Compartir

El candidato del Partido Popular a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, llegó este martes algo antes de las 20.50 horas a los estudios de Atresmedia para participar en el debate electoral en compañía de su esposa, Isabel Torres, y anticipó que su intención es “atacar los problemas que tiene España” y “no” a sus “adversarios políticos”.

Con traje azul marino y corbata granate, el presidente nacional del PP fue recibido por un grupo de personas con gritos de “presidente” y se acercó a saludarles brevemente. Además de su mujer, le acompañan su director de campaña, Javier Maroto; el secretario general del PP, Teodoro García Egea; y su directora de Comunicación, María Pelayo.

“A tope”, dijo Casado al entrar, y en cuanto a si subirá el tono con respecto al debate de ayer, respondió que está “siempre” como “hay que estar” y que en un debate tasado como el de ayer había que vender el programa. “En este caso es un debate más vivo”, analizó, aunque añadió que su intención es “atacar los problemas que tiene España” y “no” a sus “adversarios políticos”, a los que tiene “mucho respeto”.

Jusapol y funcionarios de prisiones esperaban a todos candidatos a la entrada de los estudios y Casado se aproximó a ellos. Cuando fue preguntado por sus reivindicaciones señaló que su partido está a favor de la equiparación salarial.

(SERVIMEDIA)