Compartir

El mundo de los videojuegos despide hoy al cuarto presidente en la historia de uno de los grandes gigantes del sector, Nintendo. Satoru Iwata, de 55 años, ha fallecido este lunes a causa de un cáncer en el conducto biliar, según informó en un comunicado la propia compañía asiática.

No es extraño que su nombre figure entre las diez tendencias más comentadas en Twitter a nivel mundial. Iwata no fue un presidente más de Nintendo. Quizás ni mejor ni peor que sus predecesores en el cargo, simplemente distinto. Bajo su dirección llegaron al mercado superventas como la Nintendo DS o la Wii, pero también decepciones como las denostadas videoconsolas Gamecube o Wii U.

Sin embargo, buena parte de su popularidad procede de sus particulares presentaciones, donde buscaba acercarse al cliente. En el último E3, al que no pudo asistir por problemas de salud, decidió 'enviar' a su homólogo teleñeco para presentar las novedades de Nintendo.

Desde muy joven destacó en la industria de los videojuegos. Iwata comenzó a programar cuando aún era un estudiante de secundaria más, licenciándose años más tarde en el Instituto de Tecnología de Tokio. Tras trabajar como programador independiente, en 1982 comenzó su andadura en Nintendo, aunque dentro de la filial HAL Laboratory. Alcanzó la presidencia de la compañía nipona en 2002, cuando dimitía Hiroshi Yamauchi.