sábado, 26 septiembre 2020 14:24

Adicción a las redes sociales: Su mal uso afecta la felicidad

-

Que las redes sociales han cambiado nuestras vidas es algo evidente. Es raro que al día de hoy la gente no tenga un perfil en Facebook o Twitter, sobre todo entre personas jóvenes.

No solo usamos las redes para comunicarnos de una manera rápida y efectiva. Hace tiempo que estamos enganchados y sentimos la necesidad de vivir ‘conectados’ continuamente.

Mucha gente ya no concibe su vida sin compartir absolutamente todo lo que hace o sin exhibir sus fotografías a través de Facebook, Twitter e Instagram, que son las tres más utilizadas en todo el mundo.

A la larga este tipo de actitudes pueden terminar resultando perjudiciales. Abusar de estas herramientas o hacer un mal uso de ellas pude generarnos innumerables problemas. Por ejemplo, pueden hacernos perder la atención y descuidar otras tareas más importantes.

Si la cosa va más lejos y desarrollamos dependencia a internet y, en concreto, a las redes sociales podemos encontrarnos con situaciones muchos más graves como la ansiedad o la tristeza.

1
¿Cómo nos perjudica abusar de ellas?

Abuso-redes-sociales

Un estado de conexión permanente “provoca inquietud, falta de concentración y alteraciones del ánimo”, asegura la psicóloga Begoña Carbelo. Hay gente que no es capaz de desconectarse nunca y la idea de pasar tan solo un día sin poder acceder a sus perfiles para actualizarlos o para ‘ponerse al día’ les parece algo totalmente imposible.

Cuando llegamos a este extremo, es más que probable que tengamos un problema que a la larga terminará afectando a nuestro día a día. “Si una persona no es capaz de renunciar y centrarse en otras cosas, puede verse afectada su capacidad para disfrutar”, advierte la psicóloga.

Pero además, puede deteriorase nuestra capacidad para estar con otras personas y para relacionarnos.

Como consecuencia de todo lo anterior, aquellos que han desarrollado un alto grado de dependencia de las redes sociales, pueden terminar sufriendo estados de ansiedad y estrés que, en muchas ocasiones, lleguen incluso a alejarlos de la felicidad. Y es que, en el peor de los casos “al final de la ansiedad suele estar la depresión”, añade Begoña Carbelo.

Atrás