Compartir

Un pequeño dispositivo con una cámara y un altavoz que se instala en la patilla de las gafas con dos imanes, permitirá una mayor autonomía a las personas con visibilidad reducida. Maite Parellada, directora de marketing de Óptica 2000, nos habla del revolucionario Orcam MyEye 2.0 en Vidas Insuperables.

Óptica 2000 ha presentado en España Orcam MyEye 2.0, un aparato que permite a las personas con discapacidad visual llevar a cabo acciones que hasta hace poco eran impensables.

Casi un millón de personas en España tienen una discapacidad visual que no les permite en muchos casos realizar las mismas actividades que otra persona que tenga una visión correcta. Mirar la hora, reconocer productos en el supermercado o a una persona que tengan enfrente, e incluso sacar un libro de una biblioteca será algo normal a partir de ahora.

Fuente: El Corte Inglés.

Los últimos avances tecnológicos han facilitado la inclusión en la sociedad y que las personas con discapacidad visual tengan una vida más adaptada. Inventos o iniciativas como el que acaba de presenta la óptica del grupo El Corte Inglés, Óptica 2000. Orcam MyEye 2.0, un sistema que permite a una persona con discapacidad visual realizar distintas acciones cotidianas que hasta ahora no podía.

Maite Parellada, directora de marketing de Óptica 2000, explica lo fascinada que se sintió al hacer las demostraciones del dispositivo. “Parece de ciencia ficción, pero una persona que tenga baja visión o que sea ciega, puede perfectamente coger un periódico, un libro, el menú de un restaurante, ir al supermercado y leer las etiquetas de los productos, la pantalla del ordenador o el Smartphone, es muy impactante”.

En Óptica 2000 se tomaron la presentación de Orcam MyEye 2.0 desde el primer momento como una obligación. “Pensamos que dentro de todos los clientes que tenemos en todas nuestras ópticas, habrá desgraciadamente una pequeña parte que acabarán derivando alguna patología que les provoquen estas deficiencias visuales. Nos gusta pensar que podremos hacer algo para poder ayudarles”.

Fuente: El Corte Inglés.

Cuando les presentaron este dispositivo, lo primero que hicieron fue probarlo, porque les parecía algo imposible. Al probarlo y ver que era tan sencillo, comprendieron que de alguna forma cuadraba con su misión. “Aunque nuestra misión es hacer que las personas tengan mayor confort visual y auditivo, también decimos que queremos hacerles la vida más agradable. Y por supuesto, este aparato hace la vida mucho más agradable a las personas con problemas de visión, porque les otorga mucha más autonomía”.

También cuadraba mucho con el proyecto de Responsabilidad Social Corporativa que tienen al ser empresa del Grupo Corte Inglés, el sello ‘Responsablemente’, que engloba las más de 3.000 acciones y proyectos vinculados con la sociedad que realiza cada año. “El sello ‘Responsablemente’ de El Corte Inglés es un proyecto que nos entusiasma, en el que participamos de diferentes formas, donde esto encajaba a la perfección”.

El funcionamiento de Orcam MyEye 2.0 es muy sencillo. Se trata de una cámara inteligente artificial, ligera, inalámbrica y muy discreta, que lee textos, identifica y reconoce a todos los productos y personas que previamente se han fotografiado y guardado en la memoria del dispositivo.

Fuente: El Corte Inglés.

“Podemos ponernos delante de una persona y, habiendo grabado previamente su cara, el dispositivo nos puede decir el nombre de la persona cuando la tengamos delante. Si vamos al supermercado podemos saber qué producto tenemos delante. Con un solo gesto puede identificar la parte que quieres leer. Si quieres saber la hora, aunque no lleves reloj, te la dice al mirarte la muñeca”.

Para su correcto funcionamiento y sacar el máximo partido a todas las funcionalidades del dispositivo, las personas tienen que estar bien formadas. Los usuarios que utilicen este dispositivo pueden comenzar a ser más autónomos. “Pierden, en una parte de su vida, esa dependencia de los demás”.

Parellada recuerda con emoción el día que hicieron la rueda de prensa en Madrid, y la posterior demostración con personas de baja visión. “Había una niña que se pasó media tarde jugando. Estaba contenta porque iba a poder saber siempre a quién tiene delante. Iba caminando por la sala identificando a todas las personas. Fue muy emocionante”, concluye.

Puede escuchar de nuevo la entrevista aquí: