Compartir

El Director Cut de Bard’s Tale IV es una muestra de que InXile Entertainment se toma en serio las críticas de los usuarios. Hace un año publicó The Bard’s Tale IV retomando una de las sagas más míticas de juegos de rol de toda la historia y ahora un año después saca esta versión corregida para consolas que arregla muchos fallos que tuvo el juego original y que aporta algunas novedades.

Comenzaremos la aventura siendo Melodía, una mujer bardo que debe se encuentra viendo la ejecución por parte de los patristas de cinco personas que pertenecen al Gremio de Aventureros sin más motivo. A partir de aquí podremos personalizar a nuestro personaje, y esta es una parte nueva, con más opciones que con el juego original y con más clases, así pues podemos hacer un bardo, un pícaro, un guerrero, un mago… clases típicas en los juegos de rol. Tras esto podremos elegir de qué raza entre varios tipos de humanos según su procedencia que les hace cambiar las habilidades y el bonus, también tenemos enanos, elfos y por último una invención de The Bard’s Tale, los Trow, una especie de criaturas parecidas a los trolls. Tras elegir a nuestro personaje comenzará la historia.

La historia nos pone en la Skara Brae actual en donde un mal ha despertado tras un periodo tranquilo sumiendo al mundo en el terror absoluto. Es por ello que los patristas, la iglesia de este territorio, está aniquilando a todo el que practique magia, porque creen que esa gente es la que está provocando todo lo que ocurre. Pero el mal va más allá y nosotros y nuestro equipo seremos los encargados de enfrentarnos al terror y derrotarlo con nuestras artes. The Bard’s Tale 4 es un juego que podemos jugarlo con movimiento libre o casilla a casilla, como los anteriores juegos de la saga.

Esta realizado en primera persona a la hora de movernos. Tendremos que realizar misiones e ir explorando mazmorras para ir avanzando y para ello deberemos formar un equipo reclutando a personajes de todas clases y deberemos ir evolucionándolos a medida que vayamos derrotando enemigos y consiguiendo experiencia. Tenemos un árbol de pericias en cada uno de ellos en los que gastar puntos de pericia en Ataque, Defensa, Fabricación y en caso de bardo, música. Con esto iremos desbloqueando nuevas habilidades que mejoran nuestro ataque o crean protecciones especiales, curación, etcétera.

En cuanto al combate, The Bard’s Tale IV: Director Cut sigue teniendo un combate por turnos en el que cada personaje puede hacer tres acciones. En esas tres acciones puede moverse en las casillas adyacentes dentro del campo del propio equipo, puede atacar o puede hacer una acción especial. Hay acciones especiales que necesitan recarga y si la hacemos en un turno, no podremos usarla de nuevo hasta que vuelva a recargar. Sin hacer mucho Spoiler, la acción especial del bardo, por ejemplo es beber y cuanto más ebrio esté, más bonus tiene. En el menú de combate podemos tomar una copa que mejorará las estadísticas, pero si nos pasamos, podemos dejarle aturdido y a la merced del ataque enemigo.

Otra novedad en esta entrega son los enemigos, que esta vez se los ve y no aparecen de la nada. Además al observarlos desde cierta distancia, podremos ver la dificultad del combate con 4 rangos desde verde hasta rojo.

The Bard’s Tale IV tiene toda la esencia de los juegos de rol del medievo fantástico con sus ciudades, sus gremios, sus personajes peculiares e incluso su humor. También tendremos que enfrentarnos a puzzles, algo que la saga siempre ha llevado en sus juegos. Así puedes además de combatir podremos evadirnos un poco y utilizar nuestra inteligencia en resolver acertijos y problemas que deberemos solventar dándole al coco. Hay algunos fáciles y otros más difíciles e incluso que nos harán quedarnos varados en él varios días. También tendremos que buscar objetos según nos digan, encajar engranajes, empujar paredes de piedra… Si bien es cierto que esta parte hace que el juego no se haga monótono, puede llevarnos a la desesperación para resolver algunos de estos juegos. Para ello el juego nos da la oportunidad de tocar la canción “Lamento del esforzado” en la que podremos pasar del puzzle directamente y seguir avanzando en la historia. Ideal para los que quieren solo jugar combates y no son demasiado buenos en los acertijos o para evitar uno de esos de dificultad alta que puede romper el ritmo de la aventura y dejarnos bloqueados durante algunas horas que quizás nos haga perder el interés por el juego.

Así que tenemos lucha, puzzles, exploración para conseguir nuevas y mejores armas, reclutamiento de equipo y mejora de él a nuestro gusto, varios niveles de dificultad que ponen las cosas fáciles para los más novatos y que supone un reto para los más experimentados e incluso distintas formas de juego, más clásico para aquellos que recuerden como era el juego original o más moderno de acuerdo a los tiempos que corren respecto al género de rol, más de 50 horas, una historia apasionante y muchos, muchos enemigos y muchos combates en donde poner a prueba nuestra inteligencia, creación de tácticas y rivales duros de pelar.

Gráficamente The Bard’s Tale IV cumple, no hace alardes, los escenarios y los personajes están bien modelados pero sin duda el juego no destaca por este aspecto También nos encontraremos secuencias mitad reales mitad dibujos bastante simpáticas.. Sin embargo la banda sonora y todo lo referente al sonido nos ha encantado, incluida las canciones de Folk Gaélico y música con carácter celta. Las líneas de diálogo dispuestas en el juego son prácticamente incontables y todos los personajes están doblados al inglés pero no os preocupéis porque la traducción con subtítulos está perfectamente hecha en nuestro idioma.

The Bard’s Tale IV Director Cut forma parte de una saga mítica y coge aspectos de lo clásico y aspectos de lo moderno en cuanto al rol y los une creando un buen juego con cientos de horas apasionantes para quien quiera un divertimento largo, incluso para meses. La edición que tenemos en nuestras manos, Director Cut, arregla muchos de los errores que el año pasado tenía la entrega original y añade más horas y más contenido a través de un nuevo capítulo. Koch Media se ha encargado de publicarlo en España y gracias a ellos los fans del género tienen otro juego imprescindible en su estantería rolera.