Compartir

Si es usted de los que suda la gota gorda cada vez que oye hablar de tener hijos y de los que prefiere 'desoir' la llamada del instinto natural por no verse empujando un carrito a las doce del mediodía en lugar de apurando las copas a las tres de la madrugada, la última campaña de Durex, la conocida marca de preservativos, puede que termine de quitarle las pocas y peregrinas ganas que haya tenido. El anuncio, que suma ya cientos de miles visitas en Youtube este verano, muestra los efectos -un tanto 'rocambolescos', eso sí- de tener la casa llena de pequeños correteando de un lado al otro.

Un padre contempla con tristeza como unas sabrosas salchichas en la barbacoa se han echado a perder al igual que la brasa de su barbacoa por una pelea de agua en el jardín mientras una de las 'pistolitas' de los niños impacta en sus partes nobles. La misma zona resulta afectada por un café ardiendo que derrama la hija de otro de las protagonistas o por un rastrillo tirado en medio de un jardín, un tanto revuelto por la marabunta infantil. Todo ello al ritmo de una sonata de Beethoven conocida como 'Claro de Luna'. El último protagonista se tumba para relajarse escuchando música en el sofá. Uno de los pequeños que correteaba se sube a uno de los extremos con intención de saltar sobre él con tan mala suerte que la pista de aterrizaje de este mini vuelo es exactamente el mismo.

Este eterno dislate, de revuelo, agotamiento y peligros para las áreas masculinas más sensibles, es de la forma que el fabricante de profilácticos ha dibujado la paternidad, lejos de la complicidad entre generaciones de una misma familia. Una parodia que ha triunfando en internet con un mensaje claro…. Futuros papás, piénsatelo o protege tus partes nobles.