Quantcast

Hospedería Santa Elena, el lugar que hasta los Reyes eligen para escaparse

  • La Hospedería Santa Elena se sitúa en San Carlos del Valle (Ciudad Real) y ha sido escogida en más de una ocasión por los Reyes de España para una escapada rápida.
  • Su oferta gastronómica de impresión y sus precios insuperables hacen de este local un lugar que no merece la pena perderse.
  • Del 23 de octubre al 1 de noviembre, los cinco establecimientos adscritos a la Red de Hospederías de Castilla-La Mancha ofrecerán menús a precio cerrado.

Hace cinco años Luis Arroyo, un manchego afincado en Barcelona, dio un giro radical a su vida. Abandonó Sabadell y volvió a San Carlos del Valle (Cuidad Real), el pequeño pueblo que le vio nacer para abrir la Hospedería Santa Elena, en el mismo lugar en el que estaba ubicado el teleclub cuando él era tan solo un crio. Ahora, el local se ha convertido en todo un éxito. Tanto es así que hasta los Reyes de España lo han escogido para alguna de sus escapadas. Pero, ¿cuál es la clave del éxito?

San Carlos del Valle
Hospedería Santa Elena

Ante todo, una verdadera pasión por el proyecto. Y es que verdadera la ilusión de Luis, que siempre había trabajado en la construcción, era dedicarse a la cocina. De manera autodidacta, durante 10 años, estuvo formándose gracias a recetas de Internet y vídeos de YouTube. Hoy, tiene una propuesta que podría hacer palidecer de envidia a un restaurante con estrella Michelín. Su hijo se ha embarcado en el sueño de su padre y ahora dirige la Hospedería Santa Elena con ese orgullo que solo da el trabajo bien hecho.

Visita de los Reyes

“Para mi padre este pueblo era un remanso de paz. Venía aquí a descansar. Este local, en sus tiempos, fue la sede del Ayuntamiento y de la escuela. De hecho, lo que ahora son los baños solían ser los calabozos. Luego pasó a ser el teleclub. Durante 30 años, distintos gobiernos han tratado de arreglarlo para convertirlo en hospedería. Nosotros terminamos la reforma y este año cumplimos cinco años”, explica.

San Carlos del Valle
Hospedería Santa Elena

Cinco años en los que la Hospedería Santa Elena se ha convertido en una referencia del turismo rural. Su privilegiada situación hace que sea un punto intermedio para recorrer los pueblos de la zona, a la par que es ideal para los amantes del senderismo. Quizá por ello, los Reyes eligieron este lugar para alguna escapada de fin de semana. La primera vez fueron solo a comer, pero la segunda vez también pasaron la noche.

“Son muy discretos. Tanto es así que nos enteramos de que estaban a la salida, cuando les vimos bajar las escaleras. La primera vez, el Rey estuvo comiendo con su equipo, que ya llevaba varios días en la hospedería, y disfrutó mucho de la comida”, rememora David, el hijo de Luis. Ahora, en la entrada, una foto de aquel día decora una de las paredes.

Un menú de impresión

Lo cierto es que la propuesta gastronómica es espectacular y resulta imposible elegir uno solo de sus platos. Como aperitivo, una de las estrellas es el milhojas de manzana, lomo de sardina ahumada, cebolla caramelizada y foie. La mezcla de sabores es absolutamente deliciosa. El foie y cebolla caramelizada son un matrimonio perfecto, que contrata con el salado de la sardina y el crujiente de la manzana.

Hospedería Santa Elena
Milhojas de manzana, lomo de sardina ahumada, cebolla caramelizada y foie

Por su parte, entre los primeros que ofrece la Hospedería Santa Elena no puedes dejar de probar el caviar de berenjena con crema de queso de cabra, leche de oveja y falsa trufa. Su cremosidad y su sabor intenso impresionarán a cualquier sibarita. “El éxito está en la leche. Nos la trae fresca a diario el pastor. Es una de las ventajas de vivir en un pueblo”, comenta entre risas David.

Entre los segundos, el solomillo de vaca rubia marinada al vacío con especias de la tierra a la parrilla con verduras de temporada en pepitoria es una opción con la que acertarás seguro. La carne se cocina de 48 a 72 horas, lo que hace que esté tierna, casi como mantequilla. Además, el toque a de la parrilla, con madera de encima, le da un aroma y sabor auténtico, como de receta de la abuela.

Hospedería Santa Elena
Caviar de berenjena con crema de queso de cabra, leche de oveja y falsa trufa

La Hospedería Santa Elena tiene nueve habitaciones con un precio insuperable, 55 euros la noche. Cada una de ellas, decorada con colores propios de Castilla, está perfectamente equipada y con vistas a la plaza del pueblo, el mayor corral de comedias de Europa.

Red de Hospederías de Castilla-La Mancha

Hospedería Santa Elena forma parte de la Red de Hospederías de Castilla-La Mancha, una iniciativa de colaboración público-privada que tiene como objetivo potenciar el turismo de calidad en la región y reivindicar su riqueza paisajística, monumental, histórica y culinaria a través de sus alojamientos más singulares. Sus integrantes, cinco por el momento, son propiedades independientes y con su propia personalidad, pero que responden a un mismo concepto de establecimiento hotelero: aquel que recupera la esencia de las antiguas hospederías, situadas éstas en emplazamientos y en edificios muy especiales dentro de cada destino y concebidas como un hogar para el viajero en el que se les agasaja con lo mejor que se tiene y se les hacen sentir parte del entorno.

