Compartir

Pasó a las historia como uno de los sabios 'españoles' más importantes de la Edad Media y Google se ha acordado de él.  Ibn Rusd Averroes sorprende hoy ilustrando un bonito doodle para conmemorar el 888º aniversario de su nacimiento. En esta pequeña obra de arte se aprecia a Ibn Rusd Averroes con la mezquita de Córdoba al fondo, ciudad de Andalucía donde residió parte de tu vida.

Ibn Rusd Averroes nació en una familia de estudiosos del derecho. Su abuelo fue cadí principal de Córdoba bajo el régimen de los almorávides y su padre mantuvo la misma posición hasta la llegada de la dinastía almohade en 1146. El propio Averroes fue nombrado cadí de Sevilla y sirvió en las cortes de Sevilla, Córdoba y Marruecos durante su carrera.

Además de parir una enciclopedia médica que dio la vuelta al mundo conocido durante el medievo, Ibn Rusd Averroes escribió comentarios sobre la obra de Aristóteles -de ahí que fuera conocido como 'El Comentador'-. En su obra Refutación de la refutación (Tahafut al-tahafut) defiende la filosofía aristotélica frente a las afirmaciones de Al-Ghazali de que la filosofía estaría en contradicción con la religión y sería por lo tanto una afrenta a las enseñanzas del Islam. ¿Avanzado verdad? 

Claro que al final Averroes fue desterrado a finales del siglo XII tras una ola de fanatismo que invadió Al-Ándalus después de la conquista de los almohades. Aislado en Lucena, un pueblo cerca de Córdoba, se prohibieron sus obras. Meses antes de su muerte fue revindicado y llamado a la corte en Marruecos. Muchas de sus obras de lógica y metafísica se han perdido por siempre como consecuencia de la censura. Gran parte de su obra sólo ha podido sobrevivir a través de traducciones en hebreo y latín, y no en su original árabe. Su principal discípulo fue Ibn Tumlus, quien le había sucedido como médico de cámara del quinto califa almohade Al-Nasir.