenos indies y estos estudios no tan potentes se están centrando, muchos de ellos, en hacer Roguelikes de gran calidad. Children of Morta es otro más que se une al catálogo y que ha sido desarrollado por Dead Mage, un estudio que no es nuevo y que ya tiene la experiencia de realizar varios juegos a sus espaldas. Distribuido por 11Bit Studios ahora llega esta genial obra hasta consolas.

La originalidad de Children of Morta viene dada por varios aspectos. El primer aspecto que tenemos que destacar es su argumento. Los protagonistas de este juego son la familia Bergson, un grupo que vive al lado de la Montaña de Morta. Aquí la corrupción se está extendiendo con la consecuente plaga de criaturas tenebrosas. Los Bergson deciden poner fin a este mal combatiéndolo de cara. El otro componente de originalidad es que la historia y a los héroes los vamos descubriendo a medida que vamos muriendo. Eso le quita el componente de repetitividad ya que a cada muerte en las mazmorras, iremos conociendo a nuevos miembros y se nos irá contando algo más de guión.

En la familia Bergson hay seis miembros. Cada uno de ellos tiene un estilo de combate diferente. Por ejemplo el padre, John, el cabeza de familia, es un guerrero que lucha con su espada y su escudo. Su hija es una arquera que dispara flechas, otro miembro tiene una clase similar a la de un ladrón con ataques rápidos de dagas… Y así cada uno de los 6 miembros. Una duda que hay que normalmente tenemos es la de si son necesarios los 6 héroes para completar la aventura. La respuesta es que no. Conviene conocer cómo funciona cada uno de ellos pero si queremos utilizar al que tenga el estilo de combate que más se adecue a nuestros gustos, no hay mayor problema, podremos completar el juego con él.

¿Por qué decimos esto? Pues porque en Children of Morta podremos mejorar a cada miembro de la familia a medida que lo vamos usando a nuestro héroe. Además se va manteniendo tanto el dinero obtenido como la experiencia. Con esta experiencia mejorarán las estadísticas del miembro del grupo en particular. Además con el dinero podremos comprar en el taller mejoras de ataque, defensa, velocidad… que nos permita afrontar la siguiente partida con más garantías de éxito. Por eso decimos, no es necesario el sufrir con un miembro que no nos guste para nada para aumentarle el nivel, con usar al que nos guste pero también conocer a otros para al menos saber que podemos usarlos si se dan las circunstancias adecuadas, vale.

Además del ataque tendremos varias opciones de hacer daño a nuestros enemigos. Por ejemplo las técnicas que podremos usar cada cierto tiempo según se recarguen. Estas las adquirimos y mejoramos con los puntos de habilidad que obtenemos al subir nivel y que realmente son una ventaja a usar en cada partida. Además, Children of Morta, como buen RogueLike tiene el componente de exploración de mazmorras en el que podremos conseguir habilidades que nos otorguen ventajas activas y pasivas como por ejemplo un “dron” de ataque, ralentización de enemigos, escudos que protegen y devuelven el daño… Pero la desventaja es que estas habilidades que encontramos por el mapa se pierden a la que muramos. Por eso mismo cuando consigamos una buena ventaja, deberemos hacer un buen uso de ella para evitar perderla rápido.

En cuanto a la dificultad, Children of Morta sabe muy bien medir los tiempos. Antes de nada tenemos que tener claro que el morir y el reintentar la mazmorra es parte también del juego y es necesario. Al final de cada mazmorra tendremos un jefe más potente que nos hará sudar más y seguramente moriremos, pero también nos compensa porque al conservar toda la experiencia y el dinero, podremos mejorar al personaje, que es lo que antes comentábamos de tener más garantía de éxito. También hay que destacar que cada mazmorra está realizada proceduralmente, esto es, cada una es diferente y aleatoria, tanto el mapa como la situación y número de enemigos. Esto le otorga un componente de encontrarnos un reto nuevo cada vez y hace que se alargue mucho en el tiempo el que nos sintamos que estamos jugando a algo repetitivo.

Gráficamente Children of Morta nos ha encandilado. Su estilo Pixel-art es muy parecido a Moonlighter. Es decir, se ve todo en píxeles pero están muy detallados y lleno de animaciones. Los enemigos incluidos son muy variados y tanto estos como los protagonistas están detallados y se nota el cuidado puesto en su diseño. Los escenarios son bastante oscuros pero también nos han gustado bastante. Por la parte sonora no podemos destacar demasiado ya que la música ambienta bien y no hace desentonar al conjunto sin tener melodías de gran calado También acompañan sin afear pero sin destacar los efectos.

Children of Morta es una original idea en su forma de contar una historia a través de un Roguelike, juegos que normalmente dejan a un lado este punto. Tenemos hasta 6 personajes jugables, horas y horas de mazmorras generadas aleatoriamente y un sistema de desarrollo básico pero que nos permite sentir que avanzamos y podemos completar el siguiente reto con algo más de facilidad. Fanáticos del género, tenéis una cita con Children of Morta, un gran juego indie que os asegura horas de diversión, exploración y mamporros.