San Carlos del Valle
Hospedería Santa Elena

Dentro de esa filosofía, la cocina tiene un papel fundamental. Por eso, para reivindicar el producto de cercanía, proclamar los encantos de una comunidad autónoma con mucho que ofrecer al visitante e impulsar la economía local en estos difíciles momentos para la hostelería, la Red de Hospederías de Castilla-La Mancha organiza sus primeras Jornadas Gastronómicas. Estas jornadas de otoño –habrá más durante las distintas épocas del año– tendrán lugar del 23 de octubre al 1 de noviembre y durante las mismas, los restaurantes de las hospederías ofrecerán, cada uno de ellos, un menú basado en ingredientes castellanomanchegos de temporada y en recetas autóctonas puestas al día por sus cocineros.

Cinco menús

Los precios de los menús oscilarán entre los 30 y los 79 € por persona y en ellos no faltarán la caza –perdiz, torcaz, codorniz, ciervo, jabalí…–; las trufas, las setas y otros frutos de otoño como las castañas; el ajo morado de Las Pedroñeras; los quesos manchegos; la trucha; el cordero manchego y recetas tradicionales revisadas como pisto, morteruelo, atascaburras, gazpachuelo etc. Habrá además opción a maridar las propuestas con vinos locales, siempre presentes en las cartas de las Hospederías.  

Toledo
Hotel Boutique Adolfo

En Molino de Alcuneza (Sigüenza, Guadalajara), un establecimiento familiar ubicado en un molino de piedra del siglo XV y cuyo restaurante está reconocido con una estrella Michelin, el chef Samuel Moreno propone un degustación por el que desfilan taco de remolacha con morteruelo; tartar de trucha con sus huevas; empanadilla de jabalí con sobrasada y lima; manzana, apio y pepino con crema de queso de cabra; lomo de ciervo con salsa César de queso manchego y anchoas; sopa de ajo negro con cocochas y huevo de corral; ravioli de perdiz estofada a la toledana con trufa de verano; mollejas de lechal con setas de cardo al ajillo; careta de cerdo con salsa brava suave y carabineros; lomo de bacalao con pil-pil de codium; paletilla de cordero al estilo moruno; remolacha con café y frambuesas y tubo de té con chocolate blanco con helado de mango. Su precio es de 79 € sin maridaje y de 108 € con maridaje.

De Toledo a Cuenca

El gran Adolfo Muñoz, considerado uno de los padres de la cocina manchega renovada, ha elaborado un menú para el restaurante de su céntrico Hotel Boutique Adolfo (en Toledo) en el que incluye dos aperitivos; conejo en escabeche y ajo negro de Las Pedroñeras en versión actual; flores de calabaza en tempura sobre aceite cornicabra y pisto manchego asado; paloma torcaz sobre reducción de vino tinto Syrah y frutas del tiempo; presa ibérica con quinoa e higo chumbo, helado de tomillo con higos en toffee y dulces de su obrador –de donde sale su célebre mazapán– por 49 € sin bebidas.

El Palacio del Infante don Juan Manuel, situado en la que fuera la primera fortaleza de Belmonte (Cuenca), ofrece en su restaurante Los Alarifes un menú a base de setas silvestres conquenses de otoño, patata, huevo de corral y papada a baja temperatura; canelón de morteruelo con tierra de trompetas negras y café; arroz meloso con perdiz roja de monte y ali oli de ajo morado; lomito de venado con crema de castañas al vermut, puré de almendras con vainilla y curry verde y cremoso de queso manchego y azafrán. Su precio es de 45 € sin bebidas y de 55 € maridado con vinos de Castilla-La Mancha.

Desde 30 euros

El Hotel Convento del Giraldo (Cuenca), con un emplazamiento privilegiado y vistas sobre la hoz del Huécar, mantiene su originaria vocación como lugar de reposo de peregrinos y viajeros del Camino Real. Su restaurante El Aljibe ha diseñado un menú consistente en un triple entrante de zarajo, morteruelo y ajo arriero; cazuelita de judías estofadas con codorniz; lomo de bacalao al azafrán; lingote de cordero manchego con salsa de madera y queso manchego con alajú y resolí, todo ello por 30 € por persona incluyendo agua, café y una botella de vino de la D.O. Ribera del Júcar.

Cuenca
Hotel Convento del Giraldo

Por último, la propuesta de Hospedería Santa Elena, en plena plaza Mayor de San Carlos del Valle (Ciudad Real), considerada como una de las más bonitas de nuestro país, es un menú abierto que incluye aperitivo de bienvenida y primero, segundo y postre a elegir. Entre los primeros se puede optar entre risotto de boletus y confit de pato con su jamoncito curado; gazpachuelo de rodaballo; dado de atún rojo y espagueti de calamar con emulsión de cordero, crema de castañas y setas timbal de berenjena y falsa trufa; milhojas de manzana, foie micuit, pescados ahumados sobre manto otoñal y alcachofas confitadas con tomate al ajillo y gambón flambeado.

Hospedería Santa Elena
Gazpachuelo de rodaballo

De segundo se ofrece solomillo de vaca macerada al vacío con especias de la sierra y sus verduras en pepitoria; costillar de cochinillo de matanza elaborado a baja temperatura y acabado al horno con kimchi de patata; pierna de cabrito lechal elaborada de la forma tradicional al horno con verduras al mojo picón; bacalao tiznao con ajo negro y manzana y salmón a la naranja con parmentier de lima. Y para terminar se puede escoger entre copa de leche merengada; pan de calatrava o sorpresa de arroz con leche. Su precio es de 30 € con maridaje de vino blanco y tinto. Una delicia que no te puedes perder.

Comentarios de Facebook