Quantcast

Essentia, una joya para los más carnívoros a 45 minutos de Madrid

  • Situado en Tarancón (Cuenca), en plena ruta entre Madrid y Levante, está concebido como un auténtico hogar para el viajero.
  • Destacan sus carnes, como la chuleta de vaca finlandesa, considera como la mejor del mundo.
  • Essentia acaba de incorporar un hotel de 70 habitaciones, Ansares Hotel, dotado con las últimas tecnologías de la sostenibilidad medioambiental.

Los amantes de la carne están de enhorabuena. A tan solo 45 kilómetros de Madrid se encuentra Essentia, uno de los restaurantes más espectaculares, apto para los más carnívoros. Situado a las afueras de Tarancón (Cuenca), en la salida 79 de la A-3, Essentia apuesta por un producto de primerísima categoría y la hospitalidad de un equipo generoso, atento y profesional.

Asador
Essentia

Desde que abrió en 2016, se ha convertido no solo en la parada obligada de la ruta que une Madrid con Levante sino también, en un destino en sí mismo. No en vano, sus instalaciones suman ya 15.000 m2 y albergan, además del restaurante y el gastrobar, diferentes salones para eventos; y una terraza climatizada y equipada con seis mesas-asador para una experiencia única. También se encuentra el hotel domótico Ansares Hotel, de reciente construcción y con 70 habitaciones; una cámara de maduración donde adquieren sabor sus célebres carnes de vaca finlandesa y cerdo ibérico –situadas entre las mejores del mundo– y una imponente cava subterránea en la que reposan vinos de guarda y verticales de casas señeras como Pingus o Vega Sicilia.

Producto de mercado

La propuesta gastronómica de Essentia, piedra angular de todo el complejo, se sustenta en una materia prima de excepción que interpreta con acierto y sin excesos el cocinero taranconero Toño Navarro, curtido en los fogones de La Máquina de La Moraleja, Portobello (Madrid) y Las Rejas (Las Pedroñeras), entre otros. Las verduras que utiliza proceden, algunas, de un huerto propio situado a un kilómetro del restaurante –donde el chef cultiva pepino del terreno, piparras, tomates de diferentes tipos, habitas, tirabeques…–. Otras, sin embargo, de Navarra, como las alcachofas o los espárragos blancos que confita para alargar su temporada de disfrute.

Una de las recomendaciones, sin duda, es la ensalada de tomate y piparra, acompañada de atún en conserva. El tomate, grande, jugoso y tierno, tiene un sabor intenso, que perdura en la boca. La piparra le da el toque picante justo y marida, a la perfección, con un aceite de oliva virgen extra, de la zona, contundente y con cuerpo.

Essentia
Ensalada de tomate de temporada

Fuera de carta no faltan buenos guisos –herencia de Manolo de la Osa–, arroces por encargo y excelsos pescados y mariscos elegidos en el día. Así, se trabajan langosta, bogavante azul, centolla gallega, cigala real, ostras, almejas de Carril gambas rojas de Denia y blancas de Huelva, rodaballo salvaje, merluza de pincho de Burela, besugo, atún rojo, pez limón…

Protagonismo de la carne

Aunque sin duda la estrella de Essentia son las carnes. De esta manera, las chuletillas de lechal se encuentran entre sus especialidades más demandadas; y la vaca finlandesa de raza Ayrshire que sirven es Essentia está considerada como la mejor carne roja del mundo por su alta infiltración.

Essentia
Chuleta de vaca finlandesa

La carne de vaca madura en las propias instalaciones durante 45 días y se muestra a los clientes antes de ser cocinada. El resultado en una carne tierna, que parece mantequilla, de sabor impecable y perfectamente cocinada al punto. Un experto en carnes acude al mercado para seleccionar los mejores cortes. Además, tienen el privilegio de ser los primeros en escoger, lo que garantiza la calidad del producto. Se acompaña de patatas y unos pimientos rojos asados que son una auténtica delicia. Un plato por el que solo merece la pena la visita a Essentia.

Impresionantes torreznos

Por otro lado, con el cerdo ibérico se elaboran platos como la careta de cerdo crujiente, el lomo de orza –con adobo casero y trabajado como un tataki–, el solomillo escabechado, el tartar de presa con aliño japonés o la hamburguesa de presa. Además, cuentan con un menú monográfico que incluye desde las piezas más nobles del animal hasta cortes menos conocidos, como el abanico o el lagarto. En este sentido, no puedes irte sin probar sus torreznos, fritos en aceite de girasol. Con una capa ligeramente crujiente por fuera y un interior blando y tierno, son una auténtica delicia por la que merece la pena saltarse cualquier dieta.

