Compartir

El fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea obliga a los motores de búsqueda a eliminar resultados de consultas que incluyan su nombre en el caso de que se consideren “inadecuados, no pertinentes o ya no pertinentes, o excesivos desde el punto de vista de los fines para los que fueron tratados”.

Con el objetivo de dar cumplimiento a ala sentencia Google ha habilitado un formulario online en el que personas afectadas por informaciones que aparezcan en la web podrán solicitar la retirada de los resultados. 

Eso sí, dado que las expresiones “pertinentes” o “ya no pertinentes” se prestan a interpretación, Google advierte de que evaluará individualmente cada caso para tratar de preservar el equilibrio entre el llamado 'derecho al olvido' y el derecho a la información. Para ello han creado un comité asesor de expertos y aseguran que trabajarán codo con codo con las autoridades de protección de datos de los países.