Compartir

En ocasiones, una normativa poco específica puede permitir a los equipos deportivos cometer acciones que, aunque no sean muy bien vistas por los rivales, son perfectamente legales. Un claro ejemplo de ello es la jugada protagonizada por el Real Madrid de baloncesto en los cuartos de final de la Copa de Europa de la temporada 1961/62.Tal y como recuerda Javier Sanz en «Historias de la Historia», ga…