Quantcast

El lujo de Hevia se reinventa y lanza un nuevo servicio de delivery con chef en casa

  • Hevia, situado entre los grandes comedores capitalinos por su brillante propuesta de culto al producto y su impecable servicio, reabre su terraza: una de las más acogedoras y elegantes del barrio Salamanca, inaugurada en 1964.
  • Adaptándose al momento actual, los hermanos Martín-Hevia han creado además un delivery de lujo con el que buscan replicar el nivel de excelencia.
  • Apuestan por una cuidada puesta en escena y de un servicio de reparto propio a cargo de personal cualificado, formado en hostelería.

Inaugurada en 1964 a la par que el restaurante y siguiendo el espíritu pionero de su fundador, Pepe Hevia, la terraza de Hevia fue una de las primeras de nuestro país en apostar por una decoración singular y una atmósfera elegante, con manteles largos, luces indirectas, flores frescas e hilo musical, al estilo de las terrazas parisinas. En definitiva, fue concebida como una prolongación de la sala de Hevia y eso, junto al carácter social de su propietario, hizo que en los años 70, cuando las calles de Madrid las dibujaban las consabidas sillas y mesas de plástico y las sombrillas de promoción, se convirtiera en una de las más frecuentadas por la jet set.

Madrid
Hevia

Hoy, capitaneada por los hermanos Ismael y Fernando Martín-Hevia, tercera generación del negocio familiar, este oasis urbano sito en el 118 de Serrano sigue siendo una de las terrazas más acogedoras, elegantes y concurridas del barrio. Prueba de ello es que nada más abrir, un día después de la entrada en la fase 1 de la capital, ya tenía hasta tres semanas de reservas.

De chaqueta y pajarita a mascarilla

Situada en plena calle Serrano y perfectamente aclimatada, la terraza de Hevia reabre bajo estrictos protocolos de higiene y seguridad: la capacidad se ha reducido de 90 a unos 40 comensales aproximadamente para conseguir una separación de dos metros entre las mesas; el mobiliario y el menaje se desinfectan pulcramente tras cada servicio; las cartas físicas se han sustituido por códigos QR y paneles informativos colocados en las paredes y el personal ha cambiado, por primera vez en los 56 años de historia de Hevia, la chaqueta y la pajarita por EPI y mandiles, más fáciles de lavar a diario a 90o, entre otras medidas.

Madrid
Hevia

La terraza abre con servicio de cocina ininterrumpido de 14:00 a 24:00 h, se atienden reservas a través del teléfono y la web y no hay turnos ni restricciones de tiempo para disfrutar de la mesa. En cuanto a la oferta, la carta de Hevia incluye más de una veintena de entrantes, ocho carnes y otras tantas opciones marineras y seis postres, todos ellos caseros, así como una buena variedad de mariscos (gamba roja de Denia y blanca de Huelva, bogavante nacional, ostra plana gallega, cigalitas…) y otros productos de temporada fuera de carta. Entre los entrantes destacan la selección de ahumados con guarnición y los míticos callos de Hevia (ambos en carta desde sus inicios), el revuelto de tuétano con trufa negra (un hit incorporado en los 80), la ensaladilla rusa Hevia con ventresca, el foie y propuestas veraniegas como el gazpacho, el salmorejo o una nueva ensalada de quinoa con tomate triturado, mayonesa, ventresca de bonito y aceite de rúcula.

Delivery de lujo

Dentro de los principales, pueden encontrarse desde especialidades ya señeras de la casa (tronco de bonito escabechado en salsa de perdiz, lenguado salvaje nacional a la plancha o menier, rabo de toro, solomillo a la brasa, con ajitos o en steak tartar…) hasta nuevas incorporaciones, como los chipirones en su tinta o las albóndigas Don Clemente. Platos, estos dos últimos, que han sido creados ad hoc para el nuevo delivery de lujo de Hevia.

Madrid
Hevia

Desde que se decretara el cierre de la hostelería el 14 de marzo, Ismael y Fernando, tercera generación de la familia fundadora y actuales capitanes de barco, han estado trabajando en el diseño de un servicio de comida a domicilio que no han querido estrenar hasta que no estuviera a la altura de los estándares de calidad que han convertido a Hevia en uno de los grandes comedores de la capital. Se trata de un delivery de lujo y 100% propio que se reserva a través de su propia web  y se gestiona como si fuera una mesa más del restaurante. «Nuestro equipo de cocina recepciona directamente los pedidos y no aceptamos más comandas de las que podemos atender en cada servicio», aseguran.

Repartidores propios

El trasporte tampoco se ha externalizado sino que se ha creado un equipo propio de repartidores con personal cualificado, formado en sala o en cocina, para el horario de servicios de delivery. De hecho, ofrecen al comensal dos opciones de servicio: se entrega sin contacto en la puerta del domicilio o, si se prefiere, el camarero entra con su EPI en casa, emplata, calienta si es necesario y se lleva los residuos, a modo de catering de alto standing.

Madrid
Hevia

El delivery de Hevia permite disfrutar en casa de la mayoría de los platos de su carta (ensaladilla, croquetas, sopas frías, pescados ahumados, tronco de bonito, tartar de atún, merluza en tacos callos, rabo de toro, solomillo, albóndigas, steak tartar –sobre hielo para mantenerlo en frío–, etc.) así como de algunas de sus tapas más célebres: las gildas, los mejillones tigre, la tosta de guacamole con anchoas (una tapa tan actual hoy en día como rompedora en 1978, cuando se incorporó), el Serafín (un montadito de lomo con pimiento rebozado) o los flamenquines con salsa Hevia.

Madrid
Hevia

La propuesta se completa con una cuidada selección de bebidas que incluye cervezas, refrescos y 35 referencias de vinos entre blancos, tintos, rosados y champagnes, algunos de los cuales se ofrecen en medias botellas o botellas de 50 cl. Todos ellos se venden a precio de tienda y el cliente puede solicitar, por un extra de 2 €, que lleguen extrafríos en una bolsa de vacío con hielo picado.

Comentarios de Facebook