Compartir

Como esto es algo que está a la orden del día y
que puede resultar bastante costoso, no está de más hacerse con un seguro que
nos cubra, en caso de necesitarlo. La web de miseguromovil.com, puede ser una buena alternativa
al respecto.  

Como ocurre con el resto de seguros (de hogar, de vida…) hay que estar muy
atentos a lo que, de verdad, ofrecen y lo que cubren porque se pueden encontrar
verdaderas gangas que luego resulten no serlo tanto.  

Por lo general, cuando se adquiere un nuevo terminal, éste viene con un
tiempo concreto de garantía. Pasado este plazo, el cliente corre por su cuenta
y riesgo todo lo que le ocurra al aparato.Aunque el seguro para el móvil pueda
parecer algo innecesario, lo cierto es que puede resultar muy provechoso. De
hecho, se produjeron un aumento de las reparaciones durante 2015. Algo tan básico
como reparar la pantalla (que es uno de los problemas que se producen con más
frecuencia) ya puede costar cerca de los 100 euros. 

Para elegir un buen seguro que se adecue a cada caso es importante valorar
el teléfono que se quiere asegurar, las averías más habituales y las coberturas
que consideramos imprescindibles. Por ejemplo, para una persona que necesite el
teléfono para su trabajo, contar con un móvil de sustitución, puede ser una
cobertura que le resulte interesante y necesaria.  

En los seguros para móviles nos podemos encontrar con dos tipos distintos:
los que sólo cubren las averías que se producen por accidentes (golpes, caídas,
inmersión en líquidos) y los que cubren, además de lo anterior, el robo o uso
de datos fraudulentos. Obviamente, la segunda opción resultará más costosa.
 

Los seguros son más que interesantes para aquellas personas que hayan
realizado toda una inversión en su móvil. Hoy en día se pueden encontrar en el
mercado teléfonos muy básicos por unos 30 euros (ofrecen muy pocas cosas, más
allá de llamadas o mensajes, pero hay quien le vale con esto. En estos casos,
rara será la ocasión en la que resulte rentable contratar un seguro), pero para
los móviles que ya cuestan cientos de euros, sí que es muy útil.  

En realidad, ya se ha hecho un desembolso importante y se valora el producto
que se ha adquirido. El contar con un seguro no es más que saber que existe una
garantía, por si ocurre cualquier cosa porque, aunque nada le haya ocurrido al
terminal hasta el momento, nadie puede prever si ocurrirá en un futuro. 

Las reparaciones llevadas a cabo por estos seguros pueden resultar ser una
opción más barata que la de buscar solución por nuestra cuenta, sin contar con
esta cobertura y que la de, por supuesto, comprar otro móvil.