Compartir

Ingolstadt (Alemania), 3 marzo (EFE).- El grupo automovilístico alemán Audi (Audi, Lamborghini y Ducati) ganó 4.297 millones de euros en 2015, un 2,95 % menos que en el ejercicio 2014 en el que obtuvo 4.428 millones de euros, consecuencia, en parte, de los efectos del llamado 'Dieselgate' del grupo Volkswagen.

Audi ha presentado hoy la memoria de resultados de 2015 en su sede de Ingolstadt, en un acto en el que el presidente y consejero delegado Rupert Stadler ha añadió que la facturación el pasado año llegó a los 58.420 millones de euros, un 8,61 % más que en 2014, con 1.803.246 automóviles entregados y alrededor de 54.800 motocicletas de la marca Ducati),un 3,6 % más que el año pasado y un nuevo récord.

Stadler, que ha asegurado que en 2016 el grupo tiene la intención de seguir creciendo, ha anunciado que este año va a invertir más de 3.000 millones de euros y seguirá con la electrificación y la digitalización hacia la que se ha orientado todo el grupo Volkswagen, tal y como anunciaba Matthias Müller, su presidente en el Salón el Automóvil de Ginebra.

El beneficio operativo del grupo ha sido de 4.836 millones de euros, con un retorno sobre las ventas del 8,3 %, frente a los 5.150 millones de euros de 2014, que representaron un retorno del 8,8 %.

Estas diferencias son atribuidas al efecto que ha tenido el 'Dieselgate' (motores diesel V6, medidas técnicas, riesgos legales, entre otros extraordinarios) y la sustitución de los airbag defectuosos de Takata, realizada en una llamada en el mercado de Estados Unidos, además de un elevado gasto para la ampliación de la estructura de la producción internacional y de nuevos modelos y tecnologías.

“Lamentamos lo sucedido. Vamos a garantizar la plena transparencia y asegurar que vamos a poner las cosas bien. Debido a un acuerdo válido con Volkswagen AG, los motores TDI de cuatro cilindros afectados no tienen un impacto directo en la rentabilidad del grupo Audi”, ha declarado Stadler.

Otro efecto sobre la cuenta de resultados ha sido un incremento de los costes de distribución, de manera que estos costes se situaron en 5.782 millones de euros, frente a los 4.895 millones de 2014.

Axel Strotbek, responsable de Finanzas y Organización de Audi AG, ha explicado en esta presentación de resultados que la compañía se encuentra “en medio de la fase de inversión más grande en la historia de la compañía”, al mismo tiempo que ha asegurado que el flujo de caja positivo evidencia un modelo de negocio robusto.

Audi prevé una inversión este año de más de 3.000 millones de euros destinados a innovaciones técnicas y nuevos modelos, además de una ampliación de sus estructuras de producción en todo el mundo. La compañía pondrá otra planta de producción en funcionamiento este año, la de México, en la que se construirá el modelo Q5.

Estas inversiones, según Strotbek, serán, una vez más, financiadas con el flujo de caja de la empresa (liquidez), que ha quedado situado en 16.420 millones de euros, frente a los 16.328 millones de euros del año pasado.

El grupo Audi cuenta con una plantilla en todo el mundo de 85.000 personas, de las cuales alrededor de 60.000 están en Alemania. En 2015 se dio empleo a 7.500 personas más, principalmente en México y en Audi AG.

En 2016, el Grupo Audi planea continuar su crecimiento en todo el mundo y, suponiendo que las condiciones externas sea estables, anticipa un aumento moderado en el número de vehículos entregados a los clientes.

El grupo Audi se ha marcado como objetivo lograr en 2016 un retorno operativo sobre las ventas dentro entre un 8 % y un 10 %. EFE