Compartir

La cocción al vacío y a baja temperatura ??sous-vide?? es una técnica habitual de los restaurantes de alta cocina. Permite elaborar carnes, verduras y pescados con una precisión (en el punto de cocción) imposible mediante otros métodos tradicionales. Hasta hace muy poco exigía un instrumental demasiado caro y aparatoso para el hogar, pero dos proyectos financiados mediante ?crowdfunding? quieren cambiar esto, y llegar a la cocina de cualquier aficionado al buen comer.

La técnica de cocina ?sous-vide? tiene dos peculiaridades. Los alimentos a cocinar se envasan al vacío, y se sumergen en un baño de agua a temperatura constante. Así se consigue una cocción homogénea, y exactamente hasta el punto que se quiere, pero sin mojar la comida. La carne de ternera, por ejemplo, queda poco hecha a unos 52 ºC, al punto a 60 ºC, y muy hecha a partir de los 70 ºC. En el caso de los huevos, por ejemplo, un grado de diferencia puede suponer que la yema se cuaje o no. El reto, por tanto, no era el envasado al vacío, sino crear un aparato capaz de mantener un recipiente con agua a la temperatura exacta todo el tiempo necesario. Por las peculiaridades de esta técnica en ocasiones puede ser de varios días.

Nomiku se presentó en la web de financiación colectiva Kickstarter en julio de 2012. Su producto, creado por tres emprendedores estadounidenses, prometía ser capaz de regular la temperatura con precisión y hacer circular el agua ?para que esta sea homogénea?, y además compatibilidad con casi cualquier recipiente. Una olla, o un barreño. Pidieron 200.000 dólares y consiguieron 586.061. Recientemente anunciaron que sus aparatos está listos y certificados, y que comenzarán a enviarlos a finales de julio a un precio cercano a los 300 euros.

Aunque los aparatos profesionales de cocina ?sous-vide? se han abaratado con los años, todavía es habitual que cuesten entre 600 y varios miles de euros. Por eso muchos aficionados avezados han desarrollado alternativas caseras capaces de replicar su funcionalidad. Una de las más habituales consistía utilizar un sensor electrónico de temperatura que conectaba o desconectaba un hervidor de arroz para mantenerla en el punto exacto.

Con esta misma idea se ha lanzado Codlo, también a través de Kickstarter. Sus creadores, tres británicos, han aplicado este mismo concepto y lo han unificado en un producto de aspecto más amigable, y más fácil de operar. Este dispositivo permite conectar ?y apagar y encender según se necesite? un hervidor de arroz y regular tanto la temperatura como el tiempo con una interfaz táctil. Piden 100.000 libras ?unos 116.000 euros?, de los que ya han recaudado las dos terceras partes.