miércoles, 12 agosto 2020 14:48

Análisis Ancestors: The Humankind Odyssey – Vive la evolución del simio hasta el hombre

Panache Digital nos trae un juego de evolución y supervivencia basado en hechos reales acaecidos hace más de 10 millones de años. Lo más parecido al juego que nos toca analizar hoy es quizás Far Cry: Primal en donde debíamos tomar el rol de un hombre prehistórico. Ancestors: The Humankind Odyssey nos lleva aún más atrás, a cuando todavía éramos monos en una aventura original de supervivencia y aprendizaje.

El juego nos pone en la piel del líder de una tribu en medio de la selva. No tenemos información de nada y seremos nosotros a través de nuestra inteligencia y nuestros sentidos los que deberemos ir descubriendo todo lo que nos rodea. Al comienzo nos vamos a sentir bastante desprotegidos y confusos ya que no vamos a tener mucha idea de lo que tendremos que hacer. Es una sensación similar a la que debieron sentir nuestros antepasados ante el mundo que tenían frente a ellos.

Lo primero que vamos a hacer será reconocer el terreno en el que estamos, los objetos, plantas, animales y demás simios que nos rodean y aprender qué debemos comer, qué debemos beber y dónde y cuándo debemos dormir. Esto lo aprenderemos, como decimos, usando tanto nuestra inteligencia, que se va desarrollando creando interconexiones, así como nuestros sentidos a través de olores y sonidos.

A medida que vayamos conociendo, iremos desarrollando interconexiones neuronales que se verán reflejadas en las siguientes generaciones. En Ancestors más que a un individuo, que es al que vamos a manejar, llevamos la evolución de un clan, así pues, cuando el individuo muera, cogerá el testigo otro, que con todo lo aprendido seguirá hacia adelante y seguirá evolucionando, creando herramientas y objetos y mejorando el refugio y haciéndolo más grande.

¿Y cómo llega la evolución? A través de las interconexiones neuronales nuevas que aparecen en las nuevas camadas, por lo tanto será también imprescindible el elegir una pareja, acicalarla para poder formar la pareja y poder así aparearse y perpetuar la especie. Así es como ha funcionado nuestra evolución desde hace millones de años y así es como nos la traslada Ancestors: The Humankind Odyssey con toda su crudeza y realismo.

Todo esto está realizado con un novedoso sistema de control que nos ha parecido muy original y bueno. Nos vamos a mover como un simio, es decir, tanto a cuatro patas como ya a dos patas, vamos a poder llamar a nuestros compañeros de tribu, amedrentar a los animales e incluso coger objetos. La cuestión es que para coger algo o usar las opciones de inteligencia y sentidos deberemos estar quietos. Así pues podremos ir a un árbol a por bayas pero si estamos en movimiento el juego no nos dará la opción de tomarlas, es en el momento en el que nos quedamos quietos y apuntamos con la cámara hacia el fruto cuando se nos permitirá agarrar la comida. La comeremos de igual manera cuando estemos parados y obvio, deberemos aprender qué comer y qué no comer, ya que ciertos alimentos o ciertos líquidos, como por ejemplo el agua estancada, nos envenenará y acortará nuestra esperanza de vida.

Otro de los puntos que nos han sorprendido muy para bien es al sensación de miedo de nuestro protagonista. La sensación de miedo a lo desconocido o a un lugar o criatura nuevo se ha recreado poniendo una especie de visiones de depredadores y de sonidos de este tipo de criaturas, como el niño que ve ojos en una habitación a oscuras. Algo así debían de sentir nuestros antepasados al igual que esta sensación sentimos hoy en día. Deberemos comenzar a reconocer lugares y objetos para calmarnos y volver a un estado normal ya que si no haremos que nuestro simio salga huyendo y sea aún peor.

Así pues cada vez que tengamos miedo, a buscar objetos conocidos y a repetir acciones anteriormente hechas para calmar al simio. También podremos sufrir envenenamiento si nos pica una serpiente o incluso rompernos algún hueso cuando caigamos desde gran altura y es que quizás los controles son algo tosco a la hora de los saltos y si no lo controlamos bien, acabemos partiéndonos la crisma.

Lo que si tenemos a nuestra disposición es un gran mapa por el que movernos y distintos biomas que visitar y descubrir animales, plantas y objetos nuevos y donde podremos crear nuevos refugios y evolucionar.

Gráficamente se ve bastante bien y tanto los modelados como los escenarios están muy cuidados. Aunque es cierto que hemos tenido algunos problemillas con algunas texturas que podíamos atravesar, pero cosas nimias y que con un parche pueden ir solventándose, el equipo desarrollador no es muy grande y tampoco hay un gran presupuesto, así que por eso no hay que tener en cuenta estos pequeños fallos, que como ya decimos, solventarán. A nivel sonoro está bastante interesante cómo la selva nos envuelve, como nos mete de lleno en la sensación de miedo y como se comunican los individuos de la especie.

Si nos queremos sentir como nuestros antepasados de hace más de 10 millones de años en África, Ancestors: The Humankind Odyssey de Panache Digital es el juego ideal tanto a nivel jugable como a nivel educativo. Intenta ser lo más fiel a la realidad dentro de que es un videojuego. Sentiremos cómo vamos descubriendo realmente cosas y nos aportará una auto-satisfacción que con pocos juegos hemos sentido. Es un juego que nos permite jugar a nuestro ritmo, haciendo lo que queramos y cómo queramos. Sin duda muy sorprendente y recomendable si os gustan los retos de supervivencia y conocer cómo ha sido la evolución del simio generación a generación.

Artículos similares