Quantcast

Emilio Moro 2018, una añada limitada con una intensidad sorprendente

  • La bodega vallisoletana Emilio Moro, una de las líderes a nivel mundial de la Ribera del Duero, lanza al mercado una añada única de su buque insignia.
  • Emilio Moro 2018, que procede de una producción muy escasa y a la vez muy favorable para extraer la mejor esencia de la variedad.
  • Se presenta como un Tempranillo potente, equilibrado, sutil y con una elegancia extraordinaria.

Para los amantes del buen vino, la salida al mercado de un Emilio Moro siempre es una buena noticia. Máxime si se trata, como es el caso de esta nueva cosecha, de una añada excepcional, fruto de una climatología extremadamente favorable y equilibrada en la Ribera del Duero. ¿El resultado? Un vino elegante, balanceado, fácil de beber y muy polivalente en la mesa.

Vino de calidad
Emilio Moro

Emilio Moro es un monovarietal de Tempranillo (100 % Tinto Fino), procedente de viñedos de entre 12 y 25 años cultivados en un suelo arcilloso-calizo-pedregoso y con orientación suroeste en la localidad de Pesquera de Duero. Lleva el nombre de su creador (y fundador de la bodega) y representa como ningún otro vino la personalidad que envuelve la historia y los valores de Bodegas Emilio Moro. Según José Moro, presidente y tercera generación de esta exitosa empresa familiar, “cada uno de nuestros vinos es especial para nosotros, pero una nueva añada de Emilio Moro me hace sentir de forma muy particular ese orgullo por toda una vida dedicada al vino”.

“Se trata de nuestro buque insignia, el que nos ha acompañado en los mejores momentos y en todos nuestros retos, el que se ha convertido en el favorito de muchos de nuestros clientes y por el que sentimos una satisfacción enorme”, comenta.

Cosecha limitada

Sobre Emilio Moro 2018 añade que “sigue marcando la elegancia y la seriedad de esta etiqueta y que es verdaderamente redondo y muy completo”. Y es que la añada de la que procede fue única y excepcional en la Ribera del Duero, marcada por unos meses de abril y mayo extraordinariamente lluviosos. Ello, provocó un ligero retraso en la brotación del viñedo, y el verano cálido propició unos niveles óptimos de madurez y un gran equilibrio en la uva. Además, debido a las heladas que se registraron en primavera, la cosecha se redujo un 50% respecto a las cifras habituales, lo que hace de este vino algo más único si cabe.

Vino de calidad
Emilio Moro

De color rojo picota intenso con capa tupida, el Emilio Moro en nariz es muy equilibrado, elegante y sutil, marcado por una producción muy escasa que saca las mejores esencias. Se perciben los aromas de su crianza en barricas de roble nuevo, aunque predominan las notas de fruta madura y especias de la Tempranillo acompañadas por un torrefacto suave bien conjugado con su toque final de regaliz, más fino si cabe.

Perfecto para carnes

La boca es un reflejo de la nariz. Potente y carnoso, pero con un tanino meloso y pulido. Es, precisamente, donde mejor refleja el equilibrio que caracteriza a la añada. Es redondo, pulido, balanceado, con una gran potencia y estructura que quedan bien ensamblada con la acidez.

Así, Emilio Moro es un vino muy fácil de beber y polivalente en la mesa. Marida a la perfección con el cordero asado y carnes rojas a la parrilla. Además, es estupendo para la caza de pelo como el ciervo, el jabalí, el corzo, el gamo (en caza mayor) o la liebre y el conejo (en caza menor). Si se opta por consumir este caldo a la hora del aperitivo, combina estupendamente con un buen queso curado.

Una historia familiar

La historia de la Bodega la contemplan tres generaciones. Sin embargo, no es hasta 1987 cuando Bodegas Emilio Moro decide comercializar sus vinos. La Bodega posee unas 200 hectáreas propias repartidas fundamentalmente en Pesquera de Duero, pueblo del corazón de la Ribera del Duero con gran tradición vitivinícola. De todas ellas se selecciona el mejor material genético para las nuevas plantaciones, siempre de la variedad Tinto Fino, única con la que se elaboran nuestros vinos. Es importante destacar que todos los viñedos están injertados con púas centenarias de gran calidad para preservar el clon original.

Vino de calidad
Emilio Moro

En 1998, con la aparición de Malleolus, se suprime la catalogación de Crianza, Reserva o Gran Reserva. Desde entonces, cada vino tiene su nombre, personalidad e identidad, con el fin de alcanzar la máxima calidad. Finca Resalso, Emilio Moro, Malleolus, Malleolus de Valderramiro y Malleolus de Sanchomartín son las 5 marcas que componen la gama de los vinos de Bodegas Emilio Moro.

Apuesta por el enoturismo

En los últimos años, asimismo, han apostado por el enoturismo, para hacer el mundo del vino accesible a todos los públicos. Tanto es así que sus experiencias parten de un precio de 20 euros, ideal para un plan de fin de semana. “Naturaleza, gastronomía, turismo activo, vino… Son algunas de las cosas que el enoturista quiere disfrutar cuando viaja hasta el corazón de la Ribera del Duero. Y este perfil de persona suele ser exigente y detallista y por tanto busca recibir un trato que esté a la altura, busca cercanía, atención personalizada y una experiencia completa con la que disfrutar de nuestros vinos, de una buena comida tradicional y del entorno”, explica José Moro.

Vino de calidad
Emilio Moro

“Por eso nuestro equipo de enoturismo está muy enfocado en mejorar cada día, en ofrecer un servicio meticuloso y adaptado a las necesidades de cada una de las personas que entráis por la puerta de Bodegas Emilio Moro”, continúa.

El precio es muy asequible y apto para darse un capricho algo más que esporádico: 18,50 euros. Emilio Moro 2018 es una apuesta segura para los amantes del buen vino, una forma perfecta de sorprender a tus comensales con un caldo que, seguro, convertirá cualquier comida en una velada inolvidable.

Comentarios de Facebook