Compartir

Cuando te compras un nuevo PC, tanto portátil como de mesa, todo son maravillas en cuanto a sus funcionalidades y su rendimiento. Pero poco a poco, y con la mella del uso y de los años, el aparato va dando fallos y se acentúan algunas particularidades que son verdaderamente molestas. Porque en realidad, y esto es algo de lo que no nos tenemos que olvidar, un ordenador, como un móvil o cualquier otro dispositivo, es una máquina y como tal, con el tiempo sus fallos se van acentuando. 

Una de las cosas más molestas que te pueden pasar cuando ya llevas utilizando durante muchos años tu ordenador, es que el ventilador haga más ruido de lo normal. Éste es uno de los problemas, que además puede derivar en otro muy común como es que el ordenador se sobrecaliente, también más de lo normal. El problema con el ventilador y sus horribles consecuencias siempre las provoca un mismo problema: la suciedad que hay dentro de tu pc. Porque aunque parezca que no, un ordenador también requiere unos cuidados cada cierto tiempo, y si no lo revisamos, hará que tengamos que deshacernos de él antes de tiempo. 

Bien, si quieres que tu ventilador deje de sonar o, por lo menos, aminorar un poco ese ruido molesto, la solución está clara, hay que limpiar el ventilador. Hay varias maneras de hacerlo, la más fácil y cómoda para los que no entienden mucho de ordenadores, tanto portátiles como de sobremesa, es coger una aspiradora pequeña y con poca potencia (porque si no podemos dañar el aparato) a las rendijas del ventilador. De esta manera estaremos absorbiendo las pelusas y la suciedad que haya dentro y el ventilador podrá moverse mejor, no haciendo tanto ruido. Parece una solución ridícula, pero creedme que funciona, notas la diferencia desde el minuto uno y ese ruido horrible que hacía se quedará en siquiera un susurro. 

La otra solución, para los más experimentados en informática y mantenimiento de aparatos, es desmontar tu ordenador hasta llegar al corazón del mismo, desmontar también el ventilador y una vez fuera limpiarlo. Se puede limpiar tranquilamente con un pincel o con una brocha, para quitarle el polvo o también con un trapo. Si hay pelusas dentro de la CPU o en el ordenador portátil también debes retirarlas para que no queden nada de suciedad. 

Y ya está, ya tienes tu ordenador como nuevo. Notarás, como se decía más arriba, que el ruido habrá disminuido notablemente incluso llegando a desaparecer, lo que también notarás a la hora de que el ordenador se caliente menos.