Essentia
Torreznos

Reinvertir en sus clientes es una de las máximas de Essentia. Por eso, en los últimos meses el establecimiento ha ampliado su gastrobar y añadido una terraza acristalada con techo retráctil que permite ser utilizada durante todo el año. En ella, además de mesas altas y bajas, se han instalado seis mesas-asador –que han bautizado Meat Tables– únicas en el mundo, ya que han sido diseñadas por el propio equipo de Essentia en colaboración con una empresa valenciana de ingeniería.

Nuevas experiencias

Están inspiradas en las parrillas yakiniku japonesas que se encastran en las mesas para que los comensales cocinen la carne a su gusto, pero, a diferencia de éstas –que funcionan con carbón–, incorporan una plancha de última generación que alcanza los 280-300 oC. Esto permite que la carne se selle en menos tiempo para que mantenga sus jugos y, por ende, todo su sabor. De su sistema exclusivo destaca también que el calor se distribuye de forma homogénea y sin salir de la plancha –es decir, no genera calor en el ambiente–, que la temperatura no desciende hasta que no se ha terminado de cocinar –lo que evita que la carne se cueza– y que las mesas incorporan un evolucionado sistema de extracción subterráneo que impide que se genere humo.

Asador
Essentia

La oferta de las mesas-asador, con capacidad para hasta ocho personas cada una de ellas, incluye diferentes cortes de vaca finlandesa –entrecot, picaña, taco de lomo, solomillo y su famoso chuletón fileteado– y presa y pluma de cerdo ibérico. Las carnes se sirven al peso –se pide un consumo mínimo de 25 €– y se acompañan con patatas fritas y pimientos de Lodosa.

Para completar esta experiencia única, Essentia cuenta con una bodega envidiable, nutrida con más de 300 referencias entre las que sobresalen los vinos manchegos de pequeñas bodegas que trabajan por recuperar variedades autóctonas en peligro de extinción, como la Moravia, la Albillo o la Pardilla, la colección de jereces y los vinos de guarda, entre los que se encuentran auténticas joyas de colección como las verticales de Pingus, Flor de Pingus, Pintia, Macan, Valbuena y Único.

Un hotel de última generación

Desde su apertura hace ya cuatro años, Essentia ha funcionado siempre como un auténtico hogar, en el que se recibe y agasaja al viajero con el cariño propio de una familia orgullosa de su casa. Para enfatizar esa vocación de hospedaje moderno, acaba de incorporar a sus instalaciones un hotel de nueva construcción que engloba 70 espaciosas habitaciones –sus tamaños oscilan entre los 21 m2 de la estándar y los 53 m2 de la suite– y distintos espacios para eventos. Entre ellos se encuentra una terraza de 600 m2 y un auditorio para 240 personas.

Essentia
Ansares Hotel

Proyectado en torno a un típico patio castellano, está decorado en los cálidos tonos de la tierra, con materiales muy exclusivos, como madera natural reciclada, piedra caliza de la zona de Roda, acero Corten o Coverlam, un porcelánico de espesor muy fino. Cuenta también con pinturas originales, entre las que destacan nueve obras inspiradas en rincones, paisajes y costumbres de Tarancón del artista local Didac Checa. Además, se pueden encontrar piezas antiquísimas –muebles, esculturas y hasta el marco de un templo hindú– traídas de Asia, cultura con la que comparte esa concepción del lujo como algo inmaterial.

Essentia
Ansares Hotel

Y es que Ansares Hotel se distingue más por lo que no se ve que por lo que se ve: su cuidada iluminación y su acústica generan una atmósfera de absoluta serenidad y está dotado con últimas innovaciones tecnológicas en materia hotelera. Entre otras ventajas, su sistema de domótica, que cuenta con el Premio a la Conectividad en la Edificación 2019 del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación, permite al cliente reproducir el contenido de su móvil en la televisión o hacer el check in y el check out online sin pasar por recepción, entre cosas, y al hotel mejorar la eficiencia energética del edificio y medir y reducir la huella de carbono.

Tienda online

Además de todo, Essentia dispone de una tienda online, donde se pueden adquirir frescas la paletilla y las chuletillas de cordero, el cochinillo para asar, la careta de cerdo, las hamburguesas de ternera, de vaca vieja o de cerdo Ibérico, el entrecot y la chuleta de vaca finlandesa madurada y la presa, la pluma, el lagarto y la lágrima de cerdo Ibérico. Hay también productos manufacturados –como lomo de orza, jamón y embutidos ibéricos de bellota, quesos y anchoas– y experiencias gourmet en el establecimiento –como menús, cursos, etc.– ideales para regalar.

Essentia se ha convertido así en una parada obligada en sí misma. Un pequeño tesoro escondido en Tarancón en el que merece la pena pararse para disfrutar de lo mejor de la vida: buena comida y bebida acompañada de aquellos que te importan. Una apuesta segura de la que, sin duda, no te arrepentirás.

Comentarios de Facebook